Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 20 de octubre de 2019 | Suscribite
IDEAS / Allanamientos a CFK
miércoles 15 agosto, 2018

El octavo desafuero

Qué dice la Constitución Nacional sobre desaforar a un Senador, en este caso a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

por Félix Lonigro

El juez federal Claudio Bonadio pidió al Senado de la Nación autorización para allanar tres domicilios de la ex presidenta. Foto: Cedoc
miércoles 15 agosto, 2018

La historia de la corrupción en la Argentina no ha comenzado a escribirse con la recuperación de la democracia en 1983, sino que arrancó con el contrabando que los porteños desarrollaban desde la época de la colonia. Pero sí puede decirse que ha crecido y se ha consolidado en los últimos 30 años a partir de la inmoral gestión de Carlos Menem, y que adquirió ribetes escandalosos y alevosos durante las presidencias de Néstor Kirchner y su viuda Cristina Fernández.

La justicia de los hombres, por imperio de la muerte, se ha perdido la posibilidad de poner en el banquillo de los acusados al cabecilla de la fenomenal banda que asoló al país a partir de 2003, pero Menem y Fernández, condenado sin sentencia firme uno y procesada la otra, viven y se cobijan en el seno de una institución republicana como lo es el Senado de la Nación, que lejos de ser una guarida de sospechados de haber incurrido durante sus respectivas gestiones en delitos dolosos contra el Estado, por haberse enriquecido con recursos públicos –y por lo tanto de haber atentado contra la democracia en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional-, debiera expulsar a los elementos política e institucionalmente impuros, para mostrar a la sociedad que no todos sus representantes son iguales.

La Ley Suprema ha conferido a  los legisladores dos inmunidades: la de expresión y la de arresto. Lo ha hecho para proteger el vínculo entre representantes y representados; para alentar los debates en ambas Cámaras, protegiendo a los legisladores por eventuales delitos de calumnias e injurias que pudieran cometer en el fragor de los discursos, y para impedir que las pujas políticas puedan provocar improvisadas denuncias contra representantes que, a raíz de ello, pudieran ser suspendidos, expulsados, desaforados y luego detenidos, provocando una merma en la representación. Pero el desarrollo de la corrupción ha sido tan exponencial, que dichos privilegios institucionales parecieran haber mutado a personales, convirtiéndose hoy en día en un escudo protector de quienes han cometido delitos en ejercicio de la función pública. Es por ello que tanto la Cámara de Diputados como la de Senadores deben ser muy estrictas a la hora de conferir protecciones especiales a quienes no hacen más que desprestigiar a las instituciones republicanas.

La atención se concentra hoy en la expresidente Cristina Elisabet Fernández, quien merced a graves imputaciones, está siendo exhaustivamente investigada en sede judicial. Es senadora, y por lo tanto, para que el juez Bonadío pueda proceder a su arresto, resulta indispensable que la Cámara de Senadores la desafore.

Tanto la Cámara de Diputados como la de Senadores deben ser muy estrictas a la hora de conferir protecciones especiales a quienes no hacen más que desprestigiar a las instituciones republicanas.

Según la Constitución Nacional, ello requiere de la existencia de una causa penal en su contra y de la voluntad de los dos tercios de los senadores. La causa está y es escandalosa, pero el oficialismo en el Senado no alcanza a los dos tercios y por lo tanto necesita el apoyo de parte de la oposición, concretamente del peronismo federal.

Si bien es cierto que la Ley Suprema no exige que el juez requiera el desafuero de la senadora sospechada, el sentido común indica que no tiene sentido que la Cámara ponga a Cristina Fernández a disposición de Bonadío si éste no tiene la intención de detenerla. Es por ello que resulta lógico exigir un pedido fundado de desafuero por parte del juez interviniente. Pues a partir de ese eventual pedido, desaforar es potestad del Senado. Es por ello que los jueces, “piden” el desafuero, pero no pueden exigirlo.

La Constitución tampoco prevé si el desafuero exige condena firme, simplemente condena o procesamiento, motivo por el cual es cada Cámara la que debe adoptar un criterio sobre dicha cuestión a la hora de tomar la medida. Para desaforar a De Vido, a la Cámara de Diputados le resultó suficiente que el mismo tuviera más de un procesamiento; pero parece ser que el Senado, en la actualidad exige sentencia firme. El Senado tiene el derecho de adoptar ese criterio, pero resulta escandaloso, porque si bien la sociedad no quiere que sus representantes se vean privados de ejercer esa “representación”, tampoco debe aceptar que sus mandatarios estén tan seriamente sospechados de la comisión de graves delitos.

Los jueces, “piden” el desafuero, pero no pueden exigirlo.

Y algo más: desaforar a un legislador no implica echarlo, sino solo suspenderlo para ponerlo a disposición de un juez que lo requiera con el fin de proceder a su arresto. Es cierto que ello es potestad de cada Cámara, pero no significa que, individualmente, el legislador no pueda presentar un escrito al juez poniéndose a su disposición, lo cual equivaldría a resignar su inmunidad de arresto en el caso concreto. Nada impide que así sea, porque el constituyente asignó a las Cámaras dicha facultad para evitar que el legislador sospechado se niegue a un eventual arresto amparándose en sus fueros, que son individuales y no de la Cámara a la que pertenece, pero no le puede impedir a quien es titular de la inmunidad que la resigne para esclarecer su situación judicial. Lo que es inexplicable es que la situación sea al revés: que el legislador tenga la voluntad de entregarse y que la Cámara a la que pertenece se lo impida.

En el caso de Cristina Fernández, ni ella quiere ponerse a disposición del juez, ni el Senado quiere hacerlo, lo cual indigna a la democracia y desprestigia al Congreso.

En la historia parlamentaria de nuestro país, a nivel nacional se han producido siete desafueros: seis diputados y un senador. El primer desaforado fue Ricardo Balbín en 1949 durante la presidencia de Perón. Le siguieron los diputados Reynaldo Pastor, Miguel Angel Zavala Ortiz, Mauricio Yadarola y Silvano Santander en 1951, también durante la primer presidencia de Perón. Los dos últimos fueron en el período democrático a partir de 1983: Eduardo Angeloz en 1996 con la gestión de Menem y Julio de Vido en 2017, durante la actual gestión. La espantada sociedad argentina merece y anhela que el octavo desafuero se concrete cuanto antes. Sería justo y necesario.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4788

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.