Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
lunes 11 de noviembre de 2019 | Suscribite
CULTURA / Un siglo de vanguardia
viernes 12 abril, 2019

Planeta Bauhaus

Se cumplen 100 años del mítico movimiento que cambió para siempre los conceptos de arte, diseño y arquitectura

Galería de imágenes

Marcelo Gutman (*)


Fotogalería
Bauhaus Foto: Bloomberg
viernes 12 abril, 2019

Ninguna otra institución de arte ha logrado tal renombre, tuvo consecuencias tan profundas y de gran alcance para el desarrollo del arte, estuvo rodeada de tantos mitos y dio lugar a tantas leyendas como la Bauhaus, la escuela de arte y diseño más influyente del siglo XX.

La Bauhaus representaba tanto un concepto como una visión de la vida: no tanto un estilo, sino más una nueva forma de pensar, a pequeña y gran escala.

Cuando hablamos de la Bauhaus, evocamos mentalmente la imagen de un logro global. Pero, de hecho, esto consistió en una gran cantidad de logros individuales divergentes que, a su vez, crecieron a lo largo de los años a diferentes ritmos y cambiaron a medida que crecían. A pesar de su breve existencia de catorce años  (1919-1933), la escuela no solo logró establecer estándares para la vanguardia, sino que también desempeñó un papel de liderazgo en la transformación de la sociedad al mismo tiempo. Su historia se puede dividir en al menos seis períodos diferentes.

El primero -de 1919 a 1922- todavía estaba marcado por el estilo expresionista del período de posguerra. En el Manifiesto de la Bauhaus con la Catedral como portada, el grabado en madera de Lyonel Feininger que Oskar Schlemmer llamaría más tarde la “Catedral del socialismo”, Walter Gropius utilizó frases que eran sorprendentemente similares a las usadas por Wassily Kandinsky y Franz Marc en 1911-1912.

El nombre “Bauhaus” (que significa casa de la construcción y hace referencia a los gremios de albañiles medievales), una cierta mistificación de las manualidades, el nombramiento de artistas de los círculos del Jinete Azul o la galería Der Sturm de Herwarth Walden y el título de “maestro” fueron las características típicas de esta fase, representadas también por muchas obras expresionistas, entre ellas la Casa Sommerfeld de Gropius, así como su Monumento a los caídos de Marzo, las esculturas de Gerhard Marcks, la Torre del Fuego de Johannes Itten y la Silla Africana de Marcel Breuer y Gunta Stölzl.

Bauhaus-12042019-01

Los primeros estatutos de la Bauhaus, publicados en Enero de 1921 como folleto, entran en vigor en Febrero. De particular interés es el punto Nº 6, que define la condición para la admisión a la escuela: el Consejo de Maestros decide si admite candidatos no en función de su “talento para el arte”, sino más bien en su educación previa. Schlemmer diseña un nuevo logotipo en remplazo del anterior creado por Karl Peter Röhl.

En 1922, la transición al segundo período -de 1923 a 1925- ya se avecinaba.

Se mantuvo bajo el lema, acuñado por Gropius, “Arte y tecnología, una nueva unidad”, aspiración que no siempre se realizó. Crucial para este cambio fue la salida de Itten y Lothar Schreyer y el nombramiento de László Moholy-Nagy. Durante este tiempo, al comienzo del cual se encontraba la primera gran exposición de la Bauhaus en Weimar, exigida por el gobierno de Turingia y que sirvió como informe para poder solicitar mayor financiamiento, prevaleció en gran medida el diseño constructivista, que sería simbolizado efectivamente por el juego de ajedrez de Josef Hartwig. En otoño se publica el catálogo de esa exhibición “Staatliches Bauhaus Weimar 1919-1923”.

Con conciertos, conferencias y representaciones teatrales durante la semana Bauhaus, la escuela gana fama nacional e internacional.

En 1923 ya se podían ver ejemplos característicos como el mobiliario de Georg Muche, así como el equipamiento de la sala del director.

En Abril de 1925, la Bauhaus de Weimar cedió a la presión política.

La tercera fase -de 1925 a 1928- bajo Gropius en Dessau se puede ver como el clímax del desarrollo. El comienzo de la construcción del nuevo edificio Bauhaus y las casas de los maestros crearon un entorno representativo y espectacular, se inauguraron en 1926 con una gran celebración. Los “maestros jóvenes”, que habían sido entrenados en la Bauhaus, unieron sus habilidades artísticas y tecnológicas y se hicieron cargo de los talleres. La cooperación con la industria y el establecimiento de talleres de producción señalaron el camino hacia la eficacia económica, que también se manifestó en la fundación de una sociedad de responsabilidad limitada, la Bauhaus GmbH, con una serie de licencias para la producción de diseños Bauhaus otorgados a varios fabricantes.

