27th de February de 2021
BLOOMBERG
30-04-2020 13:48

Hombre de Davos podría ser víctima del coronavirus: Mark Gilbert

Siempre ha habido un poco de hipocresía en torno a la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, donde la élite global se congrega en una lujosa aldea de esquí para debatir temas como el hambre y el calentamiento global, y básicamente decirle al mundo cómo manejarse mejor. En un mundo asolado por una pandemia, el evento corre el riesgo de parecer completamente inapropiado.

Mark Gilbert
30-04-2020 13:48

Siempre ha habido un poco de hipocresía en torno a la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, donde la élite global se congrega en una lujosa aldea de esquí para debatir temas como el hambre y el calentamiento global, y básicamente decirle al mundo cómo manejarse mejor. En un mundo asolado por una pandemia, el evento corre el riesgo de parecer completamente inapropiado.

La organización celebró su 50 aniversario en enero, con una lista de asistencia de 2.000 invitados que representa a unos 100 países. Entre ellos había al menos 119 multimillonarios, según cálculos de mi colega de Bloomberg News, Tom Metcalf. Además, si bien el desequilibrio de género ha mejorado en los últimos años, más de las tres cuartas partes de los asistentes eran hombres, lo que, francamente, sigue siendo patético. El hombre de Davos parece cada vez más anacrónico.

Esas ópticas han generado dudas sobre uno de los asistentes regulares a la reunión alpina. “Cuando la gente tiene dificultades y el desempleo aumenta, la idea misma de una reunión de élite mundial en una estación de esquí suiza es divisiva en un momento en que necesitamos unidad de propósito”, dijo el director ejecutivo de Standard Life Aberdeen Plc, Keith Skeoch, al periódico Daily Mail la semana pasada.

Así que decidió retirar su compañía de Davos. “Es muy evidente que nos dirigimos a una recesión global significativa que creará dificultades reales en nuestras comunidades”, dijo Skeoch en un memorando al personal la semana pasada. Los 3 millones de libras (US$3,7 millones) que se habrían gastado en la conferencia, incluido un bar de whisky donde un gaitero escocés tradicional entretendría a los invitados, serán donados a “proyectos comunitarios” en las regiones donde opera Standard Life Aberdeen.

La naturaleza de tales jolgorios significa que Davos a menudo se queda dormido, sin las noticias de última hora que deberían dominar su agenda. Refleja un defecto básico en la naturaleza humana: estamos programados para buscar lo que viene, y somos bastante malos en la planificación a largo plazo.

Entonces, cuando se les preguntó sobre los mayores riesgos que enfrenta el mundo, los participantes en la encuesta de 2020 del FEM señalaron los eventos climáticos extremos, la falla de la mitigación del cambio climático, los principales desastres naturales, la pérdida de biodiversidad y el daño ambiental provocado por el hombre. Fue la primera vez que las preocupaciones climáticas dominaron la lista en los 14 años de la encuesta, lo que refleja la agenda de noticias prevaleciente en los meses previos a la conferencia.

Las enfermedades crónicas no han figurado en el top 10 de los resultados más probables desde 2010, después de haber sido clasificadas como el segundo riesgo más probable en 2007. Las pandemias no han figurado desde que se clasificaron como el cuarto y quinto peligros de mayor impacto en 2007 y 2008, respectivamente.

Si bien el mundo era consciente de que un virus se estaba extendiendo fuera de China en enero, el peligro que representaba parecía mínimo, con menos de 30 muertes reportadas para cuando los delegados se reunieron. La inminente epidemia hizo una breve aparición en Davos. En una entrevista de Bloomberg Television, Thomas Buberl, director ejecutivo de la aseguradora francesa Axa SA, dijo que “aparecerán nuevos virus” debido a la invasión de la humanidad en más regiones del mundo. Sin embargo, Pascal Soriot, de la farmacéutica AstraZeneca Plc, dijo que si bien el virus “debe tomarse en serio”, su opinión personal era que el calentamiento global era una amenaza mucho mayor.

La adaptación de Davos para respetar las restricciones del distanciamiento social puede resultar imposible cuando el objetivo es codearse con personas influyentes de las cuatro esquinas del mundo. Si el espectáculo continúa, se podría argumentar que las compañías tendrían el deber fiduciario de mantener alejados a sus gerentes sénior: sospecho que no hay una sola compañía de seguros que pague una póliza de protección de personas clave si un director ejecutivo se contagia del nuevo coronavirus, o incluso COVID-20, en un desayuno de Davos o bebiendo cócteles en un bar de piano.

Los riesgos potenciales de asistir al cónclave del Foro Económico Mundial se le han ocurrido a al menos un miembro de la aristocracia financiera. “Tuve esta pesadilla que de alguna manera en Davos, todos los que fuimos allí nos contagiamos, y luego todos nos fuimos y lo extendimos”, dijo el director ejecutivo de JPMorgan Chase & Co., Jamie Dimon, en febrero. “La única buena noticia de eso es que podría haber matado a la élite”.

También existe una creciente conciencia de la crisis climática como un peligro real y presente sobre la que se debe actuar. La pandemia ya ha tenido un efecto beneficioso, aunque potencialmente efímero, en el medio ambiente, ya que los confinamientos en todo el mundo frenan la contaminación al cerrar fábricas y reducir los viajes. Se han visto medusas flotando en los canales de Venecia (aunque, lamentablemente, no delfines) y las ballenas disfrutan nadando en océanos más tranquilos sin el ruido de baja frecuencia generado por los barcos.

Teniendo en cuenta que el promedio de asistentes a Davos genera alrededor de 2.000 libras de dióxido de carbono, cuya mayor parte es emitida por los vuelos de avión de ida y vuelta, un viaje a la conferencia parece cada vez menos justificable. Si los organizadores quieren adelantarse a la curva anunciando algo, deben declarar que la reunión de 2021 se llevará a cabo a través de Zoom. Por una vez, Davos realmente reflejaría al espíritu de la época.

En esta Nota