Parcialmente nublado
Temperatura:
9,8º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 18 de agosto de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / MEDIO AMBIENTE
lunes 15 julio, 2019

El problema no son los sorbetes, sino el comportamiento

Raras veces un producto para el consumidor fue tan vilipendiado como el sorbete para las bebidas. Como símbolo del despilfarro humano y nuestro descuidado desprecio por el medio ambiente, son el "villano" casi perfecto.

Scott Kominers

En seis meses, se prohibirá la utilización, entrega y expendio de sorbetes plásticos de un solo uso Foto: Unsplash

Raras veces ha sido un producto para el consumidor tan vilipendiado como el sorbete. Como símbolo del despilfarro humano y nuestro descuidado desprecio por el medio ambiente, los sorbetes son el villano casi perfecto. Se usa un sorbete de plástico una vez, se tira, pero se queda con nosotros para siempre, flotando en el mar o lastimando a la fauna.

Es por eso que algunos gobiernos locales, como el de la ciudad de Buenos Aires o Nueva York, dejaron de permitirlas, junto a otros plásticos de un solo uso. Parece una medida razonable, aun cuando las sorbetes de plástico representan apenas una pequeña parte del volumen total de plástico desechado cada año.

Pero la eliminación de las sorbetes de plástico ofrece un estudio de caso de cómo las soluciones simples pueden ser maléficamente difíciles de implementar, y en ocasiones peores que los problemas que intentaban solucionar. De eso, podemos agradecer principalmente a nosotros mismos y a nuestras peculiaridades de comportamiento.

Veamos un ejemplo: algunos bares y restaurantes reemplazaron sus sorbetes de plástico por versiones metálicas reutilizables. Pero hay un problema, como informó recientemente el New York Post: los clientes siguen llevándose los sorbetes metálicos.

Esto deja a los restaurantes en un problema. En los Estados Unidos, los sorbetes de plástico son caros –tal vez un dólar cada uno (o más), en comparación con uno o dos centavos para las de plástico–, de modo que los costos de reemplazo aumentan rápidamente.

Este podría no ser un problema tan grande si los sorbete de plástico que se llevan los clientes fueran reutilizadas con frecuencia. No obstante, la mayoría probablemente quedan exhibidas como objetos curiosos, u olvidadas en el cajón de los cubiertos. Esto significa que los sorbetes metálicos, las cuales puede asumirse requieren minería, además de grandes cantidades de energía para convertirse en hojas de metal que luego se moldean como tubo cilíndrico, no proporcionan su beneficio ambiental objetivo.

No conozco ninguna investigación sobre los costos ambientales relativos de producir diferentes tipos de sorbetes, pero la evidencia de las bolsas de mercado reutilizables no es alentadora.

La producción de bolsas reutilizables requiere mucha más energía que la de bolsas plásticas o de papel de un solo uso. Por tanto, se convierten en una ventaja ambiental después de muchos usos –según cálculos, se debe usar una bolsa reutilizable al menos 40 veces para compensar en términos ambientales–. La mayoría de las bolsas reutilizables se pierden, desechadas u olvidadas en un armario antes de llegar a la meta, lo que socava el caso a su favor.

Sería sorprendente que el cálculo para los sorbetes metálicos fuera mejor. Si los sorbetes de metal desaparecen antes de haber sido lo suficientemente utilizadas, podrían ser peores para el medio ambiente que sus pares de plástico.

Entonces, ¿qué hacer? La economía ofrece una respuesta directa: en lugar de prohibir los plásticos de un solo uso, la estrategia adecuada es ponerles impuestos.

Los impuestos obligan a la gente a pagar –o en la jerga económica, a internalizar– sus propios costos ambientales. Esto tiende a llevar a las personas a cambiar su comportamiento: con los impuestos a los plásticos, todo el mundo reduce su uso al margen, y aquellos con un valor relativamente menor por ser de un solo uso desaparecen mucho más. Incluso los impuestos pequeños pueden cambiar el comportamiento significativamente: un impuesto de 7 centavos sobre todas las bolsas de mercado en Chicago, por ejemplo, estuvo asociado con una disminución de 42% en el uso.

Podemos calibrar los impuestos para que sean acordes a los cálculos de daño ambiental. Esto ayuda a hacer tangibles las preocupaciones ambientales, y en particular hace que las personas entiendan cuáles son los tipos de plástico más peligrosos. Es más, podemos usar los ingresos por el impuesto al plástico para apoyar causas ambientales, como lo han hecho Chicago y otras ciudades.

Por supuesto, con estos impuestos al consumo y el usuario debemos tener cuidado con la inequidad: la carga tributaria efectiva tiende a recaer sobre aquellos con menores ingresos o que necesitan usar más los productos de plástico. Pero la política basada en impuestos puede diseñarse para tener en cuenta las circunstancias individuales. Por ejemplo, las bolsas de los almacenes de víveres de gama alta a menudo tienen una carga impositiva más alta que las de las tiendas de menor costo.

Mientras tanto, las personas que, por motivo de discapacidad, necesiten usar sorbetes, estarían exentas del impuesto. Esto, sin embargo, no ayudaría tanto a estas personas, ya que bajo la prohibición muchos restaurantes dejarán de almacenar sorbetes de plástico por completo.

Entonces, si bien es cierto que reducir el uso de las sorbetes de plástico podría ser una forma fácil de limitar nuestro daño al medio ambiente, debemos asegurarnos de que las limitaciones realmente representen soluciones. Eso quiere decir que los impuestos podrían ser mejores que las prohibiciones.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4725

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard