29 oct 2020
POLITICA |INVESTIGACIÓN GLOBAL DE ICIJ
domingo 20 septiembre, 2020

De qué trata FinCEN Files, la nueva filtración de documentos confidenciales de Estados Unidos

Una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), junto con BuzzFeed News, revela el papel de los bancos globales en el lavado de dinero a escala industrial, y el derramamiento de sangre y el sufrimiento que fluye a su paso.

Por Fergus Shiel y Dean Starkman

FinCEN Files o Archivos FinCEN es la nueva investigación global de ICIJ y se centra en el rol de los bancos y organismos de control de lavado de activos. Foto: ICIJ
domingo 20 septiembre, 2020

Basándose en informes secretos de inteligencia financiera, FinCEN Files (Archivos FinCEN) es una investigación global realizada por más de 400 periodistas que revela cómo los motivos de lucro de los bancos superan sus obligaciones legales para detener el flujo de dinero sucio empapado en sangre de los cárteles de la droga, regímenes corruptos, traficantes de armas y otros criminales internacionales, y cómo un sistema de aplicación de la ley quebrantado liderado por Estados Unidos perpetúa la normalidad.

 

Los documentos, obtenidos y compartidos por Buzzfeed News, incluyen más de 2.100 informes de actividades sospechosas, o SAR (Suspicious Activity Report), presentados por bancos globales a la unidad de inteligencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (Financial Crimes Enforcement Network, conocida como FinCEN).

ICIJ

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, junto con BuzzFeed News y otros 108 medios en 88 países, pasaron 16 meses organizando y analizando los documentos, denominados Archivos FinCEN o FinCEN Files. ICIJ y sus socios recopilaron documentos adicionales filtrados de las fuentes, leyeron voluminosos registros judiciales y de archivo y entrevistaron a cientos de personas, incluidos combatientes del crimen y víctimas del crimen.

 

Una ex funcionaria del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, Natalie Mayflower Sours Edwards, de Virginia, se declaró culpable en enero de conspirar para revelar ilegalmente documentos de FinCEN a BuzzFeed News. BuzzFeed News no ha comentado sobre su fuente en esta filtración.

Una ex funcionaria del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, Natalie Mayflower Sours Edwards, de Virginia, se declaró culpable en enero de conspirar para revelar ilegalmente documentos de FinCEN.

La investigación de FinCEN Files pudo rastrear el papel de los bancos en la ocultación de dinero saqueado de las tesorerías del gobierno, estafado a los jubilados y generado a través de la venta de drogas, la extracción ilegal de oro y otras actividades ilegales.

El capítulo argentino

Argentina aparece citada en 237 de los 2.100 informes de la filtración con operaciones por casi US$50.000 millones detectadas como sospechosas por bancos y entidades financieras en el mundo. Empresas y empresarios, sociedades, hombres del fútbol y del espectáculo, sospechosos de presuntos sobornos y corrupción, financieras que operan a la luz del día en la city porteña aparecen vinculados a estas alertas de operaciones sospechosas, que el equipo argentino de FinCEN Files, integrado por La Nación, Infobae y Perfil, irá revelando en los próximos días. Este domingo, se publicaron los casos de la agroexportadora Vicentin y de un prófugo del caso del ex secretario de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz (ver aparte).

ICIJ

El sistema antilavado

Los hallazgos exponen, desde adentro, las desastrosas consecuencias de permitir que los propios bancos lideren las defensas mundiales contra el lavado de dinero de la cleptocracia, el crimen y el terror, incluso cuando obtienen enormes ganancias de estos mismos malhechores.

También muestran cómo el dinero lavado proporciona la sangre vital para los regímenes autoritarios corruptos y los enemigos de la democracia en todo el mundo.

Los documentos del Departamento del Tesoro revelan cómo los principales bancos movieron asombrosas sumas de efectivo sospechoso.

Los documentos del Departamento del Tesoro revelan cómo los principales bancos continuaron moviendo asombrosas sumas de efectivo sospechoso incluso mientras se encontraban en libertad condicional después de las muy promocionadas medidas enérgicas contra el lavado de dinero por parte de las autoridades estadounidenses y del Reino Unido.

El proyecto de ICIJ cuenta cómo el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y otras autoridades gubernamentales perpetúan el status quo al imponer multas por lavado de dinero que son una fracción de las ganancias obtenidas. 

Con una regularidad similar a la del Día de la Marmota, ICIJ descubrió que el Departamento de Justicia aprueba acuerdos laxos que difieren el enjuiciamiento de los bancos y rechazan por completo el enjuiciamiento de los ejecutivos responsables.

Los registros también revelan secretos financieros de una colección heterogénea de políticos y figuras políticas que huyen o enfrentan juicio por delitos financieros.

