5th de March de 2021
BLOOMBERG
13-04-2020 16:40

Esta pandemia resultará en revoluciones sociales: Andreas Kluth

El cliché más engañoso sobre el coronavirus es que nos afecta a todos por igual. No es así, ni a nivel médico o económico, ni social o psicológico. En particular, el Covid-19 exacerba las condiciones preexistentes de desigualdad donde sea que llega. En poco tiempo, esto causará agitación social, y hasta levantamientos y revoluciones.

Andreas Kluth
13-04-2020 16:40

El cliché más engañoso sobre el coronavirus es que nos afecta a todos por igual. No es así, ni a nivel médico o económico, ni social o psicológico. En particular, el Covid-19 exacerba las condiciones preexistentes de desigualdad donde sea que llega. En poco tiempo, esto causará agitación social, y hasta levantamientos y revoluciones.

El malestar social ya había aumentado en todo el mundo antes de que el SARS-CoV-2 comenzara su travesía. Según un recuento, desde 2017 ha habido alrededor de 100 grandes protestas antigubernamentales, desde los disturbios de los chalecos amarillos en un país rico como Francia hasta manifestaciones contra autócratas en países pobres como Sudán y Bolivia. Alrededor de 20 de estos levantamientos derrocaron a los líderes, mientras que varios fueron brutalmente reprimidos y muchos otros volvieron a quedar a fuego lento hasta el próximo brote.

El efecto inmediato del Covid-19 es una amortiguación de los diferentes tipos de disturbios, ya que tanto los Gobiernos democráticos como los autoritarios obligan a sus poblaciones a mantener una cuarentena, lo que impide que las personas salgan a las calles o se reúnan en grupos. Sin embargo, tras las puertas de hogares en cuarentena, en las largas filas de comedores populares, en prisiones, barrios marginales y campamentos de refugiados, dondequiera que la gente esté pasando hambre, enfermedades y preocupaciones —incluso antes del brote—, la tragedia y el trauma se están acumulando. De una forma u otra, estas presiones estallarán.

El coronavirus ha puesto una lupa sobre la desigualdad tanto entre países como dentro de los mismos. En Estados Unidos, algunos de los muy ricos se "autoaislaron" en sus propiedades en los Hamptons o elegantes yates: un magnate de Hollywood eliminó rápidamente una foto en Instagram de su bote de US$590 millones después de una protesta pública. Incluso aquellos simplemente adinerados se sienten bastante seguros trabajando desde casa a través de Zoom y Slack.

Muchos otros estadounidenses no tienen esa opción. De hecho, cuanto menos dinero se gana, menos probabilidades se tienen de poder trabajar de forma remota (consultar el cuadro a continuación). Al carecer de ahorros y seguro médico, estos trabajadores en empleos precarios tienen que mantener sus trabajos o trabajos manuales, si es que cuentan con uno, solo para llegar a fin de mes. Mientras lo hacen, corren el riesgo de infectarse y llevar el virus a sus familias, que, como las personas pobres de todas partes, ya tienen más probabilidades de enfermarse y menor capacidad para navegar por los complejos laberintos de la atención médica. Y así, el coronavirus avanza más rápido por vecindarios estrechos, estresantes y sombríos. Sobre todo, mata desproporcionadamente a la población negra.

Incluso en países sin una larga historia de segregación racial, el virus prefiere algunas zonas sobre otras. Esto se debe a que todo conspira para que cada vecindario tenga su propia placa de Petri sociológica y epidemiológica, desde ingresos y educación promedio hasta el tamaño de los apartamentos y la densidad de población, desde hábitos nutricionales hasta patrones de abuso doméstico. En la eurozona, por ejemplo, los hogares de altos ingresos tienen en promedio casi el doble del espacio vital que los del decil inferior: 72 metros cuadrados frente a solo 38.

Las diferencias entre naciones son aún mayores. Para aquellos que viven en un barrio pobre en India o Sudáfrica, no existe el "distanciamiento social", porque toda la familia duerme en una habitación. No hay discusión sobre si usar máscaras porque no hay ninguna. Más lavado de manos es un buen consejo, a menos que no haya agua corriente.

Y así pasa sucesivamente donde sea que aparece SARS-CoV-2. La Organización Internacional del Trabajo advirtió que destruirá 195 millones de empleos en todo el mundo y reducirá drásticamente los ingresos de otros 1.250 millones de personas. La mayoría de ellos ya eran pobres. A medida que su sufrimiento empeora, a la par sucede con otros flagelos, desde el alcoholismo y la adicción a las drogas hasta la violencia doméstica y el abuso infantil, dejando a poblaciones enteras traumatizadas, tal vez permanentemente.

En este contexto, sería ingenuo pensar que, una vez que esta emergencia médica haya terminado, los países individuales o el mundo pueden continuar como antes. La ira y la amargura encontrarán nuevos puntos de venta. Los primeros heraldos incluyen a millones de brasileños golpeando ollas y sartenes desde sus ventanas para protestar contra su Gobierno, o prisioneros libaneses que se amotinan en cárceles superpobladas.

Con el tiempo, estas pasiones podrían convertirse en nuevos movimientos populistas o radicales, cuya intención sería abandonar cualquier régimen antiguo que definan como enemigo. La gran pandemia de 2020 es, por lo tanto, un ultimátum para aquellos de nosotros que rechazamos el populismo. Exige que pensemos más y con más audacia, pero de manera pragmática, sobre los problemas subyacentes que enfrentamos, incluida la desigualdad. Es un llamado de atención para todos los que esperan no solo sobrevivir al coronavirus, sino sobrevivir en un mundo en el que vale la pena vivir.

En esta Nota