martes 15 de junio de 2021
BLOOMBERG
17-01-2020 09:48

Bonos emergentes sensibles ante alza del petróleo

La rápida recuperación de los bonos de los mercados emergentes este mes sugiere que los inversionistas no están preocupados por otro recrudecimiento en las tensiones de Medio Oriente. Sin embargo, quienes se preocupan por la reanudación de las hostilidades deben buscar la exposición de Rusia y Tailandia y evitar los valores de Turquía y Sudáfrica, según un análisis de Bloomberg.

17-01-2020 09:48

La rápida recuperación de los bonos de los mercados emergentes este mes sugiere que los inversionistas no están preocupados por otro recrudecimiento en las tensiones de Medio Oriente. Sin embargo, quienes se preocupan por la reanudación de las hostilidades deben buscar la exposición de Rusia y Tailandia y evitar los valores de Turquía y Sudáfrica, según un análisis de Bloomberg.

Un estudio de la relación entre los aumentos excesivos en los precios del crudo y los movimientos en los diferenciales de bonos a cinco años de los mercados emergentes sobre los bonos del Tesoro mostró que los países importadores netos de petróleo y los que sufren dobles déficits son más vulnerables. Por el contrario, las economías con un sólido superávit en cuenta corriente y los exportadores netos de petróleo se vieron menos afectados por un aumento en el crudo.

Los diferenciales de Turquía y Sudáfrica siguieron los precios del petróleo al alza de manera más constante, mientras los de Rusia y Tailandia se movieron en la dirección opuesta gran parte del tiempo. El análisis cubre ocho períodos de 2012 a 2019 cuando los futuros de Brent a un mes repuntaron en un promedio cercano a 20% en apenas tres y hasta 69 días.

El asesinato del general iraní Qassem Soleimani por parte de Estados Unidos y los ataques aéreos vengativos de Irán contra una base conjunta estadounidense-iraquí elevaron los futuros de Brent hasta un 8% en cuatro días a principios de enero. Los activos de riesgo se agotaron rápidamente, y los rendimientos de los bonos de los mercados emergentes se ampliaron en Turquía y Sudáfrica, mientras se contraían en Tailandia y Corea del Sur.