jueves 15 de abril del 2021
CULTURA Arte
01-03-2021 12:52

El sermón de la montaña

"Cuando la fe mueve montañas" es una performance que el artista Francis Alÿs realizó en 2002 en las afueras de Lima. Ahora puede verse como parte del programa anual de exhibiciones online del MALBA.

Laura Isola
01-03-2021 12:52

Las obras de arte y el trabajo pueden, en una configuración imaginaria, armar una serie. Su vínculo estaría en los modos en los que las artes visuales, por ejemplo, se han relacionado con el trabajo: ese que implica esfuerzo, que se inserta en la producción, que mueve al cuerpo y lo cansa. Entonces, la idea de trabajo en algunas piezas de arte será desde la representación de la fuerza laboral hasta la incorporación de esa práctica en la producción de una obra. Quizá en continuidad se está pensando sobre la práctica artística en relación con el mundo del trabajo; aunque, entiendo, ese puede ser otro tema.

Para ejemplo lo primero, Canto al trabajo de Rogelio de Yrurtia (1879-1950) es paradigmático. El grupo escultórico realizado por el artista en París en 1907 enfatiza la idea de trabajo en las catorce figuras en bronce que arrastran una gran piedra y eso era para él, el símbolo del esfuerzo del trabajo humano en pos del progreso. Además hay  cinco siluetas que marchan adelante y representan a la familia y según se lee en la interpretación son  “el padre, que avanza en actitud serena y de espera; la madre, que mira a lo lejos como escudriñando el futuro de sus hijos; y los tres niños, símbolo de esperanza”.

En 1965, Oscar Bony subió a una familia a una tarima y creo la pieza paradigmática de mediados del siglo pasado para pensar el mismo tema. El padre que era matricero recibió un pago mayor a su jornal en la fábrica por “estar/trabajar” en la institución del arte. La madre, ama de casa, estaba de brazos cruzados, mientras el nene hacía los deberes o leía. La familia obrera  puede de leerse a la luz de la escultura de Yrurtia en sentido contrario, ya que Bony “detiene” y paraliza esos cuerpos laboriosos, al tiempo que los gana para exponerlos en una muestra. De esta manera interviene en el mundo del trabajo, paralizando la producción seriada, haciendo inservible esa mano de obra y mostrando los límites del arte en esa cosificación del sujeto, como pieza única y original, por medio de una “sagrada” familia fabril y suburbana, entre algunas de las posibles interpretaciones de esta obra recursiva y genial. 

A fines del mismo siglo de las piezas anteriores, Francis Alÿs, el artista belga que vive en México, viajó a Perú. Las caminatas de Alÿs son conocidas y la pobreza y el desastre que encontró en Lima en los años finales del gobierno de Alberto Fujimori también. La coincidencia entre estas dos instancia dio lugar a una obra que realizó en 2002 llamada Cuando la fe mueve montañas. En este caso, fue una duna en Ventanilla que 500 hombres movieron apenas unos centímetros, a fuerza de pala con un movimiento sincronizado. 

En colaboración con Rafael Ortega y Cuauhtémoc Medina como curador, la perfomance que ideó Alÿs tuvo como trasfondo la escena política que se sublimó en una experiencia religiosa Tanto por el título que refiere a un versículo del evangelio de San Mateo: “Y Él les dijo por la poca fe de ustedes; porque en verdad les digo que si tienen fe como un grano de mostaza, dirán a este monte: Pásate de aquí allá y se pasará; y nada les será imposible”, como también por la posibilidad de redención en la literalidad del gesto. Más que decir fue hacer por medio del trabajo; un amasijo de músculos y palas, una multitud uniformada (vestía pantalón gris y camisa blanca) y uniforme (seguía un ritmo casi coreográfico) emprendió esa tarea hercúlea e insignificante en el procedimiento pero altamente significativa en su análisis. 

La obra fue, entonces, el paleado del monte de arena. En ese sentido, se entronca con esa fuerza humana de la obra de Yrurtia, aunque la inutilidad el gesto, la desmesura y el escaso resultado las contradiga. También, resuena en la performance de Bony en la metáfora política y la discusión desplazada, pura poesía y potencia, sobre condiciones y condicionamientos de la esfera del arte y del trabajo. 

Cuando la fe mueve montañas es la cuarta exposición en La historia como rumor, un programa anual de exhibiciones online concebido por la directora Gabriela Rangel con el objetivo documentar y contextualizar un conjunto de performances que ocurrieron en distintos momentos y lugares de América y el Caribe.
 malba.org.ar/rumor/

 

En esta Nota