SOCIEDAD

TEST Parabrisas: Smart City

Se incorpora a la familia como versión de entrada de gama. Equipamiento básico, motor con potencia reducida y una destacada autonomía. Precio y detalles del único micro car del mercado local. Galería de fotos.

Smart City.
| Cedoc.

 Tan llamativo como único, el primer “city car” de la era moderna debutó en nuestro país en diciembre de 2010, trece años después de su lanzamiento mundial. Dado su carácter de auto premium que apunta a un target muy particular, tardó en llegar a la Argentina porque, según argumentan los directivos de la marca perteneciente al grupo Daimler, el segmento todavía tenía que crecer y madurar para propiciar su arribo. Desde entonces, con casi dos años a cuestas, se patentaron más de 660 unidades del smart en nuestro mercado, justamente con la particularidad de ser un “chiche” para pocos, dado su elevado precio. Originalmente, el pequeño alemán se comercializaba con carrocería cabriolet o coupé, con un solo nivel de equipamiento (passion). Ambos modelos equipan el mismo motor naftero de tres cilindros en línea de 999 cm3, cuatro válvulas por cilindro y turbo, con el que desarrolla 84 CV. Sin embargo, la marca germana acaba de añadir un nuevo integrante a la familia. Se trata del smart city, que se posiciona como el más terrenal de la gama y cuenta con varias particularidades: motor con menor potencia, equipamiento básico y el precio más económico de la familia, ventaja benefi ciada con un plan de fi nanciación promocional en cuotas fi jas con un plazo de hasta sesenta meses que, de alguna manera, abre una ventana para aquellas personas que se animen a subirse a uno de los modelos más exitosos de Europa.