jueves 15 de abril del 2021
CóRDOBA POLÍTICA MONETARIA
07-03-2021 00:44

Secar la plaza por plazo indefinible

Rubén Morero
07-03-2021 00:44

La estrategia del Gobierno Nacional para contener las cotizaciones libres del dólar, con aplicación reforzada desde el 26/10/2020 ha demostrado una gran efectividad hasta la fecha. Veremos muy concretamente esos logros y luego, los posibles perjuicios si persiste en el tiempo este tipo de medidas que debería ser una excepción.

Según el informe monetario mensual del BCRA, en octubre del 2020 el promedio de billetes en poder del público fue en octubre del año pasado $1.692 millones y en enero de 2021 de $1.864 millones, esto es, un crecimiento de $ 172 millones; el M2 (es decir, la base monetaria ampliada) pasó de $4.237 a $4.753 millones, con un aumento de $516 millones; y la cotización del dólar MEP bajó de $ 190 el 23/10/20 a $ 140 al 26/2/21.

Hay  ocasiones en las que existe exceso de dinero en circulación. Se busca entonces, una reducción de la cantidad por medio de una política monetaria restrictiva.  Las condiciones que se suelen dar cuando se aplica este tipo de política son el crecimiento anormal del PIB, alta inversión en bienes de capital, baja tasa de desempleo (en tendencia declinante), inflación creciente, beneficios empresariales en máximos y/o tipos de interés en máximos.

Las medidas de política monetaria contractiva usuales son subir los tipos de interés de crédito y depósito (menos préstamos), suba de encajes bancarios (más dinero en bancos y menos en la calle) y operaciones en el mercado abierto por parte del BCRA.

Verificamos que se utilizaron todas las medidas posibles, cuando solo se presenta como justificante la inflación persistente. Si se estuvieran efectuando, por parte del BCRA ó otro ente público, ventas de títulos públicos nominados en u$s, ésta sería ruinosa para las arcas fiscales en el futuro: los citados cotizan con tal descuento que la tasa interna de retorno, supera el 18% anual.

Veamos las consecuencias: disminución del nivel de producción y del nivel de empleo; por ello toda política monetaria reductiva debe aplicarse excepcionalmente y por períodos cortos.

Ya soportamos la contracción por más de 120 días. Si concurrieran medidas de fondo, sin duda, se experimentaría una sensación de paz y tranquilidad: vivimos sintiendo una calma previa a la tormenta, con desasosiego y ansiedad.

Solo algunos ejemplos de medidas keynesianas concomitantes: relajación de los tipos impositivos, financiación del faltante mediante deuda en pesos  e  inversión en grandes obras públicas por concesión.

Immanuel Kant (1724- 1804), filósofo y científico alemán de la Ilustración, en su obra política “La paz perpetua”, ironizó el título de su escrito con la imagen previa de un cementerio:  la paz era entonces, como ahora, una utopía (salvo para los muertos…)

Gestor de patrimonios financieros y Contador Público
[email protected]

En esta Nota