Despejado
Temperatura:
13º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 24 de agosto de 2019 | Suscribite
POLITICA / a veinte dias del cierre de listas
domingo 2 junio, 2019

Pese a las señales de apertura, pierde fuerza la idea de un vicepresidente del radicalismo

La opción más fuerte era Lousteau, pero incluso en su entorno no lo ven posible. Otros no convencen o no muestran interés. Con la suba en las encuestas, renació la idea de una fórmula pura. No descartan sorpresas.

por Gabriel Ziblat

confianza. Uno de los factores principales que en la Rosada dicen que será clave en la decisión. Foto: instagram

Después de la Convención radical del último lunes, que ratificó la pertenencia del partido a Cambiemos, comenzó a perder fuerza la idea de que un dirigente del radicalismo pudiera acompañar a Mauricio Macri en la fórmula presidencial. Cuando faltan veinte días para la inscripción de las listas, nadie quiere dar por cerrada ninguna posibilidad, sin embargo son cada vez menos en la alianza oficialista los que creen que la vicepresidencia tenga color radical.

En los despachos de la Casa Rosada repiten que tres factores van a primar a la hora de tomar la decisión: la lealtad y confianza que sienta el Presidente con la persona elegida, la mejor estrategia electoral y los acuerdos políticos. La idea de un radical en la fórmula empezó a crecer a medida que el malestar de los dirigentes de la UCR se hacía notar en la previa a la Convención. Desde la cúpula macrista salieron las señales que muchos esperaban: Cambiemos se podría ampliar y la vicepresidencia está abierta. ¿Fue una estrategia para calmar las aguas radicales o se baraja en serio esa opción?

"'No sabemos qué quiere', aseguran sobre Lousteau y sus últimas declaraciones". 

El problema que surgió es que ninguno de los nombres en danza termina de cuajar en la estrategia macrista. El que siempre se mencionó como la primera opción fue Martín Lousteau. El ex embajador en Estados Unidos cumple con dos de los tres factores que se están considerando, ya que llegaría como fruto de un acuerdo político que dé señales de mayor amplitud y a la vez es la única figura de la UCR que puede aportar un caudal de votos propios a la fórmula. Sin embargo, la confianza con Macri (y su entorno, sobre todo) es la más traumática, por más que hayan concatenado una serie de reuniones privadas en los últimos tiempos “para ir conociéndose”.
Las últimas declaraciones de Lousteau, de asegurar que él no es parte de Cambiemos, fueron una gota más para que en la coalición se escuchara cada vez más seguido: “No sabemos a qué juega ni qué quiere”.

“La vice ya no lo veo, en todo caso seguirá insistiendo para competir en las PASO”, asegura un dirigente del radicalismo. Claro que reconoce que es muy difícil que el PRO  hoy lo acepte. “Y muchos radicales no quieren salir de su zona de confort”, critica.

La presiones y las especulaciones, no obstante, seguirán a la orden del día. Son épocas de cierre de alianzas y listas, y los temores a perder el poder exacerban todos los ánimos. Marcos Peña se lo anticipó hace más de un mes a un grupo de dirigentes con los que mantuvo una reunión informal: “Estas semanas que se vienen van a ser insoportables, pero tenemos que estar tranquilos”. El propio Peña, sin embargo, no es un protagonista inocente en la trama. Desde las propias filas de Cambiemos le apuntan como responsable de muchos de los rumores (algunos sin sustento) que surgieron en las últimas semanas.

Martín Lousteau, en la entrevista de Fontevecchia en Diario PERFIL.
Lousteau seguiría insistiendo con ir a las PASO, pero su opción como vice perdió impulso.

Peña y equipo, además, están siguiendo de cerca los números de las encuestas. Y la suba que registra Macri en el último mes le vuelve a dar oxígeno para pensar en volver a una fórmula leal, macrista pura. Ahí, las diferencias afloran según el dirigente con el que se hable. Unos vuelven a subir al candelero a Gabriela Michetti, que en silencio se sigue mostrando leal al Presidente y sigue siendo barajada como una opción a pesar de que el año pasado parecía casi descartada.

En diferentes despachos, volvió a crecer también el nombre de Carolina Stanley. La ministra de Salud y Desarrollo Social tiene el visto bueno de todos los sectores internos del PRO, tiene llegada a los sectores más vulnerables por su tarea en la gestión (primero en Ciudad y después en Nación) y le permitiría a Cambiemos mostrar una evolución en la fórmula.

Son las dos figuras que más suenan, aunque también hay otros nombres “leales”, como el de Patricia Bullrich y el de Rogelio Frigerio, que algunos tiran en la mesa. ¿No hay radicales leales? Por supuesto que sí, reconocen en Gobierno. Pero ninguno termina de cerrar desde el punto de vista de aportar votos o de tener confianza con Macri.

Ernesto Sanz es uno de los preferidos de muchos. Permitiría dar señales de acuerdismo político y tiene confianza con Macri. Pero ya en 2015 rechazó la posibilidad de ser vice y ahora, a todo aquel que le consulta, le repite que no quiere cambiar su nuevo estilo de vida en San Rafael. Difícil que el Presidente se lo ofrezca si no recibe señales en otro sentido.

También apareció esta semana el nombre de Mario Negri. El cordobés tiene una excelente relación con la cúpula del Gobierno, pero el análisis que muchos hacen es que no le aporta a Macri ningún voto que no tenga ya y encima le puede espantar algunos de cordobeses que no lo quieren.

Si no es la vice, no obstante, ya se están evaluando otras alternativas para dejar conformes a los radicales.

Negociaciones. Cuando todavía faltan veinte días para la presentación en la Justicia de los candidatos, las presiones de uno y otro sector irán en aumento. Antes, el 12 de junio, deberán presentarse las alianzas. Previo a esa fecha, Cambiemos deberá tener definido si se amplía a otros sectores o se mantiene tal cual está. Hasta ahora, no hay avances para sumar a ningún partido nuevo a la alianza y nadie espera sorpresas.

En cambio, sí hay mucha ansiedad dirigencial especulando con una sorpresa bajo la manga sobre la fórmula. ¿Será un peronista? Tanto Juan Manuel Urtubey como Miguel Pichetto rechazaron públicamente esa opción. ¿Los radicales que pedían ampliar aceptarían esa movida? “Si Cambiemos se abre al peronismo, se diluye la influencia del radicalismo. Si ahora les parece que influyen poco, con el peronismo adentro van a sentir nostalgia de estos años”, analiza, sin ironías, un funcionario de la Rosada.

¿Habrá un nombre sorpresa? Tampoco se puede descartar. Faltan veinte días, y en política es una eternidad.

Nueva reunión de cúpula

Los principales dirigentes del PRO se volverán a ver las caras mañana por la noche para seguir discutiendo las estrategias electorales. Por tercera vez en poco más de un mes, la sede elegida volverá a ser el departamento del ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo. Allí estarán Marcos Peña, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Rogelio Frigerio, más una decena de referentes del macrismo.

Los roles en esa mesa están claros. Rodríguez Larreta será centro de atención ya que es el encargado de negociar con Sergio Massa, que coquetea cada vez más fuerte con la posibilidad de jugar en la interna del kirchnerismo. De esa movida está atenta Vidal, que podría terminar exigiendo que se autorice (política y judicialmente) que su boleta esté colgada también de los presidenciables de la oposición no K. Frigerio, en tanto, lleva adelante las negociaciones con los otros sectores del peronismo.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4731

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard