lunes 20 de enero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG /
lunes 18 noviembre, 2019

Los créditos de carbono no son la salvación de los viajes aéreos

Greta Thunberg navega una vez más a través del Atlántico. Los viajeros de todas partes recuerdan en esta oportunidad que nunca ha habido un momento más deprimente para volar.

Galería de imágenes

Nikki Ekstein y Justin Ocean


Fotogalería
plane airplane airline jet Foto: Photographer: Brendon Thorne/Bloomberg
lunes 18 noviembre, 2019

Greta Thunberg navega una vez más a través del Atlántico. Los viajeros de todas partes recuerdan en esta oportunidad que nunca ha habido un momento más deprimente para volar.

No solo porque los asientos son cada vez más pequeños. El tránsito aéreo representa entre 2% y 2,5% de las emisiones de dióxido de carbono globales, y los viajeros ahora sopesan en su consciencia si desean ver cómo el planeta se derrite.

Para la mayoría de las personas, comprar compensaciones de carbono es mucho más realista que subirse a un yate transatlántico o nunca volar. ¿Pero funcionan? La respuesta es tan turbia como el combustible para aviones.

Cómo funcionan las compensaciones de carbono y por qué a menudo no funcionan

Un crédito de carbono se define como una unidad que financia la eliminación de una tonelada métrica de carbono del medio ambiente. Dependiendo del proyecto que su crédito esté financiando, el precio de esa unidad puede fluctuar ampliamente: proteger los bosques es mucho más asequible, por lo que los créditos cuestan menos que construir cocinas limpias en países del tercer mundo, por ejemplo.

Pero el sistema tiene muchos defectos. En una exposición que publicó en mayo, Lisa Song, periodista de ProPublica, descubrió que muchos proyectos de compensación no cumplen con las ganancias que prometen, sino que funcionan como pases ineficaces para que las empresas y los consumidores aumenten su huella de carbono, sin culpa alguna. "Si el mundo fuera calificado por la fiabilidad histórica de las compensaciones de carbono, la nota sería un cero rotundo", escribió Song.

A nivel individual, las contribuciones financiadas por créditos pueden permanecer en un cofre hasta que alcancen un umbral crítico; para entonces, el proyecto que estaban destinados a financiar podría ya estar completo (o haber sido eliminado). Múltiples compañías pueden recaudar créditos para los mismos proyectos, y las reducciones contables serían sus propios éxitos, un efecto de "doble cómputo". El potencial de un proyecto para eliminar el carbono puede ser sobreestimado.

La cosa se complica aún más. Los créditos forestales pueden parecer los más directos: plantar o proteger un árbol, o absorber carbono atmosférico. Pero su transparencia es poca (¿Seguirían en pie esos árboles si no hubiera donado?). También pueden ocurrir efectos secundarios nocivos; el bambú es un sumidero de carbono efectivo y de rápido crecimiento, pero también es una especie invasora. Algunos proyectos operan con fines de lucro y algunas agencias cobran tarifas exorbitantes.

Además, dado que estas son solo peores prácticas, nada de eso tiene en cuenta las mejores prácticas, que incluyen involucrar a las comunidades locales y crear beneficios sociales. En el mundo en desarrollo, por ejemplo, las estufas mejoradas pueden evitar el uso de la madera para encender, lo que ralentiza la deforestación y mejora la calidad de vida (en salud y tiempo dedicado a la recolección de materiales) para sus beneficiarios.

Descubrir cómo compensar es tan complicado como calcular cuánto. "Se puede incluir la misma ruta de vuelo en diferentes calculadoras de carbono y llegar a un rango extraordinario en los niveles de producción", dice George Morgan-Grenville, fundador del equipo de turismo de lujo Red Savannah, que este mes hizo el lanzamiento de un plan a largo plazo para neutralizar sus operaciones internas y compensar las aventuras de sus clientes. Esto se debe a que muchos factores pueden cambiar su huella cuando vuela desde el punto A hasta el punto B, incluido en qué cabina está sentado, en qué tipo de avión se encuentra, si su ruta es directa y cuánto equipaje lleva.

Las verdades incómodas generan un cambio conveniente en la industria

Afortunadamente, cada vez es más fácil cortar todo este ruido.

"Queremos aportar transparencia a un mercado que de otro modo no estaría regulado", dice Jodi Manning, quien supervisa las asociaciones de viajes como vicepresidenta y directora de marketing en Cool Effect, una plataforma de financiamiento colectivo sin fines de lucro para proyectos de carbono examinados.

Hace tres meses, Manning hizo una revisión de la calculadora de viaje de la empresa, que permite a consumidores ver claramente, en solo tres clics, cuánto costaría compensar un vuelo y a dónde iría ese dinero. "Necesitamos asegurarnos de que nuestro comprador entienda cuánto se destinará a los proyectos y cuánto se destinará a la tarifa".

Las nuevas características ayudan a los viajeros a ver que los vuelos de compensación pueden ser asequibles y efectivos (solo US$10 por un boleto de medio recorrido), lo que ha multiplicado por siete las donaciones individuales.

"Creemos firmemente que cada tonelada importa", agrega Manning. "Si pudiéramos lograr que 50% de las personas que se suben a un avión compensen una tonelada, obtendríamos un gigatón. Es lo que debemos hacer, lo que debemos reducir, para evitar alcanzar un aumento de 2 grados centígrados".

Otro de los éxitos recientes de Manning es una asociación con Ensemble Travel Group, un consorcio de 760 agencias de viajes orientadas al lujo, que ahora integran la calculadora de Cool Effect en sus plataformas digitales. Si bien esto no llega a agregar simplemente el costo mínimo de compensación a cada viaje reservado, sigue siendo notable como la primera asociación de este tipo, implementada a escala global.

Aligerar su huella, en el aire como en el suelo

Hay una alternativa extrema a todo esto: dejar de volar por placer.

"La compensación de viajes es simplemente un lavado verde", dice Genevieve Guenther, directora de End Climate Silence y profesora afiliada de New School en Nueva York que ha reducido drásticamente sus propios vuelos al asistir a conferencias de manera digital y dedicar la mayor parte de su tiempo libre en lugares que quedan a distancias donde se puede conducir. "Si queremos abordar el problema central, tenemos que transformar nuestra idea de cómo son las vacaciones".

"No es fácil", agrega Guenther. "De hecho, es deprimente". Claro, a ella le encantaría ir a visitar a familiares y amigos en Dinamarca, pero siente que es su obligación no volar. Se trata de eliminar un privilegio de su vida, en lugar de agregar algo excesivamente caro, como el vehículo eléctrico que posee. "Incluso si todos dejáramos de volar, no detendríamos el calentamiento global", admite, para eso necesitamos compromiso cívico y cambio político, pero dice que para ella: "El único viaje ético es un viaje lento que no suelta dióxido de carbono en la atmósfera".

Si esto no se alinea con su visión del mundo, aún puede priorizar los efectos positivos posteriores del viaje.

Viajar en clase económica, sin escalas y empacar ligero ayuda a reducir las emisiones de carbono. Aunque los biocombustibles y los sintéticos siguen siendo muy experimentales, aerolíneas como United y Delta están dando grandes pasos y podrían ganar lealtad por esos esfuerzos; Swiss Air acaba de lanzar una iniciativa que permite a los pasajeros pagar una pequeña prima para aumentar el porcentaje de combustible sintético utilizado en sus vuelos.

Los elementos de mayor impacto que podemos abordar, tanto en viajes como en casa, incluyen la moda rápida y el desperdicio de alimentos. Los costos producción y desperdicio asociados con estas industrias son mucho más importantes que el combustible para aviones.

También puede elegir cuidadosamente dónde ir.

La reserva de un safari en una concesión de propiedad comunitaria en Kenia podría contribuir a preocupaciones de alto rango como la gestión de tierras de los pueblos indígenas, por ejemplo. "Alójese en una hermosa granja que se centra en la agricultura regenerativa, un lugar que cambia la forma en que se realiza la ganadería, un hotel ecológico", dice Jonathan Foley, director ejecutivo de Project Drawdown (estas ideas son un buen inicio).

En última instancia, ve los viajes como una fuerza para el bien, más que como una contribución para el fin del mundo.

"Martin Luther King Jr. no hablaba de sus pesadillas; hablaba de sus sueños", dice Foley. "Como activistas por el clima, ¿no deberían nuestros sueños ser sobre cosas hermosas que enriquecen el mundo, en lugar de destruirlo?".


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4880

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.