Cielo cubierto
Temperatura:
20º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 18 de diciembre de 2018 | Suscribite
ESPECTACULOS / luis miguel, la serie
sábado 7 julio, 2018

Final de temporada de la biopic latina más arrasadora

El próximo domingo 15 termina la primera parte de la serie sobre el artista boricua. Hablan el actor que lo personifica y el argentino que hace de su mánager. Todas los números del boom, que se extendió al Luis Miguel real. Y la segunda temporada que ya planean.

Jonás Zabala

Final. El domingo 15 Diego Boneta, en el papel de Luis Miguel, se despide de la primera temporada que lo llevó a la cima y multiplicó sus reproducciones de discos. Foto: netflix

En un año donde Guillermo del Toro arrasó en los Oscar y el sele-ccionado mexicano hizo historia, un año donde #México ha sido trending topic en más de una ocasión, la gran sensación, El Retorno, lo que la hinchada ve sin importar credos de series no es otra cosa que Luis Miguel: la serie. Es la vuelta menos esperada, y la que ha logrado que el mismo Tinelli diga que quiere producir una serie con la vida de Ricky Martin. Ese retorno ha sorprendido no solo por los números dentro y fuera de la pantalla (se habla de US$ 12 millones pagados a El Sol por su vida y su asistencia en la serie).

Dentro de la pantalla: Luis Miguel “firma” la serie, de 13 episodios que en su México natal es emitida por Telemundo (sin ganar en su franja horaria) y nosotros vemos por Netflix. Así lo dijo Luismi, quien eligió a dedo al actor Diego Boneta, que lo interpreta (incluso a la hora del canto) cuando adulto: “Durante décadas, muchas personas han hablado de mi vida. Muchas más han creado sus propias versiones. Ahora he decidido contar mi historia. Estoy listo para visitar los aspectos de mi pasado que han generado tantas preguntas y especulaciones. Se van a sorprender y recorrerán conmigo este viaje emocional que formó a la persona y al artista que soy”. Por eso, cuando Boneta dice que Luis Miguel “es una combinación de Elvis Presley y Frank Sinatra latino, no solo para México sino para casi todos los países de habla hispana y para mucha gente de todo el mundo” no erra. Ni por un milímetro. Es esa firma, ese aspecto de “biografía autorizada” lo que fascina: en un mundo donde las series buscan más piné que ser realmente popular, la serie que cuenta la vida, obra, inspiraciones y escándalos de El Rey se anima a ser telenovelesca en el sentido más clásico del término.

Por fuera de la serie: el fenómeno ha logrado que los números (ver recuadro) de Luis Miguel, serie y artista, dejen en el retrovisor esas imágenes virales de 2015 donde se lo veía al cantante más Maradona que Juan Gabriel (por mencionar a otra leyenda mexicana de la música) y las demandas millonarias por suspensiones de shows en México y Estados Unidos (más una demanda del mexicano Alejandro Fernández por incumplimiento de la gira). Hoy sus canciones, invencibles, pero que se habían acostumbrado a solo sentirse cómodas en la memoria emocional, vuelven a estar en los tops (en Spotify, en la venta de shows por su nueva gira, en Youtube). Luis Miguel 2.0 le debe todo a Luismi crudo. Es una operación como nunca se dio con una celebridad, casi mito, latina, y todo tiene que ver con dejar, por fin, con que se vea la mugre debajo de las uñas mientras suenan, otra vez, las canciones de siempre. Todos quieren saber sobre la madre, sobre Luis Rey y así la lista de trendings topics. Boneta, el actor que canta a lo Luismi, que trabajó junto a Ryan Murphy (el showrunner de Glee) en Scream Queens y en films musicales como Rock of Ages (junto a Tom Cruise), y reflexiona sobre El Sol y el porqué de actualizada fascinación: “Luis Miguel es un ser humano. No es un dios ni es un mito. Atravesó muchas cosas para llegar donde está hoy. Para tener éxito, hay que sacrificar mucho, pero eso es relativo, ¿cierto? Esta no es una serie biográfica como otras. Sí, la música está presente, pero el eje de la historia se observa cuando vemos a Luis Miguel como joven, como adolescente, como niño y como persona. Es el lado más íntimo. Esa es la esencia de esta serie”.

Boneta es fanático de Luis Miguel y eso ha sumado algo que quizás otras series no han podido generar, una especie de real conexión entre el ídolo y su versión jibarizada: “Yo ya era un gran admirador suyo. Al principio, utilicé el material de referencia que tenía a la mano. Fueron horas y horas de estudio durante meses. Lo difícil fue humanizarlo. En realidad, ése es mi trabajo. Yo le pongo la piel a esta leyenda viviente para humanizarlo. Por eso es que tardé un año en prepararme. Tuve que convertirme en él. Para que otros crean que soy Luis Miguel, primero debo creerlo yo”.

El actor sabe que una clave esencial está en la forma de la serie se anima al fango, a mostrar al papá Luisito Rey como un villano que le falta retorcerse los bigotes para demostrar su maldad (dirá Boneta: “Es la historia de sus orígenes y una historia de padre e hijo”) y mucho más: “Necesitamos más historias así para desmitificar los estereotipos. Aunque Luis Miguel no nació en México, es latino. Comenzó su carrera aquí. Estoy interpretando a mi héroe. No podría ser mejor”.

“Es casi como interpretar a dos personas: Luis Miguel, el artista, y Micky, la persona”, sostiene Boneta. “Saber con quién hablas o con quién te reúnes... ¿Es más Luis Miguel o más Micky? Tal vez, sea un poco de ambos, y eso es muy interesante. Nunca había hecho nada como esto. Pero tuve la oportunidad de pasar tiempo con él, observar sus peculiaridades y analizar su forma de hablar. Me convertí en una esponja, absorbía todo”.

¿Cómo fue ese instante a lo Volver al futuro donde Luis Miguel, el real, se cruza con Boneta ya en personaje? Boneta: “Me dijo: ‘¡Guau, qué guapo estás, amigo!’. Tiene un gran sentido del humor. Fue estupendo verlo reaccionar a las escenas que filmé y escucharlo decir cosas como: ‘Ese soy yo’. Más aún porque Micky es muy detallista con ciertas cosas, sobre todo con su música. Es muy muy particular, por eso es bueno. Escucharlo decir eso fue genial”.

 “Es un gran honor”, agrega Diego Boneta. “Me encanta que se muestre lo mejor de México y de Latinoamérica. En este caso, debía cantar en el mismo tono que Luis Miguel y sonar como él. Tengo muchos amigos de confianza a los que les hice escuchar las canciones y algunos de ellos me dijeron que ya las habían escuchado. Cuando dije que el que cantaba esa versión era yo, no podían creerlo. Hice un gran esfuerzo, di todo de mí para convertirme en él. Para hacer algo así, hay que rodearse de los mejores profesionales, y eso es lo que hicimos. Tenemos un gran equipo”.

*Declaraciones de Diego Boneta. Gentileza de Netflix.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4482

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard