26th de February de 2021
BLOOMBERG
04-05-2020 18:04

La razón para proteger a trabajadores de COVID-19: Noah Smith

La economista de Harvard Melissa Dell ganó recientemente la medalla John Bates Clark 2020, que se otorga a economistas destacados menores de 40 años. La investigación más famosa de Dell se refiere a la importancia de las instituciones en el desarrollo político y económico a largo plazo de un país. Su trabajo presenta una grave advertencia para Estados Unidos y también para otras naciones.

Noah Smith
04-05-2020 18:04

La economista de Harvard Melissa Dell ganó recientemente la medalla John Bates Clark 2020, que se otorga a economistas destacados menores de 40 años. La investigación más famosa de Dell se refiere a la importancia de las instituciones en el desarrollo político y económico a largo plazo de un país. Su trabajo presenta una grave advertencia para Estados Unidos y también para otras naciones.

¿Qué es una institución? Para la mayoría de las personas se trata de organizaciones bien establecidas, como las grandes empresas o la administración pública. Los economistas usan la palabra de manera más general para referirse a las reglas del juego que rigen la sociedad humana. Estas pueden ser reglas oficiales como leyes, sistemas electorales y derechos de propiedad; o informales como costumbres sociales, corrupción o aplicación selectiva de las leyes. Esa es una definición increíblemente amplia. Pero la idea clave es que las instituciones, tanto formales como informales, duran mucho tiempo y gobiernan el comportamiento humano de maneras que no pueden explicarse fácilmente con una acción individual racional.

Durante muchos años, economistas como Daron Acemoglu y James A. Robinson han desarrollado la teoría de que las diferencias en las instituciones causan grandes diferencias en el crecimiento y la prosperidad nacional a largo plazo. Según Acemoglu y Robinson, los lugares con una tradición de inclusión (democracia, derechos de propiedad, trabajo libre, etc.) se enriquecen a largo plazo, mientras que los lugares que abusan de los trabajadores y los ciudadanos para obtener el máximo valor a corto plazo, se empobrecen.

Es una teoría amplia e interesante de la riqueza y la pobreza de las naciones, pero es muy difícil de probar con evidencia histórica. Ahí es donde entra la investigación de Dell. En un documento de 2010, analizó el impacto a largo plazo de un sistema de trabajo forzoso llamado mita que se utilizó en Perú y Bolivia desde el siglo XVI hasta el siglo XIX. Hoy, las regiones que tenían el sistema mita son más pobres y están menos conectadas a redes de carreteras.

La inferencia es que la cultura extractiva creada por sistemas de trabajo forzoso condujo, con el tiempo, a una reducción de la inversión pública. Otras investigaciones de Dell han encontrado resultados similares a largo plazo de la explotación laboral en Indonesia, México y otros países. Aunque ningún argumento en la historia económica será fácil de demostrar —el pasado es demasiado complicado y está mal medido para ofrecer respuestas definitivas— es revelador que la teoría institucional del desarrollo sigue encontrando apoyo empírico.

Esto tiene implicaciones importantes para EE.UU., que es un país grande y diverso, con muchos ejemplos diferentes de instituciones buenas y malas. La esclavitud, por ejemplo, fue probablemente la institución más extractiva jamás ideada. La aparcería, una forma de agricultura de arrendamiento, fue solo marginalmente menos explotadora. En las regiones industriales, los ataques violentos a los sindicatos fueron comunes a fines del siglo XIX y principios del XX. La explotación de la mano de obra agrícola inmigrante en el suroeste también fue una práctica común.

Estos sistemas, diseñados para extraer el máximo valor posible de los trabajadores, continúan atormentando a la economía política de EE.UU. Probablemente contribuyan a una falta de voluntad general sobre el derecho político a implementar programas de educación e infraestructura que beneficien a las minorías raciales y a los trabajadores de bajos ingresos, lo que causa que ciertos grupos y regiones sean más pobres de lo que podrían ser.

La pandemia y la crisis económica actuales han puesto de manifiesto esos impulsos negativos. El gobernador Kim Reynolds de Iowa, por ejemplo, declaró que los trabajadores que se nieguen a trabajar después de la reapertura de negocios, incluso si el coronavirus no ha sido contenido y continúa arrasando en los lugares de trabajo, no serán elegibles para beneficios de desempleo. El deseo de dejar de pagar beneficios parece ser una gran parte de la motivación de otros estados, como Georgia, que quieren desafiar al consejo federal y reabrir antes.

Forzar a las personas a volver al trabajo propagará el coronavirus y conducirá a un aumento de las muertes. También es poco probable que salve las economías estatales, debido a que la falta de clientes está siendo impulsada más por el miedo a enfermarse que por las órdenes de permanecer en casa. Hay muchas posibilidades de que los trabajadores que se vean obligados a volver al trabajo pronto se encuentren desempleados nuevamente y la economía sufrirá más daños a largo plazo, tanto por el virus como por la intermitencia de los cierres de negocios. Será un ejemplo más del daño que puede resultar de un desdén de larga data hacia los trabajadores y los pobres.

Afortunadamente, EE.UU. tiene otras tradiciones institucionales más inclusivas a las que puede recurrir. El sistema laboral libre que prevaleció en el Norte antes de la Guerra Civil y las fuertes protecciones laborales implementadas en el Nuevo Trato, pueden servir como ejemplos de como reconstruir una sociedad que sea completamente efectiva. En las próximas décadas, EE.UU. necesita perfeccionar sus instituciones más inclusivas: reconstruir sus sindicatos, hacer que los derechos de voto sean universales y tomar medidas enérgicas contra las diversas formas en que los empleadores explotan a sus trabajadores. Además de beneficiar a los trabajadores y votantes estadounidenses en el corto plazo, este enfoque inclusivo permitirá que EE.UU. permanezca en el rango superior de las naciones desarrolladas en las próximas décadas.

En esta Nota