sábado 29 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / TRAGEDIA AÉREA EN PLENA CRISIS
miércoles 8 enero, 2020

Empieza una tensa investigación sobre misterioso accidente aéreo en Irán

Mientras los investigadores analizan los restos carbonizados de un avión que se estrelló poco después de despegar de Teherán, surgieron informes contradictorios sobre lo que podría haber causado el que el Boeing Co. 737-800 cayera abruptamente.

Christopher Jasper, Arsalan Shahla, Daryna Krasnolutska y Alan Levin

Los equipos de rescate encontraron los cadáveres de todos los pasajeros entre los restos del avión calcinado, informó la Media Luna Roja. Foto: AFP
miércoles 8 enero, 2020

Mientras los investigadores analizan los restos carbonizados de un avión que se estrelló poco después de despegar de Teherán, han surgido informes contradictorios sobre lo que podría haber causado el que el Boeing Co. 737-800 cayera abruptamente.

Las autoridades iraníes inicialmente culparon a causas “técnicas” y luego dijeron que un incendio en el motor probablemente condujo a la pérdida del vuelo 752 de Ukraine International Airlines, en la que murieron las 176 personas a bordo. La embajada de Ucrania en Teherán primero descartó el terrorismo, luego modificó su declaración para no hacer comentarios sobre las posibles causas.

Dado que el accidente del miércoles se produjo horas después de que un aluvión de misiles fueran disparados sobre bases estadounidenses en Irak, la especulación también habló de un posible ataque accidental por parte del propio sistema de defensa aérea de Teherán.

El avión de tres años recientemente reparado se estrelló sin una llamada de socorro y después de que sus transmisiones de posicionamiento global se cortaran en el aire, algo inusual en un accidente. Un video que supuestamente fue filmado por un espectador muestra las llamas provenientes del avión mientras cruzaba el cielo nocturno y estallaba en una bola de fuego al impactar.

“El avión está en llamas”, se puede escuchar una voz masculina no identificada en el video. “En nombre de Dios, que Dios nos ayude, llama a los bomberos”.

Mientras tanto, la investigación se ve obstaculizada por la tensión entre Irán y Estados Unidos.

La Junta de Seguridad de Transporte Nacional de EE.UU. (NTSB, por sus siglas en inglés), que normalmente sería invitada a participar en la investigación de un accidente de un avión de pasajeros construido en Estados Unidos, emitió una declaración cautelosa diciendo que está monitoreando la situación. Las sanciones estadounidenses de larga data contra Irán exigen a la NTSB solicitar un permiso especial para participar en cualquier investigación en ese país.

La Organización de Mitigación y Gestión de Desastres de Irán dijo que las primeras evaluaciones indicaron que la causa era un problema técnico, mientras que el Ministerio de Transporte sugirió que hubo un incendio en el motor.

Un veterano investigador de accidentes de aviación dijo que los datos de seguimiento de vuelo y el video aficionado eran diferentes a una falla típica del motor o un escenario de incendio. Si bien la evidencia aún es escasa, sugiere mucho más una bomba o un misil, asegura Jeffrey Guzzetti, exjefe de la división de investigación de accidentes de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos.

“Los aviones no se incendian simplemente y el fuego no se propaga de esa manera en un periodo tan corto, a menos que haya un acto intencional que cause ese incendio y esa explosión”, dijo Guzzetti en una entrevista.

La tragedia recordó el derribo en 2014 de un avión de Malaysia Airlines con un misil tierra-aire durante el conflicto por Crimea, del que los investigadores culpan a los rebeldes prorusos. Para complicar las cosas, los funcionarios iraníes no han aclarado cuánto acceso se dará a los expertos estadounidenses a la investigación, ni a las grabadoras de datos de vuelo del 737.

Ghasem Biniaz, jefe de comunicaciones del Ministerio de Carreteras y Desarrollo Urbano de Irán, dijo que los informes de un ataque con misiles son falsos, informó IRNA.

Un medio estatal señaló que un funcionario de la Organización de Aviación Civil de Irán dijo que los pilotos no habían declarado ninguna emergencia.

Si el video aficionado resulta genuino, indica que el avión era esencialmente una bola de fuego mientras caía, dice Guzzetti. Las luces brillantes que emanan del avión también sugieren explosiones, dijo.

Otros dos expertos en seguridad de aviación pidieron precaución sobre llegar a conclusiones precipitadas.

“No quitaría nada de la mesa en este momento”, asegura John Cox, un expiloto de línea aérea que es presidente de Safety Operating Systems. Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de una bomba o un misil, Cox dijo: “Ciertamente van a mirar a las fuerzas externas”.

Al menos teóricamente, es posible que un fuego de carga de rápido movimiento derribe un avión, asegura Roger Cox, exinvestigador de la NTSB. Un avión ValuJet se estrelló en Florida en 1996 después de que el oxígeno puro causara un infierno, cuenta. Pero incluso en ese caso, el avión voló durante unos 10 minutos, mucho más que el avión ucraniano.

