jueves 01 de diciembre de 2022

Crisis de agua empuja a agricultores de India a nuevos cultivos

En un abrasador día de verano en el norte de India, Ajay Singh se sentó junto a su bomba de agua y escaneó sus cuatro hectáreas de tierras de cultivo. Solía cultivar arroz cada temporada para generar alrededor de 150.000 rupias (US$2.000) al año, muy por encima del ingreso promedio en el segundo país más poblado del mundo.

22-07-2020 00:34

En un abrasador día de verano en el norte de India, Ajay Singh se sentó junto a su bomba de agua y escaneó sus cuatro hectáreas de tierras de cultivo. Solía cultivar arroz cada temporada para generar alrededor de 150.000 rupias (US$2.000) al año, muy por encima del ingreso promedio en el segundo país más poblado del mundo.

Ahora en dos hectáreas y media está cultivando mijo perla, guisantes de vaca, calabaza y maíz, cultivos que consumen aproximadamente 80% menos agua que el arroz, y también usan menos mano de obra, fertilizantes y electricidad. Si bien un programa de conservación de agua le paga por esas plantaciones, sigue siendo una apuesta: a diferencia del arroz, que el gobierno siempre compra a un precio fijo, estos cultivos no tienen un mercado garantizado.

“Estoy asumiendo este riesgo porque me apasiona dejar suficiente agua para las generaciones futuras”, dice Singh desde su granja en Karnal, un área a pocas horas en automóvil al norte de la capital, Nueva Delhi.

Los 1.300 millones de habitantes de India tienen acceso a solo alrededor del 4% de los recursos hídricos del mundo, y los agricultores consumen casi 90% del agua subterránea disponible. A medida que aumentan las temperaturas globales y el uso excesivo del agua agota los recursos existentes, se proyecta que la amenaza para las vidas y las empresas en la tercera economía más grande de Asia crezca.

La escasez de agua ya se está agudizando: casi la mitad de la población del país enfrenta estrés hídrico de extremo a extremo, y alrededor de 200.000 personas mueren cada año debido al acceso inadecuado al agua potable. Alimentada por el cambio climático, la crisis de agua ha obligado al Gobierno del primer ministro, Narendra Modi, a tratar de revertir décadas de prácticas agrícolas establecidas y convencer al bloque de votación más poderoso del país para que cambie los cultivos que siembran. Los consumidores de agua como el arroz y el trigo están fuera, el maíz y las legumbres están adentro.

“Este es solo el comienzo”, asegura Siraj Hussain, exsecretario de agricultura y miembro visitante del Consejo Indio de Investigación sobre Relaciones Económicas Internacionales en Nueva Delhi, sobre el programa al que se han unido agricultores como Singh. “Tarde o temprano, tendrá que ser replicado en todo el país”.

Bloque poderoso

Para Modi, presionar a los agricultores para que cambien es un negocio arriesgado debido a su gran número y poder político. El ingreso agrícola no está sujeto a impuestos en la nación del sur de Asia, y el agua y la electricidad están fuertemente subsidiados. Bajar el precio mínimo al que el gobierno compra granos alimenticios a los agricultores también podría ser contraproducente en las urnas.

Aunque el Partido Bharatiya Janata de Modi domina el Parlamento después de una gran victoria en las elecciones del año pasado, necesita lograr un buen equilibrio entre cambiar a cultivos menos intensivos en agua y garantizar que su gobierno produzca suficientes alimentos para alimentar a los pobres. Eso hace que los incentivos como los que se otorgan a los agricultores como Singh sean una prueba importante para determinar si India puede revertir sus problemas hídricos crónicos.

Si el programa en Karnal es un indicador, la tarea no será fácil.

Pocos agricultores en el distrito de cultivo de arroz, donde el nivel freático ha caído 0,7 metros cada año, están ansiosos por experimentar con nuevos cultivos. En su primer año en Haryana, el proyecto anticipa que alrededor de 100.000 hectáreas cambiarían a cultivos alternativos, pero eso es solo alrededor del 7% de la tierra utilizada para el cultivo de arroz en el estado norteño.

Los agricultores aman el arroz y el trigo principalmente debido a los precios estables y las compras estatales garantizadas. Estos dos alimentos básicos, junto con otro cultivo sediento, la caña de azúcar, se cultivan en el 40% de la superficie agrícola bruta del país, pero consumen alrededor del 80% de su agua de riego. El maíz y el mijo pueden usar menos agua, pero su estabilidad de precios no está probada.

Apuesta agrícola

A la larga, los expertos dicen que la escasez de agua hará que la diversificación de cultivos sea inevitable. Actualmente, India es el mayor extractor de agua subterránea del mundo –más que China y Estados Unidos combinados– y representa casi una cuarta parte del total extraído a nivel mundial. Entre 2000 y 2017, el agotamiento de las aguas subterráneas aumentó hasta en un 23%.

Pero el cambio debe ser manejado cuidadosamente, dice Aditya Pratap Dabas, subdirectora de agricultura y administradora del proyecto Karnal. “Cambiar la mentalidad de los agricultores es el principal desafío en la implementación del programa”.

Las tácticas más pesadas son contraproducentes. A principios de este año estallaron protestas, cuando el gobierno provincial intentó restringir el cultivo de arroz a solo la mitad del área cultivada en algunas partes de Haryana. Los agricultores, algunos respaldados por el partido opositor del Congreso, dijeron que el gobierno no podía privar a los agricultores del derecho a cultivar cosechas que obtuvieran el mejor precio.

Tomará tiempo cambiar la mentalidad de los agricultores, afirma Rajinder Singh, de 61 años, un activista con cuatro décadas de experiencia agrícola que ahora está instando a otros a unirse al programa. “El gobierno debería garantizar la adquisición de estos cultivos, un mayor acceso al mercado y establecer instalaciones de infraestructura como almacenamiento en frío”, dice.

Revolución Verde

La política alimentaria de India se ha centrado en el trigo y el arroz desde la década de 1960, cuando la Revolución Verde cambió el panorama agrícola e hizo que la comida del país fuera autosuficiente por primera vez.

El camino para convertirse en el segundo mayor productor mundial de esos dos granos básicos fue pavimentado con subsidios federales y estatales para fertilizantes, energía y agua. Luego, los gobiernos compraron los cultivos, incluso en tiempos de exceso, a un precio mínimo de apoyo. Para los agricultores de India, estos son hábitos difíciles de romper.

“Los incentivos de diversificación no son mala idea”, dice Ila Patnaik, antigua alta asesora económica del gobierno federal y profesora del Instituto Nacional de Políticas y Finanzas Públicas. “Muchas de estas reformas tendrán que ser demostradas a los agricultores antes de que tengan fe en el gobierno. También debemos dar tiempo para que se desarrollen”.

Para Mahavir Sharma, un agricultor de 63 años en Karnal, fue la escasez de agua en su parte de Haryana lo que lo empujó a comenzar a experimentar con maíz en la quinta parte de sus hectáreas.

“He visto en mi propia experiencia lo rápido que ha caído el nivel del agua; ahora es nuestro mayor problema”, dice Sharma. “Nuestro trabajo motivará a otros. La gente se dará cuenta de que cada gota es importante”.