martes 26 de mayo de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
miércoles 25 marzo, 2020

COVID se nutre del vacío político latinoamericano

A la medianoche del 17 de marzo, Paraguay cerró el Puente de la Amistad a Brasil. Fue la primera vez en más de medio siglo que el tránsito se detuvo en el emblemático enlace terrestre entre los dos vecinos sudamericanos, donde cada año cruzan 1,5 millones de personas. Brasil cerró sus fronteras terrestres con ocho países vecinos, mientras Colombia prohibió todos los vuelos entrantes durante un mes, ya sean extranjeros o nacionales colombianos.

Mac Margolis

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
miércoles 25 marzo, 2020

A la medianoche del 17 de marzo, Paraguay cerró el Puente de la Amistad a Brasil. Fue la primera vez en más de medio siglo que el tránsito se detuvo en el emblemático enlace terrestre entre los dos vecinos sudamericanos, donde cada año cruzan 1,5 millones de personas. Brasil cerró sus fronteras terrestres con ocho países vecinos, mientras Colombia prohibió todos los vuelos entrantes durante un mes, ya sean extranjeros o nacionales colombianos.

Con el nuevo coronavirus en marcha, el cierre es parte de la nueva normalidad global. El peligro en América Latina es que este tipo de medidas radicales alimenten la tentadora ilusión de que los muros, la obstinación y el nativismo son la forma de vencer una amenaza que ya es omnipresente y surge en medio de la torpeza oficial y el oscurantismo complaciente a la multitud.

Por supuesto, cada país debe tomar medidas enérgicas para combatir la propagación del brote y la aflicción económica que traerá. A principios de marzo, mucho antes de que la mayoría de los jefes de estado latinoamericanos impusieran bloqueos, el COVID-19 ya se había vuelto nativo, no propagado por los viajeros internacionales que regresaban, sino por la aceleración de la infección comunitaria.

Sin embargo, la brecha en un hemisferio es arriesgada, y no solo porque la fortuna de América Latina aumenta o disminuye en el intercambio de bienes, turismo y servicios. Todo el continente americano es una región donde la cooperación internacional, las instituciones multilaterales y la diplomacia han marcado reiteradamente la diferencia entre el bienestar social y las dificultades.

Desafortunadamente, una amenaza importada es un regalo para los líderes nacionales que ya enfrentan un quiebre en la credibilidad y los índices de aprobación se derrumban. "La mayoría de los líderes de la región ya estaban en serios problemas, con la desaceleración de las economías, las presiones sociales y las protestas que los obligaron a realizar un análisis introspectivo", dijo Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano. "Con las fronteras cerrándose en todas partes, el coronavirus solo ha acentuado ese instinto".

Entrar en un agazapamiento político no ayudará. "La emergencia actual tiene todo para hacer que los nacionalistas a cargo sean aún más aislacionistas", dijo Monica de Bolle, investigadora principal del Instituto Peterson para la Economía Internacional. "Ese es un gran problema porque la economía mundial ya se dirige a una gran caída, y los líderes que quieren actuar por su cuenta solo terminarán aumentando el costo de la pandemia, a nivel económico y en términos de salud pública".

De hecho, la historia reciente de América Latina tiene buenos ejemplos de instituciones multilaterales que avanzan para mantener el funcionamiento de los mercados regionales y amortiguar el golpe de la recesión. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo ayudaron a mitigar la crisis de la deuda de América Latina en las décadas de 1980 y 1990. A raíz del colapso financiero de 2008, el estímulo fiscal internacional coordinado impidió la caída de los precios regionales de los productos básicos, y la Reserva Federal de Estados Unidos permitió a los bancos centrales extranjeros cambiar sus monedas inestables por dólares y evitar una crisis internacional de liquidez.

Los pactos multinacionales contra los sobornos y el lavado de dinero resultaron cruciales para los fiscales locales que se esfuerzan por llevar a los sinvergüenzas políticos y sus facilitadores corporativos ante la justicia. La reciente reelección del secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, quien dirigió una reprimenda hemisférica contra el autócrata venezolano Nicolás Maduro y sacó de competencia al candidato de Maduro para el puesto, es una señal de que los compromisos regionales con la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos siguen siendo importantes.

Sin embargo, hay signos de desorden y políticas desarticuladas en todas partes. Temiendo el ataque del virus, los legisladores ecuatorianos están presionando por una moratoria de la deuda. Las autoridades bolivianas están sopesando un estado de sitio para hacer cumplir una cuarentena en todo el país que muchos temen traerá aún más dificultades a una de las naciones más pobres de América del Sur. Los disturbios cobraron 23 vidas en una prisión colombiana el domingo cuando reclusos en celdas superpobladas entraron en pánico por el próximo contagio. El Salvador, invocando salvaguardas de salud, suspendió unilateralmente los vuelos entrantes de sus deportados desde Estados Unidos, que Washington había mantenido a pesar del brote.

La clase política podría seguir el ejemplo de la comunidad de la salud, que durante mucho tiempo ha buscado a través de las fronteras el apoyo institucional, las mejores prácticas y el conocimiento. Hace dos décadas, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. se unieron con éxito a su homólogo mexicano para detectar y tratar a los migrantes en busca de tuberculosis, una enfermedad olvidada que gracias a los bacilos resistentes a los medicamentos que había regresado, una iniciativa eclipsada por la administración Trump que habla de un muro fronterizo como el mejor profiláctico.

Los CDC también ayudaron a los países de América a desarrollar una red de inteligencia epidémica para identificar y rastrear enfermedades nuevas y reemergentes. Un legado de ese esfuerzo es el EPISUS de Brasil, una rama del audaz y carente sistema de salud universal, cuyo cuerpo de estudiosos e investigadores de campo está vigilando el coronavirus mientras barre la nación más grande de la región. La Organización Panamericana de la Salud ha organizado varias campañas nacionales de vacunación en toda América, una iniciativa crucial en un momento de sarampión resurgente y soberbia contra la vacuna. También aportó experiencia e investigación a las naciones que luchan contra los flagelos transmitidos por mosquitos como el zika y especialmente la fiebre crónica del dengue, que enfermó a más de 3 millones de personas en el continente americano y mató a 1.538 el año pasado.

Lo que falta es una estrategia para conectar los puntos. Sí, América Latina celebra decenas de reuniones sobre vacunación y enfermedades recurrentes como el dengue, pero no tiene un programa regional de respuesta y crisis. "La creación de un mecanismo de estilo G20 para el COVID-19 —y futuras pandemias— debería ser el primer punto de la agenda", me dijo Robert Muggah, que estudia gobernanza y seguridad global en el Instituto Igarapé con sede en Brasil.

Aquí es donde el vacío de liderazgo en América Latina se torna crítico. "La región está fracturada ideológicamente, con conservadores en el poder en Brasil, Colombia y Chile e izquierdistas dirigiendo Argentina y México", dijo Benjamin Gedan, asesor principal del Proyecto Latinoamericano en el Centro Wilson. “Esto ha provocado un juego tragicómico de sillas musicales, cuando México abandona el Grupo de Lima, Uruguay regresa al Tratado de Río, Brasil abandona la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC), y así sucesivamente. Cuando se trata del multilateralismo, América Latina nunca ha estado a la altura de sus elevadas aspiraciones, y la historia de la región está llena de acrónimos náufragos”.

¿Puede el desastre enfocar las mentes de los líderes? Es cierto que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha criticado constantemente la enfermedad, incluso cuando esta se extendió por el país y contaminó a 22 de sus propios ayudantes. Sin embargo, Martin Vizcarra, de Perú, actuó con decisión, escuchó a expertos en salud y contactó a Pekín, no solo para pedir consejo, sino también para construir su propio hospital prefabricado al estilo Wuhan en la nación andina antes del brote.

"En tiempos de adversidad, aparecen líderes", dijo De Bolle. Esto puede parecer una ilusión, pero complacer al solipsismo político es mucho peor, según De Bolle, quien está escribiendo un libro sobre nacionalismo y desarrollo. "Basta observar la España de la posguerra bajo Franco, un país en ruinas que se apoderó de la autarquía económica, vio que el producto interno bruto se desplomó y tardó décadas en alcanzar al resto de Europa", dijo. "Cada vez que los países intentaron hacerlo solos fallaron terriblemente". Este es un síndrome aún más mortal que el coronavirus.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5007

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.