miércoles 14 de abril del 2021
BLOOMBERG
31-01-2020 18:55

El coronavirus no es igual al ébola, y eso es un problema

El ébola mata a la mitad de las personas que lo contraen. El último brote viral preocupante de China, el SARS, mató al 10%.

Michelle Fay Cortez y Robert Langreth
31-01-2020 18:55

El ébola mata a la mitad de las personas que lo contraen. El último brote viral preocupante de China, el SARS, mató al 10%.

El nuevo coronavirus, que se originó en la ciudad china de Wuhan, parece mucho menos mortal, con aproximadamente 2% de muertes entre los 6.000 casos confirmados. Para muchos, la enfermedad es tan grave como un resfriado o una gripe.

Parecen buenas noticias, pero es exactamente lo que preocupa a los científicos y expertos en salud pública que estudian enfermedades infecciosas que van desde lo aterrador hasta lo mundano.

"Estos virus fuertes son muy aterradores y mortales, pero a menos que aterricen en medio del aeropuerto de Heathrow u otro lugar densamente poblado, no es probable que sean duraderos", asegura Jennifer Rohn, directora del centro de biología urológica de University College London y experta en pandemias. “Pasan rápido por la población. Un virus necesita un portador para sobrevivir”. 

En un giro epidemiológico del destino, la suavidad del coronavirus puede ayudar a que se propague sin ser detectado hasta que llegue a las personas más vulnerables. Los expertos están preocupados de que pueda encontrar un "punto" devastador, lo suficientemente leve como para que algunos pacientes sigan con sus rutinas normales y propaguen el virus a lo largo y ancho, provocando un aumento de las muertes. Y si algunos pacientes pueden transmitir el virus cuando tienen síntomas leves o ningún síntoma, como han afirmado los funcionarios chinos, eso socavaría los esfuerzos para detener la transmisión.

El coronavirus se ha comparado con la gripe, que cada año infecta a entre 10 y 50 millones de personas en EE.UU., con decenas de miles de personas muertas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. Es un asesino en serie de modales suaves. La respuesta agresiva para el coronavirus busca evitar que el nuevo patógeno se convierta en un imitador mortal.

"Un virus relativamente leve puede causar mucho daño si mucha gente lo contrae", dijo Michael Ryan, director del Programa de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud, en una sesión informativa el miércoles.

Detrás de las decisiones de bloquear los viajes de decenas de millones de personas en China, aislar los casos sospechosos y poner al público y los trabajadores de salud en alerta máxima, se encuentra una lógica matemática simple pero preocupante: si el nuevo coronavirus infectara de alguna manera a 60 millones de estadounidenses, como lo hizo la gripe porcina en 2009 y 2010, pero con la misma tasa de mortalidad de 2% reportada en China para el nuevo virus, podría matar a más de 1 millón de personas.

"Incluso si solo el 1% de las personas infectadas mueren, si se puede propagar a nivel mundial, serán muchas personas", asegura Christian Althaus, epidemiólogo computacional de la Universidad de Berna en Suiza.

Hasta ahora, la gran mayoría de los 6.000 casos globales del nuevo coronavirus, conocido por ahora como 2019-nCov, han sido contenidos en China.

Pero la enfermedad se ha extendido dentro del país más poblado del mundo, un importante centro de viajes y comercio para la región, y han aparecido casos en Pekín, Shanghái y otros lugares. También hay informes tempranos de propagación en otros países. Cuatro personas en Alemania fueron infectadas por un compañero de trabajo que visitó China y no se enfermó hasta que estuvo en el avión de regreso. En Vietnam, un hombre chino de Wuhan transmitió la enfermedad a su hijo, durante un viaje donde la familia infectada recorrió todo el país en aviones, trenes y taxis.

Dentro de China, el recuento real de casos puede ser mucho más alto de lo que se informó. Según una estimación, la cantidad de infecciones puede haber alcanzado más de 26.000 antes del 28 de enero, según una investigación de la Universidad de Jinan publicada en el sitio web de preimpresión de biología, Biorxiv.

Dentro de China, "lo que nos dicen los números es que esta es una situación muy grave y el virus se está propagando de una manera muy preocupante", asegura Michael Olsterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota. Hasta ahora, parece que "va a ser mucho más difícil de controlar que el SARS".

Los virus están más o menos indefensos por sí mismos. Sin un ser vivo para vivir, no pueden reproducirse ni propagarse. A menudo, ese portador puede ser un animal, y el virus da el salto a las personas que entran en contacto con un reservorio natural de la enfermedad.

Cuando ocurre un brote, aislar a las personas aísla el virus. Las batas y las máscaras de hospital evitan que se propague por el aire o en los fluidos corporales. Las cuarentenas mantienen a las personas enfermas lejos de los nuevos y saludables portadores. El virus perfecto enferma a las personas lo suficiente como para propagarse, sin enfermarlas ni matarlas tan rápido que nunca tengan la oportunidad de transmitirlo.

Durante mucho tiempo se pensó que los coronavirus causaban síntomas similares al resfriado en humanos. Pero en 2002 y 2003, el coronavirus SARS causó más de 8.000 casos y mató a unas 800 personas después de que surgiera en el sur de China, una tasa de mortalidad de aproximadamente 10%. En parte porque la mayoría de los casos fueron graves y fáciles de reconocer, se contuvo en cuestión de meses, a pesar de un periodo inicial de propagación no contenida debido a la lenta respuesta de China. 

"Salud pública pudo controlar el SARS porque el SARS lo permitía, porque se podía reconocer y aislar la enfermedad", asegura Mark Denison, director de enfermedades infecciosas y profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt, quien ha estudiado medicamentos antivirales contra los coronavirus. Las autoridades de salud han señalado que la tasa de mortalidad del último brote, ahora alrededor de 2%, puede disminuir a medida que se descubran más casos leves.

En 2009 y 2010, otro nuevo patógeno, el virus de la "gripe porcina" H1N1, corrió por todo el mundo como un incendio forestal. Eventualmente infectó a casi 61 millones de estadounidenses, aunque fue tan leve que muchos no sabían que la tenían. Aún así, causó más de 12.000 muertes en EE.UU., un número que en realidad es más bajo de lo que normalmente se ve durante una temporada típica de gripe.

"Todavía estamos tratando de averiguar dónde está esto en el espectro entre el SARS –donde la gran mayoría de la transmisión ocurre desde personas muy enfermas– y algo como la gripe", asegura Julie Gerberding, quien fue directora de los CDC durante el brote de SARS y ahora trabaja como directora de pacientes en Merck & Co. “Esto está probablemente en algún punto entre esos dos extremos, pero es demasiado pronto para decir dónde va a caer. Eso también se refiere a las cifras de mortalidad”.

En el brote de coronavirus, más de una quinta parte de los pacientes confirmados han desarrollado enfermedades graves, según cifras del gobierno chino. Muchos son ancianos o tienen condiciones de salud subyacentes que los ponen en mayor riesgo. Pero las personas con casos más leves pueden seguir trabajando, viajando, comprando y propagando el virus. 

"Si se trata de una infección leve que solo en raras circunstancias causa neumonía o muerte, muchas personas probablemente respirarían aliviadas", afirma Amesh Adalja, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore. “Pero a menudo es una compensación. Queremos tenerlo contenido”.

Pase lo que pase con el brote de Wuhan, no será la última vez que un nuevo coronavirus emerge de murciélagos u otros animales y comienza a infectar a las personas. En las últimas dos décadas, el mundo ha lidiado con dos brotes importantes de Ébola, otra enfermedad por coronavirus, MERS, en Medio Oriente, y SARS. Las personas seguirán tropezando con nuevos virus, que los humanos nunca antes habían encontrado y contra los cuales no tienen inmunidad natural, y para los que no se han desarrollado medicamentos ni vacunas. 

"Hay muchas razones para creer que estos eventos continuarán ocurriendo", asegura Mark Feinberg, exejecutivo de vacunas de Merck y presidente de la Iniciativa Internacional de Vacunas contra el SIDA. "Tenemos que tomarlos muy, muy en serio".

En esta Nota