Ligeras lluvias
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
lunes 20 de mayo de 2019 | Suscribite
OPINIóN / Opinión
martes 2 abril, 2019

El consenso, prioridad número uno de la cuestión Malvinas

En un año electoral como éste, es particularmente necesario cortar de cuajo la posible utilización de la Cuestión Malvinas para beneficio personal o partidario.

por Jorge Argüello

Fotos ineditas de soldados en malvinas Foto: Cedoc

El manojo de sentimientos que se apodera de los argentinos cada 2 de abril, cuando rendimos el necesario homenaje a los caídos en un conflicto militar que tanto perjudicó la justa reivindicación de soberanía en el Atlántico Sur, encuentra hoy una traducción política positiva en el proyecto de la Ley Malvinas, impulsada desde la provincia de Tierra del Fuego, a la que pertenecen los territorios usurpados.

La Ley Malvinas, que se tramita en el Senado de la Nación con el apoyo mayoritario y creciente de legisladores de todas las bancadas, busca hacer definitivamente de la Cuestión Malvinas una política de Estado en la que todo acuerdo o tratado internacional en torno a ella tenga la imprescindible participación y aprobación (o no) del Congreso Nacional, ahí donde todos estamos representados.

La necesidad de esta ley se hizo especialmente evidente desde 2016, cuando el actual gobierno, a través del acuerdo conocido como Foradori- Duncan, reflotó la política noventista del “paraguas de soberanía” en las relaciones bilaterales con el Reino Unido, que congela las reivindicaciones de nuestro país y en los hechos sólo termina consolidando y beneficiando los intereses económicos británicos y de las ilegítimas autoridades isleñas.

La emotiva campaña viral que rinde homenaje a los pilotos héroes de la Guerra de Malvinas

Ignorar el rol parlamentario impide tanto la posibilidad del control democrático por el Congreso como la debida representación de las provincias en la Cuestión Malvinas, ineludible para la de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, donde nació y fue consensuado este proyecto.

En efecto, el actual gobierno recrea una situación de incertidumbre jurídica en la administración de tratados internacionales al eludir el Congreso de la Nación, y debilita hasta el límite el consenso que necesita una política de Estado.

No se trata de recortar las facultades del Poder Ejecutivo ni de ponerse a derogar tratados. Pero tras medio siglo de infructuosas negociaciones bilaterales, hace falta establecer una genuina política de Estado que defina la estrategia correcta y esta definición no se puede lograr sin el involucramiento del arco completo de las fuerzas políticas y de las provincias, todos expresados en el Congreso de la Nación.

En un año electoral como éste, es particularmente necesario cortar de cuajo la posible utilización de la Cuestión Malvinas para beneficio personal o partidario.

Revelan documentos que reafirman la soberanía argentina sobre Malvinas

Como explicó la gobernadora fueguina, Rosana Bertone, la Ley Malvinas no propone confrontación con el actual gobierno nacional, sino la construcción de consensos internos, sin los cuales tampoco los argentinos podremos generar en el exterior la confianza que necesita la Cuestión Malvinas.

Las Malvinas y demás territorios del Atlántico Sur siempre despertarán sentimientos fuertes, en especial cada 2 de abril. Ahora es tiempo de honrarlos con una sola prioridad: darnos una política de Estado que, cuanto antes y por la vía pacífica de la diplomacia, nos lleve a lograr el gran objetivo común, a todos juntos.

ANEXO | Material de archivo: la propaganda política de la dictadura por Malvinas

ANEXO | Material de archivo: audios históricos de la guerra de Malvinas

JA EA


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4635

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard