jueves 27 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
martes 21 enero, 2020

Burbuja de Davos devora a quienes intentan romperla: L. Laurent

“Davos no es una cosa. Hay muchos Davoses en Davos”. Esta meditación similar a un haiku en la reunión anual suiza —conocida por predicar el evangelio del capitalismo de las partes interesadas con delicadeza en un contexto de hotdogs de US$43, habitaciones de hotel de US$10.000 y varios cientos de viajes en avión privado— podría haber venido de cualquiera de sus asistentes ricos, poderosos y felizmente inconscientes.

Lionel Laurent

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
martes 21 enero, 2020

“Davos no es una cosa. Hay muchos Davoses en Davos”. Esta meditación similar a un haiku en la reunión anual suiza —conocida por predicar el evangelio del capitalismo de las partes interesadas con delicadeza en un contexto de hotdogs de US$43, habitaciones de hotel de US$10.000 y varios cientos de viajes en avión privado— podría haber venido de cualquiera de sus asistentes ricos, poderosos y felizmente inconscientes.

Que provenga de un cofundador del movimiento anticapitalista Occupy Wall Street, Micah White, como parte de una larga explicación de por qué asiste a Davos este año, dice mucho sobre por qué la tienda de campaña más grande del capitalismo global aún sigue activa, incluso en una era de indignación populista. La burbuja de Davos está resultando ser bastante buena para tragarse a quienes les gustaría reventarla, aunque justifica su cinismo.

Seamos sinceros, se suponía que Davos ya había sido "cancelado". El evento del año pasado parecía un largo discurso de sentimientos de culpa, con multimillonarios que rechazan torpemente ideas como impuestos más altos para los ricos. Sir David Attenborough le dijo a una audiencia atestada de usuarios de aviones privados que "el Jardín del Edén ya no existe", y el historiador Rutger Bregman se volvió viral con su descripción de Davos como una tertulia hipócrita. "Dejen de hablar de filantropía y empiecen a hablar de impuestos", reprendió a los asistentes.

En fin, este año, Davos está de vuelta —menos Bregman— y es más Davos que nunca. Los aviones privados siguen volando, solo que ahora se les pide que llenen sus estanques con "combustible de aviación sostenible". El organizador de Davos, Klaus Schwab, aún da la bienvenida a poderosos directores ejecutivos, pero se ha asegurado de pedirles que se comprometan a una economía cero carbono neto para 2050. Las habitaciones se pintarán con fuentes renovables como algas. Las alfombras estarán hechas de redes de pesca y pelusas al final de su vida útil. Y para que nadie piense que los debates que se ofrecen se han vuelto más modestos, hay 25 paneles bajo la pancarta "Cómo salvar el planeta".

Davos no solo es bueno para el lavado ecológico de los globalistas. También es bueno para cooptar a los populistas. La reunión se percatado astutamente de que ofrecer un escenario a una multitud en contra de Davos puede funcionar a su favor. Micah White, por su parte, está emocionado por estar inmerso en "la reunión más poderosa del mundo". Dará una conferencia ante una multitud de dinero y políticos que una vez quiso aplastar sobre cómo convertir "la protesta en progreso". "Habrá otras incongruencias: Greta Thunberg pisará las mismas tablas que Donald Trump; Bruno Le Maire de Francia promoverá un impuesto sobre las empresas tecnológicas frente a Sundar Pichai de Google.

Esta apariencia de neutralidad exclusiva es lo que Davos claramente quiere promover como su propuesta de valor, en lugar de ser simplemente una versión hipereficiente de LinkedIn. "Reunimos a personas influyentes y esperamos que usen su influencia de manera positiva", dijo Schwab al New York Times. O, en otras palabras: todos los que importan están aquí, incluso si no están de acuerdo, Davos gana al final. Al igual que una versión alpina de Soho House, Davos es un club (sin fines de lucro) que vive y muere según su lista de invitados. La descripción de White de "muchos Davoses" incluye reuniones secretas en la trastienda que no se filman, un Davos dentro de Davos, en otras palabras.

Esto parece intuitivamente extraño en una era de activismo político y redes sociales, cuando los boicots parecen surgir de la nada y causar serios daños a la marca. ¿No podría Davos ser simplemente reemplazado? El autor Anand Giridharadas sugirió que los verdaderos benefactores no tendrían ningún motivo para deambular en una tienda de multimillonarios. En cambio, podrían trabajar a través de las Naciones Unidas para crear una nueva conferencia mundial. “Podríamos crear un nuevo organismo. Podríamos hacerlo rotar entre ciertos países”, dijo a Project Syndicate el año pasado.

Es un punto interesante: “podríamos”. Pero las versiones nacionales de Davos, como las promovidas por Francia o Arabia Saudita, no han logrado ser tan neutrales o tan exclusivas como el original. Quizás crear un nuevo Davos no sea tan fácil como parece. O tal vez Davos es simplemente muy bueno como para proteger su marca. En 2018, la conferencia advirtió a los imitadores que "usaría todos los medios para proteger la marca Davos contra la apropiación ilícita". Ha conservado su imagen como un escenario verdaderamente global, incluso con incidentes como la prohibición de los empresarios rusos a los que se aplican sanciones (más tarde eliminada) muestra cómo no está libre de la política.

La advertencia final de White a los críticos de Davos es bien dirigida: "Rechazar Davos es fácil cuando uno no ha sido invitado a asistir". (Esto se aplica realmente a los suyos). Quizás la tienda más exclusiva del mundo solo caerá cuando amplíe su membresía a todos los que lleguen. Hasta entonces, espere que los aviones privados sigan volando con combustible sostenible.

(Una división de Bloomberg LP, la empresa matriz de Bloomberg News, organiza su propio evento, el Foro de la Nueva Economía, que se ha celebrado en Singapur y Pekín).


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4918

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.