Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 18 de octubre de 2018 | Suscribite
BLOOMBERG /
jueves 9 agosto, 2018

México: AMLO propone cambiar la política de seguridad

En lugar de librar una guerra contra el crimen, su administración buscará reducir el crimen violento atacando sus raíces, que él identifica como pobreza, corrupción e impunidad.

Galería de imágenes

Daniela Guzmán


Fotogalería
Andres Manuel Lopez Obrador Foto: Bloomberg

Andrés Manuel López Obrador, quien obtuviera una aplastante victoria en las elecciones presidenciales de México el mes pasado, planea usar ese mandato para trazar un nuevo rumbo y enfrentar el aumento que han registrado los crímenes violentos durante la última década en todo el país.

Conocido como AMLO, el presidente electo de 64 años propone una salida simple pero radical de las políticas de lucha contra el crimen de sus predecesores. En lugar de librar una guerra contra el crimen, su administración buscará reducir el crimen violento atacando sus raíces, que él identifica como pobreza, corrupción e impunidad.

Los escépticos podrían considerarlo ingenuo, pero los mexicanos están cansados ​​de los niveles récord de derramamiento de sangre y la respuesta a su agenda para el crimen y la seguridad de una audiencia de familias de víctimas de crímenes esta semana sugiere que están abiertos a un nuevo enfoque.

Hablando en Ciudad Juárez, donde 26 personas fueron asesinadas en un período de 24 horas la semana pasada, les dijo a sus oyentes que se enfocará en el crecimiento del trabajo y oportunidades económicas para que los jóvenes mexicanos no tengan que recurrir al crimen. También se comprometió a flexibilizar el sistema de justicia penal, incluida la posibilidad de un programa de amnistía, con el objetivo de reconstruir la sociedad civil. Para cuando terminó sus comentarios, seis personas más habían muerto en la ciudad de aproximadamente 1,3 millones de personas en la frontera de Estados Unidos con México.

"No se puede enfrentar la violencia con la violencia. No olvidaremos, pero vamos a perdonar", dijo López Obrador el martes por la tarde mientras lanzaba lo que ha llamado un foro público de construcción de la paz, una idea que abogó durante su campaña presidencial.

López Obrador toma posesión de su cargo durante la era más violenta en la historia moderna de México. El total de asesinatos en 2017 fue el más alto que se haya registrado, de más de 31.000, y 2018 probablemente sea aún peor dado el aumento del 16 por ciento en la tasa de homicidios durante la primera mitad de 2018 frente al mismo período de 2017.

Sin embargo, el aumento de la violencia no es reciente. El entonces presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva militar en contra del crimen organizado en 2006 con el objetivo de capturar a los señores de la droga como Joaquín "El Chapo" Guzmán. Durante más de una década, los militares se enfrentaron a los ejércitos del cártel y los capos de la droga, fraccionando las organizaciones criminales a medida que aumentaba la violencia. De 2006 a 2017 hubo un estimado de 235.000 homicidios en México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

"AMLO reconoce que la estrategia de seguridad pasada ha fallado por completo", dijo Eduardo Arcos, analista asociado enfocado en México de Control Risks. "El país es cada vez más violento después de dos períodos de seis años", dijo, refiriéndose a Calderón y al presidente saliente Enrique Peña Nieto, quien continuó con las políticas contra el crimen de Calderón y fortaleció el papel de los militares en la aplicación de la ley.

"Este es un buen indicador del cambio en el enfoque de seguridad, pero nos faltan detalles sobre los mecanismos concretos", dijo Arcos.

López Obrador enfrenta altas expectativas de su electorado para hacer que México sea más seguro. En una encuesta del 23 de julio, el 65 por ciento de los participantes dijo que espera que la seguridad mejore bajo AMLO, según la firma de análisis político con sede en Ciudad de México Consulta Mitofsky.

López Obrador dice que pasará de la confrontación militar dura a las políticas socioeconómicas para brindar oportunidades económicas a los jóvenes y erradicar la corrupción. Alejandro Hope, un consultor de seguridad con sede en Ciudad de México, considera que las ideas de López Obrador están en el camino correcto para mejorar en el largo plazo, aunque no harán mucho para reducir la violencia en el corto plazo.

"El país está cansado de la violencia", dijo Hope. "Pero un enfoque de justicia transicional es judicialmente complicado y políticamente explosivo; no sé si han calibrado ese costo", dijo Hope.

’Mandato de seguridad’

La evolución de la epidemia de violencia en México ha atrapado a ciudades mexicanas que alguna vez gozaron del auge del turismo como Acapulco, y centros industriales como Tamaulipas, Veracruz y Tabasco, que son ejes de la industria energética. Estados como Puebla y Guanajuato han sido víctimas de robos en oleoductos de petróleo y los ladrones, conocidos como ’huachicoleros,’ audazmente comenzaron a bloquear las carreteras que conducen a la capital. Han proliferado otros tipos de delitos como la extorsión, la trata de personas y el tráfico de personas.

López Obrador, quien asume el cargo el 1 de diciembre, tiene casi cuatro meses para desarrollar su agenda de seguridad, pero el foro de paz responde directamente al clamor de su base. A medida que aumentan las bajas civiles, surgen organizaciones de la sociedad civil como México Unido Contra la Delincuencia para ayudar a las víctimas del crimen organizado construyendo un puente hacia las instituciones estatales que tienen algún poder para reparar a las víctimas y sus familias.

De acuerdo con Lisa Sánchez, directora de México Unido Contra la Delincuencia, el foro sobre la pacificación nacional podría funcionar, pero debería ir acompañado de reformas claras en la gobernanza judicial, que debería poner más énfasis en la investigación que en la confrontación.

"Los políticos a menudo generalizan la violencia, llamándola ’casos aislados’", dijo Sánchez. "Las víctimas quieren ser reconocidas y quieren que el estado cumpla con su mandato de seguridad, que es central en la promesa de López Obrador de combatir la corrupción".

El miércoles por la tarde, López Obrador regresó a Ciudad de México para aceptar oficialmente el título de presidente electo. En un discurso televisado, destacó la importancia de reducir la corrupción y la impunidad una vez que asuma la presidencia.

"Nuestro objetivo es reformular la política de seguridad que se basa casi exclusivamente en el uso de la fuerza", dijo López Obrador en un discurso televisado.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4421

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.