Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 06 de diciembre de 2019 | Suscribite
POLITICA / POLITICA Y MEDIOS
domingo 11 octubre, 2015

Historia íntima de la pelea entre Mauricio Macri y Cristóbal López

El candidato presidencial hizo llegar un mensaje al empresario para advertirle que, de llegar a la Presidencia, revisará los permisos del Hipódromo y el casino flotante.

por Redacción Perfil

Foto: Cedoc
domingo 11 octubre, 2015

Poder, negocios millonarios y política. La trama oculta de una pelea que hoy toma dimensión: Mauricio Macri y el zar kirchnerista del juego, Cristóbal López, pasan su peor momento y se declararon mutuamente la guerra.
La época en la que había buenos interlocutores y hasta generosos aportes monetarios a la campaña nacional quedó atrás. Hoy, esa línea de contacto está rota. Ni la amistad entre Nicolás Caputo –el mejor amigo de Macri– y Federico de Achával –socio de López en el Hipódromo– logró apaciguar ánimos. Tampoco el cordial vínculo que unió a Fabián de Souza, mano derecha del Zar del Juego, con los funcionarios porteños.

Tras años de concordia, la relación comenzó a deteriorarse este año luego de dos episodios muy concretos. El primero fue el intento de Cristóbal, frenado por el macrismo, de instalar miles de máquinas tragamonedas en los bingos porteños para hacerlos sustentables económicamente. La Ciudad, a raíz de esto, frenó la licitación en la Justicia y denunció penalmente a Lotería Nacional.

En primera instancia, el juez Sebastián Casanello archivó la causa con el argumento de que no había delito. Pero anteayer la Cámara Federal dio marcha atrás, ordenó volver a investigar y le dio el expediente al magistrado Luis Rodríguez.

La segunda cuestión, peor aun, fue la denuncia, por parte del gobierno porteño, del oscuro convenio del juego por el cual la Ciudad delegó en Lotería Nacional la fiscalización del Hipódromo y el casino flotante. La incertidumbre sobre una negociación entre Nación y Ciudad desesperó a Cristóbal, ya que Macri le hizo saber que revisará esas concesiones para cambiar las condiciones o anularlas.

Uno de los dirigentes que encabezaron la ofensiva contra Cristóbal lo explica a PERFIL: “Nunca estuvieron cómodos entre ellos, pero nosotros no éramos los mismos en 2007 para encarar esa pelea; la relación de fuerzas políticas cambió”. Y encara dos motivos: por un lado, la cabeza “avara” del jefe de gobierno porteño, que buscaba recaudar más del juego; por el otro, la pelea política de fondo sustentada desde el acuerdo del PRO con Elisa Carrió y, desde adentro, con Gabriela Michetti.

Técnicos del PRO trabajan en definir la estrategia con los empresarios del rubro. “Si llegamos, el juego no va a crecer y vamos a intentar ordenar su situación. Estamos trabajando el tema, y en ningún escenario van a aumentar las maquinitas como quiere Cristóbal”, explica uno de los dirigentes que escucha Macri.
Pero no todos tiraron para el mismo lado: Daniel “el Tano” Angelici, presidente de Boca y binguero, presionó para que ninguna de las dos medidas se lleve a cabo. Su lobby no surtió efecto.

López quintuplicó la cantidad de tragamonedas en los últimos diez años, que le dan más de $ 5.500 millones anuales y constituyen el core business del grupo de empresas que posee.

Detrás de C5N

Desde el cristinismo celebran el buen momento de la relación con el Grupo Indalo, propiedad de Cristóbal López. Una afinidad que se traduce en una pantalla amigable hacia el Gobierno. La responsable de controlar la línea política de C5N se llama Desiré Cano: egresada de TEA, tiene 31 años y una trayectoria laboral y militante vinculada al kirchnerismo. En su poco activa cuenta de Twitter se define así: “Ni hippie, ni hippie chic. Pero sé hacer macramé. Todavía no use mi milagro de hoy”. Antes de llegar a ser la comisaria política del cristinismo en C5N, fue jefa de prensa del bloque de diputados del Frente para la Victoria, donde trabajó para el ex diputado y actual ministro de Defensa Agustín Rossi. Como contó la revista Noticias, el novio de Desiré Cano es Hernán Reibel, funcionario y militante de la agrupación La Cámpora. Hernán Reibel es el encargado de dictar la línea editorial de todo el esquema de medios oficialistas.

“Hay que limitarlo”

Gabriela Michetti es una de las dirigentes que más se oponen al negocio del juego. En diálogo con PERFIL, adelanta que si Cambiemos llega al poder buscará “regular y acotar” el negocio. “Mauricio es una persona que siempre habla de la cultura del esfuerzo y del trabajo, no le parece interesante que el juego se expanda”, dispara.

—¿Comparte que está quebrada la relación Macri-Cristóbal?
—El juego es una de las cosas que tenemos que mirar, como el narcotráfico, la droga, la trata. Todo lo que pueda ser contradictorio con la vida de la gente hay que limitarlo.

—¿Vio un giro en C5N desde que se denunció el convenio del juego?
—Supongo que sí, que debe haber conflicto, o al menos tensión en la relación. Por eso los golpes bajos son parte de una modalidad que si alguien define que es el modo de relacionarse, que se haga cargo.

—Usted y Carrió han denunciado el juego...
—Sí, y está claro que hay una mayor tensión y hay, seguramente, una vocación de desgaste y molestar de esta manera la candidatura de Mauricio. Es desesperante para ellos no tener poder. Y además, como no pueden defenderse, Scioli no puede ir al debate.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4835

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.