Los registros también revelan secretos financieros de una colección heterogénea de políticos y figuras políticas que huyen o enfrentan juicio por delitos financieros. Entre ellos: el ex vicepresidente congoleño Jean-Pierre Bemba, condenado por sobornar a testigos durante su juicio, acusado de conducir a soldados a una ola de violaciones y saqueos; Samark López Bello, a quien las autoridades estadounidenses alegan es el "líder principal" de Tareck El Aissami, el ministro de petróleo y presunto narcotraficante de Venezuela; un ex ministro de energía de Kazajstán; la multimillonaria angoleña Isabel dos Santos, a quien los fiscales angoleños han acusado de fraude y lavado de dinero en un intento por recuperar alrededor de US$1.100 millones; y el asesor presidencial de Ucrania, Andriy Klyuyev, sancionado por la Unión Europea por presuntamente saquear fondos estatales.

Los bancos globales de Estados Unidos están autorizados a tomar medidas para detener operaciones sospechosas detectadas por sus sistemas, pero a menudo no es necesario. En su lugar, simplemente pueden optar por enviar un SAR o reporte sospechoso a FinCEN en el Departamento del Tesoro, una vez realizada la operación. 

ICIJ

Los archivos de FinCEN a los que accedieron BuzzFeed News y ICIJ representan menos del 0,02% de los más de 12 millones de informes de actividades sospechosas que las instituciones financieras presentaron entre 2011 y 2017.

La filtración arrolladora y sin precedentes muestra que los bancos movieron más de US$2 billones (US$2 trillones en el sistema anglosajón) en pagos entre 1999 y 2017 que ellos mismos creían que eran sospechosos, además de cientos de hojas de cálculo, que involucran a instituciones financieras con clientes señalados en más de 170 países. Los SAR reflejan las preocupaciones de los organismos de control dentro de los bancos y las instituciones financieras y no son necesariamente indicativos de ninguna conducta delictiva u otro delito.

Un análisis de ICIJ encontró que los bancos en los archivos de la FinCEN procesaban regularmente transacciones con compañías registradas en las llamadas jurisdicciones de secreto (como paraísos fiscales) y lo hacían sin conocer al dueño final de la cuenta. Al menos el 20% de los informes contenían un cliente con una dirección en uno de los principales paraísos financieros extraterritoriales del mundo, las Islas Vírgenes Británicas, mientras que muchos otros proporcionaron direcciones en el Reino Unido, los Estados Unidos, Chipre, Hong Kong, los Emiratos Árabes Unidos, Rusia y Suiza.

ICIJ

El análisis de ICIJ encontró que en la mitad de los informes los bancos no tenían información sobre una o más entidades detrás de las transacciones. Los informes muestran 160 casos de bancos que buscan más información sobre vehículos corporativos, pero no encuentran respuesta.

Los bancos podrían servir como un cuello de botella, cortando el flujo de dinero sucio en todo el mundo, o al menos a empresas fantasmas anónimas. Pero los incentivos financieros de los bancos apuntan a mantener en movimiento el dinero sucio. Y con demasiada frecuencia, eso es exactamente lo que hacen.

Incluso cuando presentan un SAR (que por sí solo no detiene los flujos de dinero), a menudo no lo hacen hasta mucho después de que el dinero se haya agotado. El análisis de ICIJ muestra que los bancos esperaron una media de 166 días, más de cinco meses, después de detectar una transacción sospechosa para alertar a FinCEN.
 

Resultados clave

Los hallazgos clave de la investigación de Archivos FinCEN (FinCEN Files) de ICIJ incluyen:

● Los bancos globales movieron más de US$2 billones (US$2 trillones en el sistema anglosajón) entre 1999 y 2017 en pagos que creían que eran sospechosos y señalaron a los clientes bancarios en más de 170 países que fueron identificados como involucrados en transacciones potencialmente ilícitas. Las cifras incluyen casi US$4.500 millones en HSBC, US$514.000 millones en JPMorgan Chase y US$1,3 billones en Deutsche Bank.

● En la mitad de los informes de FinCEN Files, los bancos no tenían información sobre una o más entidades detrás de las transacciones.

ICIJ

● JPMorgan movió dinero para empresas que luego reconoció que podrían haber estado vinculadas a un fugitivo que ha sido llamado "el mafioso más peligroso del mundo", revelan los registros. También movió fondos para empresas vinculadas al saqueo masivo de fondos públicos en Venezuela, Malasia y Ucrania, incluidos los pagos por debajo de la mesa de funcionarios ucranianos deshonrados a Paul J. Manafort Jr., el exgerente de campaña condenado del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

● Deutsche Bank ignoró flagrantes señales de alerta durante años y desempeñó un papel integral en el histórico escándalo de lavado de dinero de 230.000 millones de dólares que ahora afecta a la operación de Danske Bank en Estonia. Los sistemas automatizados del gigante alemán señalaron una docena de veces a una empresa fantasma anónima registrada en el Reino Unido, que luego se reveló como un importante vehículo de lavado, pero el banco aún procesó US$2.600 millones y no presentó un SAR durante años hasta que un escándalo separado involucró a la empresa fantasma.