Ukraine International dijo que 167 pasajeros y nueve tripulantes viajaban en el 737, una versión anterior del avión de cuerpo estrecho de Boeing anterior al modelo Max, puesto en tierra el año pasado después de dos accidentes fatales.

El modelo involucrado en el accidente iraní no usa el sistema de control de vuelo implicado en las tragedias del Max y tiene uno de los mejores historiales de seguridad de cualquier avión.

El avión despegó y alcanzó una altitud de aproximadamente 7.900 pies y viajaba a unos 483 kilómetros por hora cuando dejó de transmitir su posición y desapareció, según datos proporcionados por Flightradar24. Otros aviones que despegaron desde Teherán fueron monitoreados con total normalidad, dijo Ian Petchenik, vocero de Flightradar24.

El avión cayó a las 6:18 am del miércoles en Sabashahr, cerca de la capital iraní.

Imágenes de televisión mostraban los trabajos de recuperación en el lugar del accidente, donde se podía ver metal y otros escombros esparcidos por el sitio. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania dijo que aproximadamente la mitad de los que estaban a bordo tenían la ciudadanía iraní y que había más de 60 ciudadanos canadienses, además de suecos, afganos, británicos y ucranianos.

La Junta de Seguridad del Transporte de Canadá dijo que designó a un experto para revisar los hechos divulgados por Irán y monitorear el progreso de la investigación.

“Nuestro gobierno continuará trabajando estrechamente con sus socios internacionales para garantizar que este accidente se investigue a fondo y que las preguntas de los canadienses sean respondidas”, dijo el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en un comunicado.

El vicepresidente de Ukraine International, Ihor Sosnovskyi, dijo en Kiev que el avión –entregado a la aerolínea nuevo en 2016– estaba en buenas condiciones y tuvo su última visita de revisión el 6 de enero. Dijo que la tripulación también tenía mucha experiencia y que no había indicios de error humano, aunque declinó comentar sobre los posibles motivos del accidente, el primero de la compañía desde que se creó en 1992.

Según protocolos establecidos, Irán debería encabezar las investigaciones debido a que el accidente ocurrió en su territorio. El primer ministro de Ucrania, Oleksiy Honcharuk, dijo que su gobierno informó a Irán que sus expertos deberían participar.

Sin embargo, pocos países tienen la experiencia y las instalaciones técnicas necesarias para realizar una investigación completa de los accidentes, por lo que Estados Unidos, Francia u otros países a menudo brindan ayuda. Las grabadoras a prueba de choques del avión deberán descargarse en un laboratorio especializado.

Las reglas internacionales para las investigaciones de accidentes aéreos señalan que los países que fabricaron el avión y sus motores generalmente participan, proporcionando experiencia técnica. No obstante, el actual conflicto político entre Irán y EE.UU. probablemente complicará la participación de la NTSB y de Boeing.

Cajas negras

“Las investigaciones de accidentes deberían estar por encima de la política”, asegura John Cox de Safety Operating Systems. “Tengo la esperanza de que todos los gobiernos dejarán de lado la política y permitirán que se lleve a cabo una investigación transparente del accidente”.

Hassan Rezaeifar, jefe de la oficina de investigación de accidentes de la Organización de Aviación Civil iraní, dijo que corresponde a Irán decidir cómo y dónde se decodifican las llamadas cajas negras del avión, “según la ley”, informó la agencia de noticias semioficial ISNA.

Reza Jafarzadeh, portavoz de la organización de aviación, dijo a Bloomberg News que su país observa los protocolos internacionales y que Ucrania, “así como el fabricante del avión”, puede participar en la investigación.

La BEA de Francia no ha sido contactada en busca de ayuda, pero ha cooperado con Irán en el pasado, dijo su portavoz Sebastien Barthe.

La tragedia se produce en un tenso momento tanto para Irán como para Boeing Co.

La república islámica disparó más de una docena de misiles contra bases estadounidenses en represalia por el asesinato del máximo general iraní, Qassem Soleimani. Justo antes del accidente del miércoles, reguladores de aviación estadounidenses habían emitido nuevas restricciones para prohibir vuelos civiles sobre Irak e Irán.

El Departamento de Estado de Estados Unidos emitió un comunicado en el que ofrece ayuda a Ucrania. “Estados Unidos pide una cooperación completa con cualquier investigación sobre la causa del accidente”, señala el comunicado.

Boeing todavía está atrapada por una de las peores crisis en sus 103 años de historia, después de que los dos desastres del Max llevaran a la puesta a tierra de esa flota en marzo. La compañía dijo en un comunicado que sus pensamientos están con la tripulación, los pasajeros y sus familias después de la tragedia, sin comentar sobre la causa. Sus acciones bajaron.

Los motores para el avión de pasillo único están hechos por CFM International, una empresa conjunta entre General Electric Co. y Safran SA. Un representante no comentó los detalles o la posible causa del accidente, pero dijo por correo electrónico que CFM extiende “sinceras condolencias a las familias y seres queridos de los que estaban a bordo”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4920

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.