viernes 29 de mayo de 2020 | Suscribite
CULTURA / debate
sábado 23 mayo, 2020

La lectura: cómo sobrevivir en una casa en llamas

Continúan los cruces que tienen como tema el acceso gratuito de libros en la web en detrimento del autor, que no percibe por ellos retribución alguna en concepto de derechos. Precarización y libro argentino en estado de emergencia.

Discusión. A izquierda el escritor Martín Kohan, y a derecha Jorge Gemetto, psicólogo argentino miembro de Creative Commons. Foto: cedoc

El pasado sábado 2 de mayo publicamos aquí la nota “Libros digitales: ni libres ni gratis”; esta refería a un grupo de Facebook donde se compartían de manera gratuita libros digitales de autores argentinos contemporáneos, cuestión que desató un reclamo de Gabriela Cabezón Cámara y detrás de eso una polémica en esa red social (incluyendo injustas agresiones). Al respecto, Martín Kohan (MK) publicó, el 12 de mayo, un artículo en la revista digital Transas de la Unsam (revistatransas.com): “Notas para un debate”. Esta tuvo una “Respuesta” en Axaxaxas Mlö (jorgemet.blog), página virtual de Jorge Gemetto (JG), psicólogo argentino residente en Uruguay, coordinador del centro cultural Ártica (articaonline.com) y miembro del capítulo uruguayo Creative Commons. Allí concurrió Kohan a comentar, ofreciéndonos un intercambio conceptual que, por su riqueza y generosidad de ambas partes, trataremos de sintetizar. Corresponde aclarar que la extensión de los artículos señalados dan por resultado más de diez páginas de este diario, y que esta lectura, como tal, trata de exponer la esencia de la problemática cultural desarrollada.

Expresa MK, en su artículo inicial, que la escritura es un trabajo y existe una sustracción del mismo al compartir un PDF de algún libro, y además: “Los escritores pueden estar perfectamente al tanto de lo mucho que los perjudican las firmas que los contratan (…); pero no por eso han de admitir que, entretanto, encima les birlen esa parte tan miserable que les toca.” Es pertinente agregar otro actor no menos valioso: el traductor literario. Cuando se comparte una traducción argentina reciente, se comparte el trabajo literario único y original, tanto como la obra misma en lengua extranjera. Eso la distingue en un mercado competitivo, en el cual se destacan este tipo de características. 

En el mismo tono de pago insuficiente para un escritor, que señala MK (10 u 8% del precio de tapa, a cobrar una o dos veces al año, sin contar la devaluación), se suma que los traductores literarios no cobran derechos sobre el precio de tapa (apenas un pago único, insuficiente), como ocurre en algunos países de Europa. Además, destaca MK: “Considero que el trabajo de los escritores está invisibilizado como trabajo, mediante formas diversas de sublimación o espiritualización, mitologías de la Creación, etc. En ese punto, como en tantos otros, idealizar es desmaterializar”.

Según JG, los escritores no son los únicos perjudicados, sino que comparten “el hecho de producir mercancías que pueden codificarse como información. La circunstancia material es que millones de personas pueden compartir libros en PDF, canciones en MP3 o películas en MP4, de manera casi gratuita”. Y agrega: “El acceso a la cultura es una necesidad humana y es un derecho reconocido en el Sistema Internacional de Derechos Humanos, tanto en la Declaración Universal como en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y en otros tratados”. 

La dimensión de esta situación en América Latina se refleja en el libro Piratería de medios en las economías emergentes (disponible en la web, gratis y en PDF), que explica el fenómeno estructural: a menor ingreso, más piratería. JG explica: “En un contexto de bajos ingresos, no hay forma de salir a convencer a la gente de que no piratee diciéndole que es malo, o que es un robo. La gente necesita acceder, y accede en las condiciones que tiene disponibles para hacerlo”. 

En este contexto de precarización, debemos agregar la crisis económica que está destrozando la cadena del libro argentino. El escenario está en llamas y no existen indicios de una solución en el corto plazo. Así, la incertidumbre agrega otras preguntas: ¿estamos ante la extinción de las librerías? ¿Y del lector? ¿Cómo será posible su formación más allá de las bibliotecas y la educación pública obligatoria?

Porque sin lectores, en el futuro no será posible un debate como el que se dio entre MK y JG, ambos lectores notables también, como tampoco podremos reflexionar sobre cuál es el valor simbólico de una obra en lengua argentina (o peruana, mexicana, etc.); así como si alguien tiene dimensión real de lo que esto significa para cada cultura. Que sin esa discusión sobre la batalla por la lengua (todavía ausente), las obras literarias quedan indefensas ante un sistema extractivo, tan impiadoso como lo es con la naturaleza que apenas nos rodea. Acaso, con esta asimetría expuesta, somos testigos de una nueva forma de colonización, mucho más que viral.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5010

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.