jueves 13 de mayo de 2021
CULTURA Con descarga gratuita
21-04-2020 12:48

Antología sobre la pandemia

"Bitácora del virus. Palabras del reposo" reúne escritos de 31 autoras y autores rosarinos que reflexionan sobre este momento histórico.

21-04-2020 12:48

La pandemia de covid-19 sigue generando textos. Al enjambre de narraciones, ensayos y diarios de cuarentena, se sumó en los últimos días una antología con escritos breves, imágenes y testimonios sobre la nueva enfermedad, sus metáforas y efectos concretos en la vida cotidiana. Escenas del aislamiento obligatorio, el aprendizaje de un nuevo léxico, vivencias de la cuarentena y postales del coronavirus en otros países, junto con fantasías bien verosímiles, se intercalan en una publicación en formato PDF que se puede descargar en forma gratuita.

Bitácora del virus. Palabras del reposo reúne escritos de 31 autoras y autores rosarinos que reflexionan sobre este momento histórico. Al cuidado de Lila Siegrist y Virginia Giacosa, la antología tiene textos del tándem Beatriz Vignoli y Adriana Briff, Osvaldo Aguirre, Lila Gianelloni, Sonia Tessa, Agustín González, Alejandra Benz y Daiana Henderson, entre muchos otros. Narradores, poetas, artistas, académicos, periodistas y gestores culturales siguen los pasos de la pandemia en la esfera pública y en la intimidad. Las fotos son de Gastón Miranda.

“¿Qué pasa con las relaciones afectivas en el confinamiento? ¿Cómo habitamos los espacios que en la diaria no miramos? ¿Qué sucede con los fenómenos naturales y las conductas de los animales? ¿Cómo sucede la economía de la quietud? La intimidad en su vínculo con el Estado. El rol del Estado ante la crisis de la pandemia del COVID-19. ¿Qué pasa con las violencias machistas en el encierro? ¿Cómo volvemos a la vida pedestre luego de esta experiencia global que nos ha bañado a todos?” Esta compilación de interrogantes iluminan los textos producidos en días de encierro preventivo.

La hora de los libros: qué hacer (además de leer) en esta cuarentena

Un coro polifónico rosarino

 “Tengo presente a mi familia cuando estoy encarcelado. Ellos fueron mi primera prisión. Y, como en muchas prisiones, estimularon la imaginación. La misma que puede llegar a salvarte en un momento de pandemia”, escribe con humor el cronista Tomás Quintín Palma. Franco Ingrassia, que trabaja en uno de los “hospitales covid” en Rosario, cuenta: “Mis días de pandemia los paso entre mi casa y el hospital en el que trabajo. Entre una familia que busca las maneras de habitar el aislamiento y una institución sanitaria que se va transformando vertiginosamente para asistir a las personas contagiadas por el virus”.

Bitácora del virus surge de distintas conversaciones que estamos teniendo con Virginia Giacosa a propósito de esta situación tan particular –dice Lila Siegrist vía audio de WhatsApp-. Nos parece interesante dejar un registro, una marca de época, y concentrar estas conversaciones para que este coro polifónico cobre un espesor y pueda circular más allá de la intimidad”. La influencia del Estado y de las políticas públicas también es objeto de atención de los autores. Esta es la primera de tres antologías que se publicarán en Rosario mientras dure la emergencia.

“Soy argentina y llevo dos años y medio aquí, a la espera de residencia en un país en Estado de alarma y hasta la fecha, el segundo con más casos de coronavirus de Europa. Porque si bien tiene una supuesta baja mortalidad, según los expertxs, el virus va mutando”, escribe la rosarina Flor Coll, directora del periódico Femiñetas, desde Barcelona. Del otro lado del Atlántico, en Rosario, Georgina Ricci anota entradas de un diccionario de la pandemia. “Escucho en la radio a un periodista quejarse del aislamiento. Algunos amigos añoran el río. Me cuesta compartir esa ansiedad por el afuera. Necesito precisar: no es que no desee salir, es otra cosa. Se trata de abonar una suspensión. De un paso impostergable por la anomalía”, se lee en la entrada que corresponde a “Confinamiento”.

“Reunimos a 31 voces de la ciudad a las que amamos y admiramos para que nos contaran sus ideas, sus pensamientos, sus emociones durante el aislamiento –dice Virginia Giacosa, periodista y coeditora de Bitácora del virus-. La idea es poner a rugir esos discursos a contrapelo de aquellos que hoy son legitimados y ocupan lugar en los grandes medios”.

El material es muy heterogéneo: visiones de una ciudad desolada, relatos de videollamadas, mementos mori, poemas y examen de fake news. “26 mar. Día 7: mi papá me manda videos arreglando cosas de su casa y habla como YouTuber. Cada día que pasa cocino peor. Suenan los aplausos afuera mientras escucho un disco de Charly en vivo. Es lindo”, registra en su diario (que se puede seguir en Twitter) la dibujante Lucía Seisas.

Una nueva iniciativa nacida bajo el imperio del coronavirus, que tendrá continuidad mientras la pandemia siga su curso. “Ha llegado la hora/ de la micropolítica”, se lee en el poema “Te estabas hablando a vos en el futuro”, de Julia Enriquez. La bitácora es un ejemplo irrefutable de acción en la quietud.

Autores convocados: Flor Coll | Beatriz Vignoli | Adriana Briff |Georgina Ricci |Osvaldo Aguirre | Sonia Tessa | Virgnia Giacosa |Tomás Quintín Palma | Daiana Henderson | Franco Ingrassia | Pablo Makovsky |Julia  Enriquez |Roberto Echen | Clara López Verrilli | Cristhian Monti | Arlen Buchara | María Laura Carrascal | Pablo Franza |Lucía Seisas |Lucía Rodríguez | Damián Schwarzstein | Lila Siegrist | Agustín González | Fede Leites| Ale Benz | Lila Gianelloni | Fernanda Blasco | Silvina Tamous |Jorgelina  Hiba |Verónica  Laurino|Lila Paolucci