Ligeras lluvias
Temperatura:
17º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 16 de junio de 2019 | Suscribite
OPINIóN / Columna UB
martes 7 mayo, 2019

A la opinión pública le preocupa más la inflación que las elecciones

Evidentemente, lo que a la mayoría de las personas le preocupa y ocupa es el día a día económico. El déficit fiscal es una abstracción de la que sólo hablan los políticos.

Por Orlando D’Adamo*

El Gobierno anunció que convocará a Cristina Kirchner a la mesa de diálogo político. Foto: AFP

Numerosas encuestas tratan de anticipar posibles resultados para las elecciones 2019, tanto las nacionales como las de los principales distritos electorales del país.

Los encuestadores, los analistas y los medios están desde hace meses en modo electoral. No es el caso de la opinión pública. ¿Por qué? La más simple de las respuestas es que la gente ve las elecciones como algo todavía lejano y que no forma parte de su horizonte cercano de preocupaciones.

Evidentemente, lo que a la mayoría de las personas le preocupa y ocupa es el día a día económico. El déficit fiscal es una abstracción de la que sólo hablan los políticos. Los ciudadanos, en la Argentina y en el mundo entero, no siempre entendemos mucho de economía o del real impacto de las medidas de los gobiernos sobre nuestras vidas cotidianas. Sin embargo, sí comprendemos los efectos de la inflación y la consecuente erosión del poder adquisitivo.

Esa es una mala noticia para el Gobierno, ya que los resultados de las encuestas parecieran moverse alrededor de los vaivenes de la inflación o el dólar. Pero no es sólo esto. Hay otra cuestión clave para definir tendencias electorales: ¿quiénes serán finalmente los candidatos? Hasta ahora, aparecen consolidadas dos postulaciones, que se asumen como seguras: las de Cristina Fernández de Kirchner y la del presidente Mauricio Macri. Las demás alternativas son vistas como dudosas.

La carta que Mauricio Macri envió a Cristina Kirchner

En particular, sorprende la poca definición de una posible candidatura alternativa a la polarización Macri-Cristina, que viene tiñendo los últimos años de la política argentina. Todo indica que iremos hacia una nueva elección polarizada, en la que los dos contendientes principales deberán obtener votos en aguas turbulentas. Para el oficialismo, será entre los desilusionados y perjudicados por la alta inflación, las tasas de interés y la recesión. Para Cristina Fernández de Kirchner, entre quiénes la rechazan. El estilo de liderazgo de la expresidente no dejó indiferentes. Generó tanto adhesiones fanáticas como rechazos furibundos.

Se nos abren interrogantes diversos: ¿podrá Cambiemos ganar una elección durante una crisis económica? Las experiencias recientes en otros países, como por ejemplo en la Europa postcrisis de 2008-2009, mostraron que ningún oficialismo, sin importar su color ideológico, lo logró.

¿Será capaz la expresidente de adoptar una línea discursiva para seducir a quiénes no son su núcleo duro de votantes, que resulte autocrítica y conciliadora? No parece posible. En esto, la historia tampoco le juega a favor. Para ganar se necesita de los independientes e indecisos, y a ese segmento electoral sólo se llega por ese camino.

Las afirmaciones que hace en su libro "Sinceramente" nos muestran a alguien ansiosa de ajustar cuentas con sus enemigos. La Cristina herbívora parece una ficción; la revanchista es, en cambio, lo que se vislumbra como línea discursiva dominante. En este punto, la declaración de un grupo de intelectuales que la apoya va claramente en ese sentido. Anuncian algo así como un “NeoMadurismo”.

Lo que a la mayoría de los argentinos le preocupa y ocupa es el día a día económico

En este contexto, hay que esperar una elección con mucho voto “oculto o vergonzante”. Esto implicará mayor volatilidad de opiniones y menor predictibilidad de resultados. Se avecina un proceso electoral tenso y dramático. Fascinante para los observadores externos, y no tanto para los que vivimos aquí que, resignadamente, observamos como Argentina revive cada cuatro años su vocación por coquetear con el abismo.

*Director del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4662

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard