miércoles 26 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / ECOLOGÍA
martes 30 julio, 2019

Las mansiones ecológicas podrían ser una verdadera mina de oro

En 2012, Dani Mouawad compró una propiedad de 0,6 hectáreas en Chapel Hill, Carolina del Norte, y luego pasó 10 meses construyendo una casa "sostenible, natural y promotora de la salud".

James Tarmy

En Salinas, California, una casa de US$3,6 millones y 588 metros cuadrados tiene una huella neutral gracias a los grandes paneles solares instalados en las 4,37 hectáreas de la propiedad. Foto: Bloomberg
martes 30 julio, 2019

En 2012, Dani Mouawad compró una propiedad de 0,6 hectáreas en Chapel Hill, Carolina del Norte, y luego pasó 10 meses construyendo una casa "sostenible, natural y promotora de la salud". El edificio estaba hecho de paja, arcilla, yeso y cal, con un techo vivo hecho de la tierra desplazada por la base del edificio. La construcción en el primero de los dos edificios de la propiedad le costo Mouawad, un pediatra, "tres veces el costo de los materiales convencionales", dice, pero lo que gastó ha valido la pena.

"La eficiencia energética aumentó en un factor de tres", asegura. El mes pasado, Mouawad puso en venta la casa de tres dormitorios y un baño y medio con Hodge & Kittrell Sotheby’s International Realty. Sus corredoras se enfrentaron al mismo dilema que cualquier vendedor de viviendas que, de alguna manera, se construyen en un esfuerzo por mitigar o eliminar el impacto ambiental: es difícil poner un precio a la vida ecológica.

"Aquí en Carolina del Norte, hay ciertos desarrollos fáciles de avaluar porque tienen al lado vecinos con quienes puede compararlos", dice una de las corredoras de Mouawad, Aileen Stapleton. "Pero con una propiedad como esta, hay que usar métodos no convencionales". Después de tener en cuenta el costo de la tierra, los costos construcción y la disponibilidad comparativa en el área, junto con los bajos costos de operación y mantenimiento de la propiedad, llegaron a un acuerdo por US$1,3 millones.

"Incluso si el precio de venta inicial parece ser un poco más alto", dice la otra corredora de la propiedad, Giselle Feiger, "los costos y el mantenimiento son mucho más bajos que en una casa normal".

Adelantado

Los cálculos en este sentido están sucediendo en todo el país, aunque con resultados variables. En Garrison, NY, una casa de US$3,5 millones diseñada por Toshiko Mori tiene sistemas de calefacción y refrigeración geotérmicas y un techo vivo. La casa de tres dormitorios y tres baños y medio tiene vistas del río Hudson a través de sus ventanas de vidrio de piso a techo, y se extiende por 315 metros cuadrados.

Cuando se construyó en 2007, su propietario estaba "bastante adelantado", dice la corredora de Compass Aimee Scher. La persona que lo encargó fue "muy concienzuda sobre su impacto ambiental" y, como resultado, no escatimó gastos en el uso de materiales de construcción y diseño lo más eficientes posibles. Sin embargo, la otra cara de la moneda es que los posibles compradores no están necesariamente dispuestos a pagar una prima como esa.

"Creo que la mayoría de la gente lo ve como un bono", dice Scher. "No estamos recibiendo una avalancha de personas que la quieran específicamente porque es ecológica". En cambio, "van a verla porque es hermosa, y luego está la capa añadida de ’oh, podemos sentirnos bien de vivir aquí’."

Como resultado, los vendedores de viviendas están descubriendo que las primas que han gastado en las llamadas mejores prácticas de construcción ecológica no se traducen necesariamente en un precio de venta más alto. "Lo estamos viendo en todos los ámbitos", no solo en los materiales ecológicos, dice Scher. "Ya sea el tipo de baldosas que usa, o la calidad de las ventanas, o el techo de pizarra en comparación con el techo de asfalto, ninguna de esas primas está mostrando un retorno en el mercado ahora mismo".

Y eso significa que los compradores preocupados por la conservación podrían terminar consiguiendo algunas gangas, dado que el precio de las viviendas "verdes" no refleja el dinero gastado en su construcción o, para el caso, el bajo costo operativo de vivir en la casa misma.

Valor oculto

En Salinas, California, una casa de US$3,6 millones y 588 metros cuadrados tiene una huella neutral gracias a los grandes paneles solares instalados en las 4,37 hectáreas de la propiedad. "Solo por el precio de lista y cuánto han invertido mis clientes, es un gran valor", dice el agente de Compass, Mark Peterson, encargado de la venta de la propiedad.

La extensa casa de estilo español está conectada a los servicios públicos, pero está diseñada para vivir más de dos semanas sin conexión a la red. Junto con los paneles solares hay un generador de respaldo, y hay un pozo en el sitio como una fuente de agua de respaldo, a pesar de que también está conectada al sistema de agua de la ciudad.

Pero, dice Peterson, "es difícil comercializar estas características como las atracciones principales. Al final del día, una casa sigue dependiendo de cómo se siente y cómo es su entorno".

Así que, a pesar de los costos mínimos de energía de la casa y el impacto ambiental comparativamente bajo (después de todo, sigue siendo una mansión), Peterson dice que todavía tiene que fijar el precio de la casa como cualquier otra. Su precio por pie cuadrado es de US$569. "Cuando alguien compra una casa", dice Peterson, "todavía va a ver primero la estética".


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4917

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.