Despejado
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
lunes 22 de octubre de 2018 | Suscribite
POLITICA / Entrevista
martes 24 julio, 2018

Juan Grabois cruzó a Verbitsky por la candidatura de Cristina: "No es información, es operación"

El dirigente de la CTEP desmintió al periodista, que había afirmado que el Papa Francisco le pidió a la expresidenta que se postule en 2019. Por qué Macri "ya no gobierna más la Argentina".

por Ramón Indart

Juan Grabois y Horacio Verbitsky Foto: Cedoc

Horacio Verbitsky aseguró el pasado domingo 22 de julio de 2018 que un enviado del Papa Francisco le pidió a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner que sea candidata en 2019. El fundador del Cohete a la luna publicó en su sitio que la senadora "no piensa defraudar" al Sumo Pontífice. Quien salió a cruzarlo fue Juan Grabois, dirigente de la CTEP y muy cercano al hombre más poderoso del Vaticano.

"No es información ni especulación. Es simplemente una operación para dividir al campo nacional y popular", disparó el referente social en diálogo con Perfil. En medio de los preparativos para la multitudinaria movilización que realizará la CTEP el 7 de agosto (Marcha de San Cayetano) junto a Barrios de Pie y la CCC, entre otros, Grabois analizó la gestión del presidente Mauricio Macri, comparó la situación actual con la de 2001, y sentenció: "Con el acuerdo con el FMI, Macri ya no gobierna más en la Argentina".

—Perfil.com: ¿Cómo observa la vuelta al Fondo Monetario Internacional (FMI)?
Grabois: Para nosotros es dramático. Yo tengo 35, cuando recién terminaba el colegio y estaba haciendo el CBC me había ido a vivir solo, familia clase media tirando para arriba; y de repente el blindaje, megancaje corralito, el país se va al carajo, y el 20 de diciembre estoy en la Plaza de Mayo con mis primeras reacciones como militante social, porque ya se veían las consecuencias del plan del FMI. Ese día me detuvieron por orden del Poder Ejecutivo sin haber cometido ningún delito y cuando salimos de ahí la cosa era peor todavía. Había un 50% de argentinos en la pobreza y aparecían los cartoneros para recordarnos a la clase media que habían pasado cosas muy malas. Llegó un momento donde eso no aguantó mas y la gente entre revolver la basura y saquear supermercados iba tratando de sobrevivir. Para nosotros todo está atado a las políticas del FMI. Buscan garantizar los intereses del sector financiero. Hoy hay un sistema de contención social mucho más robusto que durante los '90 junto a la pensión jubilatoria. Eso hace la diferencia y por eso la situación todavía no estalló.

—¿Observa que si no hay un cambio de política económica esto termina igual?
Si. Esta decisión de recurrir al FMI tiene puntos a tener en cuenta. Primero que es ilegítimo porque nadie de la opinión pública quiere ir al organismo. También es ilegal porque viola el articulo 75 de la Constitución Nacional (CN). El Presupuesto no preveía este endeudamiento. Además hay un uso fraudulento de los fondos. Se rifan 150 millones de dolares todos los días a un precio mas bajo que lo que accede la gente de a pie. Esas subastas que hacen a una élite no tienen explicación. Entonces vemos que hay un uso fraudulento. Tiene un sentido de cierta corrupción financiera. Además está la idea esa de que "hay que calmar a los bancos y a los mercados" a cambio de que sostengan las Lebac, Letes, Botes, etc, que pagan tasas de interés que no existen en ningún lugar del mundo. La Argentina depende de la timba financiera. Con todas las criticas al gobierno anterior que hay para hacerle, se había logrado salir del circuito de la dependencia de la timba financiera. (Christine) Lagarde hizo un esfuerzo comunicacional para decir que el plan económico lo había hecho la Argentina. Pero Macri en la conferencia dijo que fue un plan acordado con el FMI. Nosotros sabemos que el directorio le exige al gobierno que diga que es un plan del gobierno cuando las metas fiscales las aplicó el FMI. Todos saben que esto va a terminar mal. El FMI no quiere quedar con el estigma.

—¿No es quitarse responsabilidad por parte del Gobierno?
Es reduccionista decir que es responsabilidad total del Gobierno. Macri ya no gobierna más la Argentina con este acuerdo. Simplemente administra una política diseñada por el sector financiero. Delegó la política económica en el FMI.

—Si es así, ¿contra quien se reclama? 
Hay que dejar de pensar en los políticos como la personificación de las decisiones políticas. No es Macri tomando decisiones detrás de un escritorio. En los tres años hubo grupos económicos que se beneficiaron de decisiones que perjudicaron al país. Uno es el sector financiero (bancos, fondos de inversión y acreedores argentinos y financieros) que entraron en la bicicleta. Gran parte del Gobierno viene de ese sector. Los grandes agroexportadores también fueron los que ganaron. Lograron la baja de retenciones, que encima es gradual, y se les permite liquidar las exportaciones cuando quieren. Entonces, teniendo la plata en el exterior y sabiendo que todos los meses bajan retenciones, ¿para que liquidar e ingresar el dinero? El tercer sector es el Grupo Clarín en fusión con Telecom, donde hasta Telefónica lo impugna. Es una barbaridad el nivel de arbitrariedad. Sumale el Poder Judicial que actúa con impunidad absoluta. Y los grandes supermercados. Esos son parte del famoso "círculo rojo". Inclusive el FMI pidió frenar la baja de retenciones, pero el Gobierno se plantó. Luego accedieron a todo lo que es perjuicio para las mayorías.

