domingo 31 de mayo de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
jueves 26 marzo, 2020

Lo bueno de ser el rey del cable en una pandemia: T. Lachapelle

Si el mundo se acabara, estoy convencido de que solo quedarían cucarachas y los gigantes del cable.

Tara Lachapelle

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
jueves 26 marzo, 2020

Si el mundo se acabara, estoy convencido de que solo quedarían cucarachas y los gigantes del cable.

Las cosas no son tan malas, pero tampoco son buenas. Y, sin embargo, a medida que la pandemia de coronavirus presiona a Estados Unidos a una recesión, Brian Roberts puede tener motivos para estar entre los menos preocupados desde su pedestal en Comcast Corp., el negocio familiar de US$150.000 millones de Roberts.

El martes, Comcast presentó un documento reglamentario para alertar a los inversionistas de que la pandemia de coronavirus "podría tener un impacto adverso importante" en los resultados operativos y que la administración no está segura en qué medida ni por cuánto tiempo. Al igual que Walt Disney Co., Comcast tuvo que cerrar todos sus parques temáticos de Universal en Florida, California y Japón. Su estudio de Universal Pictures ha tenido que retrasar las películas que se lanzarán pronto en los cines, incluida la postergación de "F9", la última entrega de su lucrativa franquicia "Rápido y Furioso", hasta abril del próximo año. La producción de televisión y cine en todo Hollywood también está paralizada. Luego está el gran evento: los Juegos Olímpicos.

El Comité Olímpico Internacional y Shinzo Abe, el primer ministro de Japón, donde se celebrarán los juegos de verano de 2020, acordaron posponer el evento durante aproximadamente un año. Un golpe tanto para la red NBC de Comcast, programada para transmitir los Juegos Olímpicos para los espectadores estadounidenses, como para Discovery Inc., que había asegurado los derechos de televisión en Europa. NBCUniversal ya había vendido la mayor parte de su espacio publicitario para el evento, más de US$1.000 millones que la empresa ya no verá este año. También es desalentador para el próximo lanzamiento de Peacock de NBCUniversal, un servicio de transmisión televisiva con publicidad que ofrecerá cobertura de los Juegos Olímpicos de Tokio en un intento por atraer suscriptores.

Sin embargo, a pesar de que el coronavirus se está extendiendo a través de las operaciones de NBCUniversal de Comcast, estas representan una porción relativamente pequeña de las ganancias generales de la compañía. Casi el 70% de las ganancias del año pasado antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización —alrededor de US$23.000 millones— provinieron del grupo de cable de Comcast. Y cada vez más, los ingresos por cable son generados por el lado de internet más confiable del negocio que el lado de la televisión de pago que se está reduciendo.

Comcast sumó 1,4 millones de clientes de internet de alta velocidad en 2019, en su mayoría residenciales. Esto superó a los 733.000 clientes de video que perdió durante el año. Así es como Comcast ha mantenido un control sobre los suscriptores, incluso cuando más de ellos recurren a aplicaciones de transmisión como Netflix. En 2017, la mayoría de los suscriptores de tres servicios pagaban por internet, televisión y telefonía fija; ahora una gran parte solo tiene internet. Esto hace que la tendencia de "cortar el cable" sea algo inapropiada. Comcast y otros gigantes del cable todavía están muy presentes en nuestros hogares porque aún necesitan acceso a internet para transmitir. Una conexión confiable también es más importante que nunca mientras los estadounidenses se refugian, tratando de trabajar y estudiar de forma remota, a menudo con un solo hogar que usa múltiples dispositivos a la vez.

Además, Roberts, presidente y director ejecutivo de Comcast, dijo a los inversionistas durante una conferencia a principios de este mes que la compañía está asegurada contra sus gastos vinculados a los Juegos Olímpicos. Entonces, si bien no se pueden obtener ganancias de un evento que no se realiza, tampoco habrá pérdidas. Matthew Harrington, un analista de Benchmark & Co., redujo su pronóstico para las ventas de transmisiones de NBC a US$10.300 millones, que sigue representando un rendimiento superior al 1% respecto al año pasado. Observa que los ingresos de Comcast en general solo disminuirán levemente durante el año, con una caída del ebitda de 7%, en parte debido a las costosas inversiones iniciales en la aplicación Peacock.

Una recesión podría llevar a más personas a deshacerse de los costosos paquetes de televisión de pago y hacer que los anunciantes reduzcan sus presupuestos. Esto no sería positivo por ningún motivo para Comcast. Pero por ahora, el negocio básico de cable de Comcast está proporcionando un buen aislamiento.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5012

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.