viernes 12 de agosto de 2022

El contraste del cáncer de piel y la exposición al sol: F. Flam

Hay mucha conciencia pública sobre los peligros del cáncer a la piel, pero mucho menos sobre los beneficios de la exposición al sol. Nuestra piel no es solo una cubierta pasiva e inerte. Tomar sol le permite al cuerpo producir vitamina D e investigaciones más recientes sugieren que cuando hay exposición a la luz solar, la piel ayuda a regular la presión arterial.

04-02-2019 15:02

Hay mucha conciencia pública sobre los peligros del cáncer a la piel, pero mucho menos sobre los beneficios de la exposición al sol. Nuestra piel no es solo una cubierta pasiva e inerte. Tomar sol le permite al cuerpo producir vitamina D e investigaciones más recientes sugieren que cuando hay exposición a la luz solar, la piel ayuda a regular la presión arterial.

Es posible que las recomendaciones actuales para mantenerse alejados del sol sean contraproducentes para las personas de piel más oscura, que tienen un menor riesgo de cáncer de piel y un mayor riesgo de hipertensión.

En EE.UU., los afroamericanos son mucho más propensos que los blancos, asiáticos o hispanos a tener hipertensión y sufren un riesgo desproporcionado de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Los médicos han evaluado muchas explicaciones potenciales (estrés, dieta, genes) y una que se pasa por alto desde hace mucho tiempo es cada vez más probable: la falta de exposición al sol.

Los científicos han descubierto que las personas con niveles más altos de vitamina D tienen una presión arterial más baja, pero algunos ahora piensan que la vitamina D no es el principal impulsor de la presión arterial, sino que la luz solar regula la vitamina D y la presión arterial a través de mecanismos separados. En cuyo caso, los suplementos de vitamina D no servirán como un sustituto completo de la luz solar.

La sal fue considerada durante mucho tiempo el principal culpable de la presión arterial alta, ya que puede elevar la presión arterial a niveles peligrosos en personas que ya tienen hipertensión crónica. Sin embargo, no está claro que la sal cause el problema crónico en primer lugar.

La conexión entre la exposición al sol y la presión arterial surgió el mes pasado en una noticia ampliamente compartida para la revista Outside titulada "¿Is Sunscreen the New Margarine? (’¿Es el protector solar la nueva margarina?"). La historia comparó "la aplicación servil de SPF 50" con los cigarrillos "Marlboro 100". Esto es engañoso porque los Marlboro y la margarina son malos para las personas, mientras que el protector solar puede ser bueno para algunas personas para usarlo algunas veces.

La historia inspiró una reacción violenta y no logró convencerme de omitir la protección solar, pero lo que más me llamó la atención fue un tema secundario: la sugerencia de que las recomendaciones actuales para evitar el sol son racistas. No hay evidencia de malicia absoluta detrás del consejo. Es muy probable que sea simplemente un producto de dermatólogos que tienden a centrarse en las enfermedades de la piel. La presión arterial es para otras especialidades. Los dermatólogos ven el daño de la exposición al sol, pero no mucho beneficio. Los médicos centrados en la presión arterial no pensaban en absoluto en la exposición al sol. Y así, el resultado neto para las personas de piel más oscura podría ser un mal consejo sobre la exposición al sol y un consejo irrelevante sobre la presión arterial.

Desde una perspectiva evolutiva, la piel humana se adaptó bien al soleado continente africano. La piel más clara evolucionó como una adaptación parcial a la vida en latitudes más altas, lo que permite a las personas obtener más vitamina D con menos sol. No obstante, ninguno de nosotros está perfectamente adaptado para vivir donde los inviernos son fríos y oscuros.

Para ponerme al día sobre la piel y el sol, consulté con una de las expertas del mundo, la profesora de antropología de Penn State, Nina Jablonski. Es autora de "Skin: A Natural History", y colabora con Richard Weller, la fuente principal de la historia de la revista Outside.

Ella dijo que saltarse el protector solar no es la respuesta. Cualquier persona, sin importar el color, puede sufrir daños en el ADN de las células de la piel si vive en un lugar alto en el hemisferio norte la mayor parte del invierno y luego de repente viaja a México o Costa Rica y no protege su piel. El shock repentino parece ser peor que la exposición constante: las personas que trabajan al aire libre tienen menos probabilidades que los trabajadores de oficina de padecer cáncer de piel mortal. Pero no todos estamos hechos para trabajar al aire libre. Y mientras que los cánceres de piel mortales son raros, el tipo no mortal puede ser complicado de eliminar, especialmente del rostro.

Es probable que haya un punto ideal para la exposición al sol, dijo Jablonski, que equilibraría los riesgos y los beneficios. Ese punto será diferente para las personas de piel más oscura que para aquellos con tonos de piel medios, y aún será diferente para los de piel más clara. Y sí, dijo, la necesidad de una mayor cantidad de luz solar podría explicar, al menos en parte, el hecho de que los estadounidenses de África sufren desproporcionadamente de hipertensión.

Dicho esto, durante la mayor parte del año, correr afuera con la piel expuesta no es muy divertido en los climas del norte como Detroit, Boston o Chicago. Más allá de eso, el sol de otoño e invierno se encuentra en un ángulo desfavorable. Ese sol bajo no nos calienta, y la atmósfera filtra la mayoría de las longitudes de onda beneficiosas. Tal vez algún día la tan difamada cama bronceadora se reconozca de manera responsable, optimizada para mejorar la presión arterial y ayudar a estimular la producción natural de vitamina D. Y para esas vacaciones de invierno o viaje de esquí, todavía habrá un lugar para el protector solar.

En esta Nota