viernes 28 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
jueves 9 enero, 2020

Irán dice que avión intentó regresar; teoría de misil reaparece

El avión de Boeing Co. que se estrelló cerca de Teherán el miércoles intentó retroceder después del despegue, reveló Irán en un informe inicial, mientras Ucrania informa que está examinando escenarios que incluyen un ataque con misiles y terrorismo.

Arsalan Shahla y Aliaksandr Kudrytski

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
jueves 9 enero, 2020

El avión de Boeing Co. que se estrelló cerca de Teherán el miércoles intentó retroceder después del despegue, reveló Irán en un informe inicial, mientras Ucrania informa que está examinando escenarios que incluyen un ataque con misiles y terrorismo.

El vuelo 752 de Ukraine International Airlines desapareció de las pantallas de radar a 8.000 pies, y testigos aseguran que lo vieron en llamas en el aire, según la Organización de Aviación Civil de Irán. Los datos de vuelo y las grabadoras de voz de la cabina estaban dañados, pero su memoria central parece ser accesible, según el informe.

Los hallazgos son los primeros publicados oficialmente en una investigación cargada de dificultades por las tensiones entre Estados Unidos e Irán. Ucrania se sumó a la confusión sobre el accidente y dijo que está analizando si el avión fue derribado por un misil o una bomba, después de que Irán insistiera en que fue víctima de una falla técnica o un incendio en el motor.

Los escenarios se encuentran entre varios que podrían explicar el desastre, dijo el secretario del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania, Oleksiy Danilov, en Facebook, apuntando a la supuesta evidencia de restos de misiles encontrados cerca del lugar del accidente y que circula por Internet. El jefe de la oficina de investigación de accidentes de Irán, Hassan Rezaeifar, dijo que no se encontraron esas partes y que las imágenes son falsas.

Las posibilidades alternativas presentadas por Ucrania incluyen una colisión con un dron u otro objeto volador, así como la destrucción de un motor debido a razones técnicas, dijo Danilov.

Irán ha invocado un acuerdo internacional para obtener ayuda de otros países involucrados en la tragedia, y Ucrania dijo que su contingente incluye expertos que participaron en una investigación sobre el vuelo 17 de Malaysia Airlines, derribado en 2014 por un misil tierra-aire durante el conflicto por Crimea y la región oriental de Donbas.

Las agencias estadounidenses, entre ellas la Junta de Seguridad de Transporte Nacional (NTSB, por sus siglas en inglés) están sopesando si es legal colaborar con las autoridades iraníes bajo los términos de las sanciones que Estados Unidos ha impuesto al país, según personas con conocimiento del asunto. También están preocupados por enviar personas a Irán dados los recientes ataques militares.

Los últimos comentarios de Ucrania se suman a la confusión sobre lo que llevó al 737-800 con destino a Kiev a desplomarse cerca de Teherán minutos después de despegar, matando a las 176 personas a bordo.

Un vídeo que fue grabado presuntamente por un espectador muestra el avión en llamas mientras cruzaba el cielo nocturno y su estallido en una bola de fuego al impactar contra el suelo. “El avión está en llamas”, dice una voz masculina no identificada en el video. “En nombre de Dios, que Dios nos ayude, llama a los bomberos”.

Las autoridades iraníes inicialmente culparon a problemas técnicos y luego al incendio de un motor. Ukraine International dijo que ni siquiera “consideró” la posibilidad de un error de la tripulación, y la embajada de Ucrania en Teherán descartó el terrorismo, antes de enmendar su declaración para no ofrecer comentarios sobre posibles causas.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, pidió el jueves a las partes que no “manipulen” los eventos, diciendo que no se puede sacar conclusiones hasta que los expertos hayan considerado toda la evidencia.

El Boeing de tres años recientemente revisado, diferente al modelo Max de la compañía, se cayó sin una llamada de socorro y después de que sus transmisiones de posicionamiento global se interrumpieron inusualmente en el aire. El accidente se produjo tras de un ataque con misiles iraníes contra dos bases militares iraquíes en represalia por un ataque con un dron estadounidense la semana pasada que mató a un general prominente de Irán.

Bajo la Organización de Aviación Civil Internacional de Naciones Unidas, las investigaciones de choques son dirigidas por el país donde se destruyó el avión. Además, generalmente participan los países donde se fabricaron los aviones y los componentes clave.

La NTSB participa habitualmente en múltiples investigaciones de accidentes en todo el mundo bajo el proceso de la OACI, conocido como Anexo 13.

Al notificar a la OACI, Irán sugirió que podría estar abierto a la ayuda de Estados Unidos en la investigación, dijeron las dos personas. Pero la República Islámica ha enviado señales contradictorias. Según se ha informado, algunos funcionarios han dicho que no permitirían a los estadounidenses analizar las dos grabadoras de vuelo, a prueba de choques, del avión, por ejemplo.

La ley estadounidense también prohíbe que la NTSB trabaje en Irán debido a las restricciones impuestas hace tiempo a realizar negocios en ese país. La NTSB ha colaborado ocasionalmente en investigaciones de accidentes allí, pero tuvo que obtener un permiso especial del Tesoro de Estados Unidos.

“La NTSB está monitoreando los acontecimientos relacionados con el accidente del vuelo 752 de Ukraine International y está siguiendo sus procedimientos estándar para las investigaciones de accidentes de aviación internacional, incluidas las restricciones de larga data bajo los embargos del país”, dijo la agencia, y agregó que estaba trabajando con el Departamento de Estado para determinar un curso de acción.

El Departamento de Estado ofreció ayuda a Ucrania, pero notoriamente no mencionó ayudar a Irán. “Estados Unidos pide una cooperación completa con cualquier investigación sobre la causa del accidente”, dijo el Departamento.

Algunos expertos en seguridad de la aviación dijeron que la caída repentina del avión, que aparentemente estaba envuelto en fuego, podría haber sido causada por una bomba o un misil.

“Los aviones no se incendian simplemente y el fuego no se propaga de esa manera en un periodo tan corto, a menos que haya un acto intencional que cause ese incendio y esa explosión”, dijo Jeffrey Guzzetti, exjefe de la división de accidentes aéreos de la Administración Federal de Aviación de EE.UU., en una entrevista.

Al menos teóricamente, es posible que un fuego de carga de rápido movimiento derribe un avión, asegura Roger Cox, exinvestigador de la NTSB. Un avión ValuJet se estrelló en Florida en 1996 después de que el oxígeno puro causara un infierno, cuenta. Pero incluso en ese caso, el avión voló durante unos 10 minutos, mucho más que el avión ucraniano.

La tragedia llega en un periodo profundamente desafiante para Boeing, atrapado por una de las peores crisis en sus 103 años de historia, después de dos accidentes mortales que involucraron al 737 Max que condujeron a su inactividad global en marzo.

Los primeros 737, como el que cayó en Irán, no usan el sistema de control de vuelo implicado en los eventos de Indonesia y Etiopía. El accidente también fue el primero para Ukraine International desde que se creó en 1992.

Los motores para el avión de pasillo único están hechos por CFM International, una empresa conjunta entre General Electric Co. y Safran SA. Un representante no comentó los detalles o la posible causa del accidente, pero dijo por correo electrónico que CFM extiende “sinceras condolencias a las familias y seres queridos de los que estaban a bordo”.

Las acciones de Boeing cayeron 1,8% el miércoles, su mayor pérdida desde el 16 de diciembre. La compañía no ha comentado sobre los posibles motivos del accidente.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4919

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.