INTERNACIONAL

Operarán de nuevo al rey Juan Carlos

Durante la inauguración de la XXII Cumbre Iberoamericana, debió caminar con muletas.

Juan Carlos presidió el viernes la inauguración de la XXII Cumbre Iberoamericana, en la ciudad española de Cádiz en muletas.
| AFP

Se dice, irónicamente, que el rey Juan Carlos de España tiene una "mala salud de hierro". Por eso presidió el viernes la inauguración de la XXII Cumbre Iberoamericana, en la ciudad española de Cádiz en muletas, a pesar de que sus médicos le dijeron que debía ser operado (de nuevo y lo más pronto posible) de la cadera. 

 Así lo anunció el mismo monarca en el discurso ante presidentes y otros líderes regionales: “Aunque los médicos me recomendaban pasar por el quirófano ya, he querido posponerlo hasta la semana que viene para estar aquí con vosotros, mis hermanos iberoamericanos”.

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

 

"No he faltado a ninguna de nuestras citas en 21 años y tampoco estaba dispuesto a estar ausente en ésta, en la que además España es anfitriona”, agregó el rey, que a sus 74 años será operado por quinta vez en dos años. Esta Cumbre supuso un desafío a la ya deteriorada salud del monarca español, a quien las cámaras de los medios no pudieron registrar a su llegad a Cádiz. 

 

Cuando aterrizó el jueves por la noche, se pidió a los periodistas allí presentes que se retiraran a una sala de espera. “Parece que no quieren que veamos cómo se encuentra”, dijo uno de ellos a la agencia Dpa. En su encuentro con el presidente de Colombia le comentó que está  "un poco tullido, pero bien".

 

El rey está, sobre todo, cansado. Consciente de que el "affaire Bostwana" -cacería, amante y tropezón incluidos- puso en tela de juicio a la monarquía, dedicó los últimos meses a reconciliarse con los españoles, participando en más actos oficiales y viajes, pese al consejo de sus médicos. 

 

En los últimos cinco meses viajó a Brasil, Chile, Rusia e India, recorriendo más de 70.000 kilómetros con el propósito de promover a una España en grave crisis económica, y su visita a Brasil fue clave para lograr la presencia de la presidenta Dilma Roussef en la Cumbre.

 

Precisamente esta semana, la Casa Real anunció la suspensión de un viaje que el rey tenía programado hacer a Francia, donde se reuniría por primera vez con el presidente François Hollande. El rey decidió escuchar el consejo de los médicos reales de tomarse con más calma las actividades oficiales para no deteriorar sus articulaciones.

 

Juan Carlos de Borbón ya fue operado de la cadera derecha el pasado 14 de abril, luego de caerse en Bostwana, donde participaba de una cacería de elefantes secreta junto a varios amigos y por invitación de un magnate árabe. Antes que esto, en junio del pasado año, se le implantó una prótesis en la rodilla derecha y en septiembre del mismo año, fue operado por un desgarro en el tendón de Aquiles. Dos años atrás fue operado de un tumor benigno en un pulmón. 

El rey, sin embargo, "seguirá dando guerra", como confesó al cumplir 30 años de reinado, y no tiene pensado dejar la jefatura del Estado para "jubilarse".  “Cualquier otra persona estaría aún de baja. Pero yo tengo que currar [trabajar]” , dijo a los periodistas que lo acompañaron a Moscú tras su anterior operación.

(*) especial para Perfil.com