De esta forma se alcanzó el estado de una institución de educación superior, la Universidad del Diseño.

bauhaus

Los antiguos “maestros” de Weimar fueron nombrados para el cargo de profesores, y el curso de estudios ya no terminó con un examen de oficial o maestro, sino con un diploma de la Bauhaus. Los muebles de acero tubular, los libros de la Bauhaus y el teatro de Schlemmer contribuyeron al renombre internacional de la escuela. Pero los problemas internos y externos no cesaron y en 1928 Gropius renunció como director.

El arquitecto suizo Hannes Meyer dirigió la Bauhaus de 1928 a 1930.

Su grito de guerra era “las necesidades de la gente en lugar de la necesidad de lujo”, ya que la Bauhaus todavía producía demasiadas piezas únicas (los primeros diseños se vendieron a la industria para producción en serie).

Muche ya se había ido de la Bauhaus. Ahora era seguido por Moholy-Nagy, Herbert Bayer y Breuer.

La cooperación con la industria se intensificó. El sello Bauhaus se convertiría en uno de los productos más exitosos. El empapelado de la Bauhaus sale a la venta y es un gran éxito comercial.

En las clases, la parte del arte se redujo a favor de las disciplinas científicas, esta tendencia fue clara en los nombramientos de Walter Peterhans para fotografía y Ludwig Hilberseimer para planeamiento urbano. El interés social predominante de Meyer también se reveló en sus diseños para la Escuela Sindical en Bernau. Los estudiantes izquierdistas y comunistas intensificaron sus actividades en la escuela. La clase de teatro exigió una transformación de la “etapa experimental” al teatro político, una razón más que suficiente para que Schlemmer también abandonara la institución. Con la politización de la Bauhaus no parecía haber otra solución que dejar ir a Meyer.

Ludwig Mies van der Rohe tomó medidas disciplinarias severas contra los estudiantes rebeldes e introdujo un estilo de liderazgo autoritario totalmente desconocido en la escuela. Los talleres y el departamento de arquitectura se fusionaron pasándose a llamar “Construcción y Decoración interior” y la capacitación se concentró más en la arquitectura.

bauhaus

Paul Klee y Stölzl abandonan la Bauhaus.

En su lugar, Mies van der Rohe convocó a Lilly Reich, una asociada cercana durante muchos años, para dirigir ese nuevo departamento. La despolitización radical no sirvió de nada cuando los nacionalsocialistas se convirtieron en el partido más fuerte en Dessau en 1931.

El gobierno local resolvió cerrar la escuela en Octubre de 1932.

El sexto período fue simplemente fugaz. Mies van der Rohe fundó nuevamente la Bauhaus en Berlín como un “instituto privado de enseñanza e investigación gratuita”. La inscripción se hundió a su nivel más bajo desde la fundación de la escuela.

Pero quienes aventuraron el nuevo comienzo renovaron con entusiasmo la fábrica telefónica abandonada en Steglitz (Berlín) que se había encontrado para su nueva ubicación, y organizaron los talleres con los equipos traídos de Dessau. Incluso había nuevas solicitudes, y dado que los docentes todavía estaban recibiendo sus salarios, las clases podían comenzar. La fiesta final de la Bauhaus, que tuvo lugar en Febrero de 1933, fue celebrada con alrededor de 700 invitados y se repitió unos días después con alrededor de 400. El 11 de Abril se registraron los locales de la Bauhaus como sospechosos de que la escuela poseía material de propaganda comunista y la escuela fue oficialmente cerrada. El material confiscado no era lo suficientemente relevante para la fiscalía. El director y una serie de estudiantes hicieron grandes esfuerzos para que se anulara el cierre, para lo cual también hubo buenas perspectivas. Pero los decretos necesarios tomaron mucho tiempo. Los costos fijos, la pérdida de ingresos y la cancelación de los sueldos de Dessau de conformidad con una ley nazi llevaron a una situación financiera que ya no era sostenible para Mies van der Rohe.

bauhaus

El 20 de Julio de 1933, bajo la presión de los nazis, Mies van der Rohe disuelve la Bauhaus con el consentimiento del Consejo de Maestros.

Es sorprendente que la Bauhaus haya podido lograr tanto en tan poco tiempo en condiciones tan desafortunadas, no solo en términos de su productividad asombrosa, sino también en vista de su influencia en los problemas de diseño del siglo XX.

La investigación sistemática sobre la Bauhaus se ha llevado a cabo al menos desde la fundación del Archivo Bauhaus en 1960 en Darmstadt, donde más tarde se trasladó a Berlín. En la actualidad, tres instituciones en particular -el Archivo Bauhaus en Berlín, la Stiftung Bauhaus Dessau y el Museo Bauhaus en Weimar- contribuyen a esta investigación continua, pero también lo hacen muchos otros investigadores, independientemente o en asociación con otras instituciones.

El 100 aniversario de la fundación de la Bauhaus sin duda hará avanzar aún más esas investigaciones y la pasión por esta mítica escuela, que continúa fascinándonos hasta el día de hoy. Sigamos aprendiendo.

(*) Artista, docente, investigador y curador. @marcelogutman


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4810

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.