jueves 12 de diciembre de 2019 | Suscribite
POLITICA / Causas, abogado compartido y negocios
domingo 27 enero, 2019

Jaime Stiuso y Szpolski ya no esconden su vínculo

PERFIL los sorprendió a la salida de un lujoso hotel de Recoleta. Cerca del ex dueño del Grupo 23 aseguran que “son amigos desde hace varios años”.

Galería de imágenes

por Cecilia Devanna


Fotogalería
Cercanos. Conversaron animadamente y luego se fueron en el Fiat 500 del empresario. Foto: cedoc
domingo 27 enero, 2019

Un auténtico cambio de tiempo es lo que viven Antonio "Jaime" Stiuso y Sergio Szpolski, quienes, lejos de esconderse, como supieron hacer en otra época, se muestran sin tapujos en público. El vínculo entre el ex hombre fuerte de la inteligencia local y el ex propietario del Grupo 23 quedó expuesto ante los ojos de PERFIL en el hall de entrada de un hotel de la calle Posadas, en el barrio de Retiro. Fue en el anochecer de un domingo de enero, cuando ambos se retiraban del lugar tras haber compartido un encuentro en el bar de la planta baja del Sofitel Buenos Aires. Vestidos de sport charlaban animadamente y se fueron a bordo del Fiat 500 blanco perlado de Szpolski. Una imagen impensada un tiempo atrás.

Durante los minutos que PERFIL fue testigo de la charla entre ambos, tanto Stiuso como Szpolski se mantuvieron fieles a la imagen pública que hay de cada uno de ellos. Szpolski hablando y gesticulando. Stiuso mesurado, asintiendo o comentando brevemente. Sus looks completaban esa impresión: Szpolski en bermudas, remera y zapatillas deportivas; Stiuso, más sobrio con chomba blanca, jeans y campera colgada en la espalda desde su dedo índice.

Son amigos desde hace varios años, también con Javier Fernández –hombre cercano a Stiuso y miembro de la Auditoría General de la Nación (AGN)–”, confirmaron cerca de Szpolski. “Son parte de un grupo más grande de amigos, no es que son los tres chanchitos”, describieron ante la insistencia de PERFIL. La amistad de Stiuso y Fernández ya era conocida e incluso el miembro de la AGN apareció mencionado en los cuadernos de Centeno como “Javier, de Inteligencia”.  

Stiuso y Szpolsky2_20190127

Stiuso supo acumular varios frentes judiciales durante el kirchnerismo, pero la mayoría ya quedaron desactivados. En tanto, Szpolski acumula expedientes en distintos fueros, como en el Penal Económico. Allí, en diciembre pasado fue procesado y embargado por orden del juez Juan Galván Greenway en 600 mil pesos. Fue por retención indebida de aportes a los impuestos a la seguridad social, de la empresa Milione. Se trató de la segunda vez que Szpolski fue procesado por el mismo magistrado. La anterior oportunidad fue apenas un mes antes, por el mismo delito, pero a sus ex empleados en la imprenta Poligráfica del Plata. En esa oportunidad, el embargo fue de 7, 5 millones de pesos.

Szpolsky también fue socio de Richarte, ex n° 2 de la ex SIDE y actual vice de Boca

Se trata de expedientes que comenzaron por una presentación en la AFIP, con la gestión del macrismo. A pesar de los problemas que acumuló, cerca de Szpolski sostienen que está tranquilo, porque los pagos que se le reclaman "se hicieron a través de canje por publicidad oficial".

En octubre, Szpolski fue indagado por Claudio Bonadio en el marco de los cuadernos de las coimas, pero luego el magistrado se desprendió de ese tramo de la causa –que incluía a la cúpula de La Cámpora– y lo envió a sorteo. Desde entonces, esa parte es investigada por el juez Sergio Torres.

Vínculos. El valor de la imagen de Stiuso y Szpolski parece aún mayor si se tiene en cuenta que, tal como reveló PERFIL en julio de 2016, el ex dueño del Grupo 23 dejó los medios para dedicarse en ese entonces a una compañía de seguridad en la que se mezclaban espías y ex altos rangos del ejército israelí.

Ante la consulta sobre vínculos comerciales entre Szpolski y Stiuso, cerca del primero los niegan de plano e insisten en que solo los une una amistad. Por otro lado, el indicio anterior de la cercanía entre ambos, sobre la que mucho se había hablado, pero hasta ahora no se había podido obtener una imagen, fue que a fines de octubre pasado, cuando Szpolski se presentó en indagatoria en el marco de los cuadernos de las coimas su abogado fue el histórico defensor de Stiuso.

Stiuso y Szpolsky_20190127

La cercanía de Szpolski con el mundo de los servicios de inteligencia no termina en Stiuso. También es amigo del ex número dos de la inteligencia durante la Alianza, Darío Richarte, y de Juan José Gallea, encargado del área de finanzas durante ese mismo período en la entonces SIDE y en la actual Agencia Federal de Inteligencia (AFI). De hecho, mientras Szpolski manejó su multimedios, Gallea fue una especie de CEO del Grupo. Y su desembarco allí fue a través de Richarte, quien hasta diciembre de 2014 fue abogado del Grupo 23.

Pese al vínculo que existe entre Szpolski, Richarte y Gallea, y que estos dos últimos tuvieron en algunas de sus empresas como empleada a la esposa de Stiuso, María Cecilia Rossero, cerca del empresario afirman que no todos forman parte de un mismo grupo. “Con Darío, por ejemplo, Sergio se ve en Cariló si van para allá y con Antonio, por otro lado, no son todos amigos”, afirman negando el presunto vínculo entre todos.

También tienen el mismo abogado defensor

Esas cosas no se dicen”, dijo entre risas una fuente consultada cuando PERFIL preguntó si había sido Stiuso quien le recomendó al ex empresario de medios el nombre de su abogado, Santiago Blanco Bermúdez. Sin embargo, la misma fuente descartó que haya sido el ex espía quien sugirió el nombre de su hombre de confianza para que represente a Szpolski en la causa de los cuadernos, donde fue indagado por Claudio Bonadio.

Blanco Bermúdez es un hombre de bajísimo perfil, respetado y apreciado por buena parte de Comodoro Py. Con paso por el Poder Judicial como fiscal varios años atrás, Blanco Bermúdez fue el más celoso guardián del nombre de Jaime Stiuso, en especial durante 2015, donde se produjo la mayor cantidad de embates en su contra en pleno enfrentamiento con el kirchnerismo. Fue allí que Stiuso sumó varias denuncias en el fuero federal así como en el Penal Económico. Blanco Bermúdez se presentaba para responder por su cliente, que por entonces estaba en Estados Unidos.

Stiuso perdió la fobia a los flashes y ahora busca demostrar que fue ‘perseguido político’

Fue también con Blanco Bermúdez, con quien Stiuso se presentó en septiembre pasado para una audiencia en la Cámara Federal de Apelaciones, en la que buscó reabrir una denuncia contra Gustavo Vera, titular de la ONG La Alameda, por presunto tráfico de influencias.

El ex hombre fuerte de la inteligencia habló con PERFIL y se refirió a los llamados “cuadernos de las coimas”. Sostuvo que su nombre no figura, a pesar de que fue mencionado por el ex juez Oyarbide, quien aseguró que él y Fernández lo habían “apretado el cogote” para que cerrara un expediente por presunto enriquecimiento ilícito de Néstor y Cristina Fernández de Kirchner en 2009.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4841

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.