martes 19 de octubre de 2021
AGRO Agronegocios
23-09-2021 10:30
23-09-2021 10:30

La inversión en la compra de un campo se puede recuperar a los 76 años

Néstor Roulet realizó el cálculo de recuperación de inversión en esquemas agrícolas, ganaderos y mixtos.

23-09-2021 10:30

Recuperar la inversión en un campo agrícola podría demorar hasta 76 años, de acuerdo con un análisis realizado por el productor agropecuario y ex secretario de Agregado de Valor, Néstor Roulet.

Para el cálculo, Roulet realizó un cálculo sobre la base del Margen Neto por hectárea de un campo y el valor del mismo. Se tiene en cuenta una inversión de US$ 2.000.000, lo que implicaría 160 has Norte de BsAs, 170 has en el Centro Este de Córdoba, 650 has en la Cuenta del Salado, 1.200 has al Centro Sur de Corrientes, 2.000 has La Pampa/San Luis y 250 has al sur de Córdoba.

 

Para llegar al Margen Neto, los campos se dividieron en agrícolas, ganaderos y mixto (50% agrícola y 50% invernada) y se restaron el costo de infraestructura e impositivoal Margen Bruto. 

Según el estudio, un campo agrícola que vale $2.720.000 por hectárea, genera un margen Neto de $36.432, por lo cual se necesitarían 76 años para recuperar la inversión. En el caso del Centro Este Córdoba, se precisarían 63 años para un establecimiento de $2.200.000 la hectárea, cuyo Margen neto es de $35.123.

Campos ganaderos

En un planteo de cría ganadera en la Cuenca del Salado en un campo de $555.000 por hectárea, la recuperación demoraría 60 años, mientras que en la región Semiárida (San Luis y La Pampa) se necesitan 66 años, con un valor de la tierra de $185.000 y un Margen Neto de $2.672.

Por su parte, en un esquema mixto de producción en el sur de Córdoba de $1.480.000 la hectárea, la recuperación tomaría 60 años con un margen neto de $24.581.

Roulet sostiene que “aunque la rentabilidad sea baja, para un inversor que no es del sector (aue no vive de su explotación), el conservar su capital y tener una potencialidad de renta hacia el futuro, hace que en definitiva la inversión sea atractiva”.

Y añade: “No es malo que alguien de afuera invierta en el sector, por lo contrario, esta inyección de dinero hará que no solo el sector sino el país pueda seguir creciendo. Lo que si cuestiono es que el Estado se quede con más del 80% de la renta del campo, lo que hace indudablemente que a los actores del mismo sector le sea más difícil crecer”.

El economista considera que si bajaran las “retenciones” y algunos impuestos distorsivos (Ingresos Brutos, al cheque) “con seguridad un productor compraría el mismo capital tierra que el que explota, en la mitad del tiempo actual.”

LM