jueves 05 de agosto de 2021
BLOOMBERG Ecología
23-11-2020 22:29

Una década de normas de aire limpio ayudó a reducir muertes en Europa

Una menor contaminación en Europa por regulaciones ambientales más estrictas durante la década hasta 2018 ayudó a reducir las muertes causadas por enfermedades cardíacas y pulmonares.

23-11-2020 22:29

Una menor contaminación en Europa por regulaciones ambientales más estrictas durante la década hasta 2018 ayudó a reducir las muertes causadas por enfermedades cardíacas y pulmonares, según la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA, por sus siglas en inglés).

Cerca de 60.000 personas menos murieron prematuramente debido a contaminación por partículas finas en 2018, en comparación con 2009, según el informe anual de calidad del aire en Europa de la agencia. Durante esa década, las emisiones se separaron de la actividad económica, lo que significa que ahora hay menos emisiones por cada unidad de producto interno bruto generada cada año.

“Una mejor calidad del aire es una inversión para una mejor salud y productividad para todos los europeos”, dijo Hans Bruyninckx, director ejecutivo de la EEA. “Las políticas y acciones que son consistentes con la ambición de cero contaminación de Europa conducen a vidas más largas y saludables y a sociedades más resistentes”.

Los contaminantes del aire emitidos por los sectores de transporte, fabricación o energía han sido asociados con enfermedades cardiovasculares y respiratorias que causaron alrededor de 417.000 muertes prematuras en 41 países europeos en 2018, según la agencia. Las emisiones de gas del transporte disminuyeron incluso cuando la demanda de movilidad aumentó, mientras que el progreso en la reducción de las emisiones de la construcción y la agricultura ha sido lento.

En 2018, solo Estonia, Finlandia, Islandia e Irlanda tenían concentraciones de partículas finas por debajo de los valores más estrictos de la Organización Mundial de la Salud. Ocho países, entre ellos Italia y Polonia, superaron el valor límite de la Unión Europea para las partículas finas.

Los cierres implementados este año por varios países europeos para contener la propagación de la pandemia de coronavirus llevaron a caídas significativas en la contaminación. Las estaciones de tráfico en España e Italia, que implementaron algunos de los cierres más estrictos, detectaron algunas de las reducciones más pronunciadas, con emisiones de dióxido de nitrógeno a la baja hasta en 70% en algunos lugares. Un modelo estadístico más completo utilizado por la EEA estimó una reducción promedio de la contaminación de aproximadamente 40% en España y aproximadamente 35% en Italia.

Varios estudios científicos en los últimos meses han señalado los vínculos entre el coronavirus y la contaminación del aire. La mala calidad del aire puede causar enfermedades cardíacas y pulmonares que son factores de riesgo de muerte en pacientes con covid-19. Por lo tanto, se espera que la exposición a largo plazo a la contaminación del aire aumente la vulnerabilidad al virus, de la misma manera que estudios anteriores indicaron que la exposición a partículas empeora el impacto de las enfermedades respiratorias, según el informe.