—¿Cuánto gana hoy un trabajador de Economía popular?
Es un salario social: el directo y el complementario. El directo es lo que gana por su trabajo. Por ejemplo un cartonero de CABA, lo vende y es su trabajo. El complementario es lo que se llama vulgarmente el plan social, que es un salario social complementario. En microcentro puede ganar hasta 12/14 mil pesos, 8 horas por día. Se trabaja de domingo a viernes. Luego, un cebollero de Villa Luro, que arrienda el lugar y trabaja con su familia, puede llegar a 16/18 mil pesos. Un carrero de Quilmes no llega a 8 mil. Un vendedor ambulante de Jujuy no llega a 6 mil. Todo eso se desmadra cuando se cae la clase media. La frase de Carrió, aunque mal dicha, expresa una realidad. Hay un tercio de la Argentina que vive del derrame de los otros dos tercios. Cuando se corta, la cosa se pone jodida. Por eso es importante destacar la red de contención social.

—¿Cuánto perdieron en el ultimo año con paritaria e inflación?
Logramos una paritaria de 26,5 por ciento semestral. No es que seamos genios, sino que es un sector que no come. Si no come no se queda callado. Ahí más que solidaridad hay miedo que es una defensa de statu quo. Esto de "contengamos a los zombies que nos van a comer el cerebro". Imaginate que la CTEP son cerca de 250 mil personas. Entre todas las organizaciones hay medio millón.

—¿Cómo se administra el fondo?
Son transferencias directas del Estado a los trabajadores en tarjeta similar a la débito. Eso se arma a través de cupos para la gente. Nosotros somos un canal de preinscripción.

—¿Que tipo de miseria ve?
Me llamó mucho la atención la localidad de San Pedro. Hay un basural llamado "La Tosquera" donde viven 400 familias. Es un pueblo muy rico y viven personas en condiciones infrahumanas y no comen. El problema es que no hay organización entonces la gente es invisible. El caso de los cebolleros ni yo sabia que existían. Son mas de 4 mil familias que se dedican a la cebolla 100 kilómetros al sur de Bahía Blanca.

—¿Cuándo habla con el Papa Francisco de esto que le plantea?
No hablo con él de la situación Argentina. Soy consciente de que hay lugares mucho peores. Es un problema mundial. Él está más preocupado por lo que pasa en la frontera turca con Siria, o la de EEUU y México, que lo que pasa acá. Entendemos que para nosotros es lo mas importante, pero para él la mirada es mundial. Yo soy consultor de la institución de Peter Turkson que se llama "Dicasterio de Desarrollo Humano Integral".

—¿Usted va a ser candidato?
No tengo ningún interés.

—¿Qué hará la CTEP?
No participa de la política partidaria.

—¿No es contradictorio?
Nosotros creemos que la política y la justicia social van más allá de la lucha institucional. El sistema político está putrefacto. Macri es la peor expresión, él solo es lo peor de lo que hay. Este sistema político no puede resolver los problemas del pueblo. La CTEP es una herramienta, yo no reniego de la política partidaria. Pero no es mi vocación y ademas la CTEP no está diseñada para eso. Hay grupos como el Movimiento Evita, Patria Grande, Movimiento de la Dignidad que sí lo hacen.

—¿No está muy oficialista el Movimiento Evita?
Emilio (Pérsico) es uno de los dirigentes que mas admiro. Es mas social que político. Hay otra camada de pibes como (los diputados) Leo Grosso, Lucila De Ponti que armaron una plataforma política que se llama "En Marcha". Yo los apoyo sin ser candidato. Todo tiene que confluir en una oposición. Incluyo a Cristina Fernández de Kirchner. La teoría de excluirla a CFK es una estupidez. Yo fui muy critico del gobierno anterior pero si me pongo a hacer cuentas y a comparar se me pasa las ganas de ser tan critico. Eso si, debe haber un combate abierto a la corrupción y hay que profundizar la consigna de las organizaciones que sea Tierra, Techo y Trabajo.

—¿La ve como candidata a Cristina?
Ella y lo que ella representa es fundamental para la alternativa política que aspire a un proyecto de mayor justicia social. Debe estar junto a otras piezas. Este espectro de militantes que no fueron ni son kirchneristas tienen que estar y no ser subordinados. Y ese peronismo racional debe estar. No para ser el mejor gobierno de los últimos 50 años, sino para ser uno no tan malo como este.

—El domingo, Horacio Verbitsky contó que un enviado de Francisco le pidió a CFK ser candidata. ¿Es así?
Lo de Verbitsky no es especulación ni información; es operación. Y tiene un objetivo claro: generar divisiones dentro del plan nacional y popular. Su objetivo es buscar una desmentida. Es obvio que es mentira que el Papa haga un apoyo explícito a uno u otro. Busca la desmentida para dinamitar la relación que existe entre lo que considera cercano al Papa y lo que observa como el campo progresista. Verbitsky recibe el financiamiento de Fundación Ford, el National Endowment for Democracy y el British Counsil. Tienen esa ideología pseudo-progresista. Ese sector está en contra de la Iglesia, los sindicatos, lo popular. El conservador está a favor. El problema que tiene es que en América Latina lo popular se cruza con lo conservador. La iglesia latinoamericana siempre estuvo comprometida con los pobres y trabajadores. El busca una grieta adentro y marcarle la cancha a Cristina. El mensaje es para ella. Su trabajo es influir dentro del progresismo. Fuera del progresismo no le da pelota nadie y cada vez está más devaluado. 


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4425

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.