Sede FinCEN 3
Sede de la Unidad de Inteligencia del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, conocida por su acrónimo en inglés, FinCEN. Crédito: ICIJ.

● Entidades oscuras con vínculos con los países bálticos, conocidas como agencias de formación, utilizan un vacío legal en la ley corporativa del Reino Unido para producir en masa empresas fantasmas anónimas registradas en el Reino Unido y ayudarlas a establecer cuentas en bancos bálticos corruptos. Solo nueve agencias establecieron 2.447 empresas que se encuentran en los archivos de FinCEN.

● Los banqueros de Danske Estonia implicados en un escándalo de lavado de dinero de 230.000 millones de dólares dirigían una empresa secundaria secreta para ayudar a establecer empresas fantasma en el Reino Unido al por mayor para clientes bancarios anónimos. 

● HSBC continuó transmitiendo dinero para presuntos lavadores de dinero y un esquema Ponzi internacional.

● En 2014, un grupo de trabajo de Estados Unidos recomendó que el Departamento del Tesoro designara al conglomerado de oro Kaloti Jewellery Group, con sede en Dubai, como una amenaza de lavado de dinero según la Ley Patriota de ese país, pero el gobierno no actuó.

● Los bancos reportaron más de US$4.800 millones entre 2009 y 2017 en transacciones sospechosas con vínculos con Venezuela. Casi el 70% de ese monto tenía como partido a una entidad del gobierno venezolano, como el Ministerio de Hacienda o la petrolera estatal.


 

"Todo el mundo lo está haciendo mal"

FinCEN condenó la filtración de los documentos, negándose a comentar sobre el contenido de los informes de actividad sospechosa (SAR) y diciendo que había remitido el asunto al Departamento de Justicia y al inspector general del Tesoro.

"Como FinCEN ha dicho anteriormente, la divulgación no autorizada de SAR es un delito que puede afectar la seguridad nacional de los Estados Unidos, comprometer las investigaciones policiales y amenazar la seguridad de las instituciones y las personas que presentan dichos informes", dijo la unidad de inteligencia financiera en un comunicado.

Primer comunicado de FinCEN, 1° de septiembre de 2020

Pocos días antes de que se publicara la investigación de FinCEN Files, FinCEN anunció que estaba buscando comentarios públicos sobre enmiendas regulatorias para requerir que las instituciones financieras sujetas a leyes contra el lavado de dinero mantengan un programa contra el lavado de dinero “efectivo y razonablemente diseñado”. La agencia dijo que los cambios tenían la intención de "modernizar el régimen regulatorio para abordar las amenazas cambiantes del financiamiento ilícito" y mejorar la "efectividad y eficiencia de los programas contra el lavado de dinero".

Matt Lloyd, portavoz de la División de lo Penal del Departamento de Justicia, dijo: “El Departamento de Justicia mantiene su trabajo y mantiene su compromiso de investigar y enjuiciar agresivamente los delitos financieros, incluido el lavado de dinero, dondequiera que los encontremos”.

Segundo comunicado de FinCEN, 16 de septiembre de 2020

JPMorgan, HSBC y otros grandes bancos niegan las irregularidades sistemáticas y dicen que están trabajando para mejorar sus programas para prevenir el lavado de dinero y detectar a los clientes involucrados en actividades delictivas.

“A partir de 2012, HSBC se embarcó en un viaje de varios años para revisar su capacidad para combatir el crimen financiero”, dijo Heidi Ashley, portavoz del banco. "HSBC es una institución mucho más segura de lo que era en 2012."

Un portavoz de Standard Chartered dijo que las autoridades de Estados Unidos y el Reino Unido habían reconocido públicamente que el Grupo había experimentado "una transformación integral y positiva en los últimos años".

JPMorgan, HSBC y otros grandes bancos niegan las irregularidades sistemáticas y dicen que están trabajando para mejorar.

“En 2019 monitoreamos más de 1.200 millones de transacciones para detectar posibles actividades sospechosas y examinamos más de 157 millones de transacciones para verificar el cumplimiento de los requisitos de sanciones aplicables. La realidad del sistema financiero global es que siempre habrá intentos de lavar dinero y evadir sanciones; la responsabilidad de los bancos es construir sistemas de control y monitoreo efectivos y trabajamos en estrecha colaboración con los reguladores y las fuerzas del orden para llevar a los perpetradores ante la Justicia".

Pero incluso los altos funcionarios reconocen que, sean cuales sean sus méritos, el sistema simplemente no funciona para frenar el flujo de dinero sucio.

“A todo el mundo le va mal”, reconoció David Lewis, jefe del Grupo de Acción Financiera sobre Blanqueo de Dinero, con sede en París, en una entrevista con ICIJ.

Los archivos de FinCEN sirven sobre todo para resaltar cómo los bancos encargados de detener la actividad sospechosa realmente se benefician enormemente de ella.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5163

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.