viernes 17 de septiembre de 2021
POLICIA un caso demencial en entre ríos
12-09-2021 01:08

Furia femicida: atacó a tiros y cuchillazos a su mujer policía, a la mamá y la sobrina

El acusado tiene 26 años. Apuñaló a su pareja, le robó la pistola reglamentaria y la baleó en la cabeza. Antes de escapar, disparó contra dos familiares de ella. Al otro día se entregó.

12-09-2021 01:08

Carla Ledesma (36) estaba aterrada. Y eso que era suboficial de la Policía de Entre Ríos. Le temía a su ex pareja, pero no sabía cómo frenar esa espiral de violencia que se hacía cada vez más grande. El 8 de septiembre de 2020 modificó la foto de perfil de su cuenta de Facebook: le puso un filtro color púrpura con una leyenda que decía “nací para ser libre, no asesinada”. En abril le prendieron fuego su auto y temió lo peor. 

Carla ya estaba en pareja con otro hombre y con la esperanza de dejar atrás aquella dura historia pasada. Sin embargo, en la madrugada del jueves pasado su actual pareja la atacó primero a cuchillazos, le robó su pistola reglamentaria y luego le acertó dos disparos, uno de ellos en la cabeza. No conforme, hirió después a la sobrina de su ex mujer y también le disparó a su suegra. 

El brutal ataque ocurrió en San Benito, una localidad entrerriana de 30 mil habitantes, ubicada a once kilómetros de la ciudad de Paraná. 

Carla vive en una casa de la calle Basavilbaso junto a José Brian López (26) y Eliana Ledesma (25), la sobrina de la mujer. En el mismo terreno, pero en otra propiedad, reside el hijo de la mujer, de 14 años, y su mamá, de 67 años. 

El jueves a la madrugada López agarró un cuchillo de la cocina y atacó a puñaladas a su pareja. No está claro si hubo una discusión previa o si sufrió un brote psicótico. Lo cierto es después tomó la pistola de Carla y le pegó un tiro en la cabeza y otro en el hombro. Segundos después hirió de dos disparos en el abdomen a Eliana, cuando salió en defensa de su tía, y le gatilló a la mamá de su mujer, que entró a la casa apenas escuchó las detonaciones, aunque milagrosamente no la pudo lastimar.  

Carla y Eliana sufrieron gravísimas heridas, según informó el diario Uno de Entre Ríos. Ambas fueron trasladadas de urgencia –y en distintas ambulancias– a la guardia del Hospital San Martín de San Benito. Allí permanecen internadas en estado reservado. 

El femicida escapó de la escena antes de que llegara la policía. Con la ropa ensangrentada consiguió que un vecino le abriera la puerta de su casa y le prestara un par de prendas para cambiarse.   

López siguió con su rutina como si nada hubiese pasado. A la mañana siguiente se presentó a trabajar. El agresor trabajaba en la Cooperativa de Agua Potable de San Benito. Pese a que lo estaban buscando por el ataque contra las tres mujeres, increíblemente no había policías montando guardia, incluso sabiendo que ese podría ser uno de los lugares donde podrían encontrarlo. 

De acuerdo a las fuentes, el acusado no sabía si su mujer había sobrevivido. Le contó a un compañero lo que había pasado y enseguida le aclaró que su intención era entregarse. Poco después se tomó un remís y pidió que lo llevaran hasta los tribunales de Paraná. Antes de llegar,  el coche fue interceptado por la policía y el principal sospechoso terminó detenido. 

“Venía en un remís y de acuerdo al operativo diagramado para dar con él ya había sido individualizado por personal policial. La Dirección de Investigaciones lo estaba esperando en el edificio de Tribunales, mientras que efectivos de la División Operaciones seguían al remís para preservar la integridad de esta persona y los elementos que servirán de prueba para la causa”, explicó al medio Elonce TV el jefe de la División Homicidios de la Policía de Entre Ríos, Horacio Blasón.

El jefe policial agregó que “el remisero no sabía a quién trasladaba”. “Tampoco sabía que era custodiado por la policía ya que no se quería interrumpir ese trayecto a fin de evitar posibles problemas”, señaló. 

Según el diario entrerriano, López llevaba entre sus ropas el arma reglamentaria de Carla. Rodeado de policías, soltó la pistola y levantó las manos en señal de rendición. Al pasar dijo “no recordar” lo que había hecho en la madrugada del jueves.

En la Unidad Fiscal de Violencia de Género no hay registro de denuncias contra López. Sí existe constancia de los ataques que Carla había sufrido de parte de su ex pareja. De hecho, en una entrevista televisiva, la mujer había contado su calvario después de que le quemaran su camioneta Renault Duster. “En enero de 2020 decidí separarme definitivamente y me fui de la casa donde vivíamos juntos, sabía que ahí no iba a estar tranquila. Desde ese momento me ha acosado y maltratado. Nos quemó un auto y gracias a Dios que no estamos hablando de un homicidio. Un día me estaba esperando en la parada del colectivo, me quiso sacar el celular y forcejeamos. En ese momento llegaron unos compañeros de trabajo y él se fue”, relató hace cinco meses. 

Pese a haber formado una nueva pareja, Carla siguió sufriendo violencia de género. López, el hombre que intentó matarla, tiene antecedentes penales, según reconoció el director de Investigaciones, Angel Ricle, a la Radio UNO (88.7) de Entre Ríos. Ayer se negó a declarar ante el fiscal Leandro Dato, aunque igual quedó imputado con prisión preventiva por noventa días. 

Asistido por el abogado Guillermo Retamar, el agresor fue trasladado a la Unidad Penal Nº 1 de Paraná. El jueves pasado, poco después de haber sido detenido, fue llevado hasta el Hospital Escuela de Salud Mental, para ser evaluado. Según su defensor, el femicida solo “murmuraba, no se le entendía y se le cerraban los ojos”.

 

“Se hace pasar por loco”

José Brian López fue asistido en el Hospital Escuela de Salud Mental. Allí evaluaron su cuadro y después lo derivaron a la Alcaidía de los Tribunales de Paraná. 

López pasó sus primeras noches detenido allí pero este sábado, después de negarse a declarar, fue alojado en la Unidad Penal N° 1 de Paraná. 

La estrategia de la defensa pasará por determinar si sufrió un brote psicótico y si era consciente de sus actos. Cuando lo arrestaron, el agresor solo dijo que no recordaba nada. 

Alexia, familiar de Carla, pidió una cadena de oración por la salud de las víctimas y aseguró que el agresor intenta pasar como loco. 

“Carla pelea por su vida en el Hospital San Martín junto a su sobrina Eliana por culpa de un psicópata, una persona que sabía exactamente lo que les estaba haciendo y hoy está en un nosocomio haciéndose pasar por loco”, escribió en su cuenta de Facebook antes de que se conociera el traslado a la cárcel de Paraná.

“Lamentablemente no veo ningún cartel feminista pidiendo justicia por ellas. ¿Por qué? ¿Porque es una mujer policía que lleva un uniforme? ¿No tiene los mismos derechos que las demás? No veo las redes sociales inundadas pidiendo por ellas”, lamentó.