5th de March de 2021
BLOOMBERG
23-04-2020 20:35

Mileniales enfrentan segunda era de subempleo: Rachel Rosenthal

En cuestión de semanas, el impacto económico del coronavirus ha eliminado las ganancias de empleo de una década. El jueves, un informe mostró que las solicitudes de desempleo de Estados Unidos aumentaron en otros 4,4 millones, con lo que el total de cinco semanas llegó a más de 26 millones. Es la recesión más fuerte para el mercado laboral estadounidense desde la Gran Depresión. Sin embargo, más preocupantes para cualquier recuperación a largo plazo pueden ser aquellos que mantienen sus empleos

Rachel Rosenthal
23-04-2020 20:35

En cuestión de semanas, el impacto económico del coronavirus ha eliminado las ganancias de empleo de una década. El jueves, un informe mostró que las solicitudes de desempleo de Estados Unidos aumentaron en otros 4,4 millones, con lo que el total de cinco semanas llegó a más de 26 millones. Es la recesión más fuerte para el mercado laboral estadounidense desde la Gran Depresión. Sin embargo, más preocupantes para cualquier recuperación a largo plazo pueden ser aquellos que mantienen sus empleos pero observan que sus carreras se estancan. Aquí es donde una lección de 2008 podría ser útil.

Para muchos mileniales, la Gran Recesión no fue una crisis de desempleo, sino un estancamiento laboral y subempleo: facturar menos horas de las deseadas o no aprovechar el rango completo de habilidades y productividad. Viví mi propia versión de esto, ya que comencé mi primer trabajo real un mes después del colapso de Lehman Brothers Holdings Inc. Agradecida simplemente por estar empleada, pasé por alto la tarea poco atractiva de trascribir titulares de ganancias de los comunicados de prensa, de lo que ahora se encargan los algoritmos. Estaba ganando un salario medio de cinco cifras y me sentía millonaria.

Mi gratitud se convirtió lentamente en frustración cuando quedé atrapada en el mismo escritorio durante cuatro años. No estaba sola. Por cada historia como la mía, había un representante de ventas demasiado desanimado para solicitar ese cargo de gerente regional, un empleado minorista a tiempo parcial que no podía obtener un turno regular entre semana, o incluso un lamentable analista bancario que no podía progresar más allá de introducir datos a Excel. Todo esto tiene un costo: así como Estados Unidos eliminó más de 30 millones de empleos y US$10 billones en riqueza de los hogares durante la crisis financiera, el montón de ganancias perdidas por el subempleo alcanzó los US$148.000 millones en los últimos tres meses de 2009, según algunas estimaciones.

El impacto del coronavirus será aún peor. La Organización Internacional del Trabajo espera 195 millones de empleos a tiempo completo perdidos en todo el mundo y pronostica un “aumento significativo” del subempleo. A pesar de lo frustrante que puede ser para los profesionales de cuello blanco quedarse atascados, los más afectados serán los trabajadores de bajos salarios y los menos educados, que no lograron ponerse en pie después de 2008. Esa fractura en la base significa que somos aún más vulnerables en la recesión por la COVID-19 que hace poco más de una década.

Podría parecer un giro rápido de los acontecimientos. En febrero, EE.UU. registró su tasa de desempleo más baja en medio siglo. Sin embargo, una visión más profunda demuestra por qué ese 3,5% no cuenta la historia completa. Un indicador más holístico de la salud del mercado laboral puede ser la llamada categoría U-6, que incluye a aquellos que no están trabajando pero indican que quieren un trabajo, así como a aquellos que quieren trabajo a tiempo completo pero tienen que conformarse con menos horas. Incluso en febrero, esa cifra era el doble del nivel oficial: 7%.

Si hay algo que observar, es la brecha entre estos dos números, dice Torsten Slok, economista jefe de Deutsche Bank Securities. Podría indicar la fortaleza de cualquier recuperación. Sin embargo, tenga en cuenta que incluso la categoría U-6 no captura el estancamiento laboral entre los empleados de tiempo completo.

La idea de que el subempleo se subestima no es nueva. En 2019, el profesor de Dartmouth College David Blanchflower publicó el libro, “Not Working: Where Have All the Good Jobs Gone?” (Sin trabajo: ¿a dónde se han ido todos los buenos empleos?). Utiliza las fuerzas laborales de Estados Unidos y el Reino Unido para ilustrar el enigma del crecimiento de los salarios mínimos y el bajo desempleo récord. La economía básica nos dice que debería ser todo lo contrario: un mercado laboral ajustado debería aumentar los salarios. El problema, dice, es el subempleo.

Considere a Hank, el trabajador a tiempo parcial que es demasiado pesimista para presentarse a un puesto de tiempo completo. Revisa las noticias y ve titulares alentadores sobre el mercado laboral. Agitado por desempolvar su currículum, se siente afortunado de obtener una oferta relativamente rápido. Pero debido a que ha estado operando a media marcha durante tanto tiempo, Hank tiene muy poco poder de negociación cuando se trata de su nuevo salario. Entonces, aunque es alentador que haya sido agregado a la fuerza laboral, Hank no está contribuyendo mucho a un salario promedio más alto.

Otra investigación muestra cuán pernicioso puede ser el trabajo por debajo del potencial. En 2014, Tim Slack de la Universidad Estatal de Luisiana y Leif Jensen de la Universidad Estatal de Pensilvania señalaron que el subempleo persistió mucho después de la recuperación de la crisis financiera mundial: después de promediar 15,5% de 2002 a 2008, la tasa aumentó a un promedio de 22,4% de 2009 a 2012. Es completamente posible que veamos un repunte relativamente rápido en el desempleo una vez que el coronavirus disminuya: Deutsche Bank espera que la cifra aumente a 12% en el segundo trimestre y se reduzca a la mitad aproximadamente a finales de año. El subempleo, sin embargo, podría perseguir al mercado laboral en los próximos años.

La respuesta de política ha sido aumentar los beneficios de desempleo, agregando US$600 a la cantidad semanal pagada por los estados, al menos temporalmente. Medidas similares han sido efectivas en el pasado: cada dólar de gasto en la extensión de dicha ayuda produjo US$1,61 de actividad económica en el primer trimestre de 2009, según Brookings Institution. Un componente clave del proyecto de ley de alivio de coronavirus de EE.UU. incluía la cobertura para trabajadores a tiempo parcial y en la economía informal. Esto último podría equivaler a más de 25 millones de estadounidenses, si no más.

Sin embargo, las oficinas de desempleo en todo el país están tan abrumadas con las solicitudes, y tan acosadas por la tecnología antigua, que hay poco tiempo, dinero o voluntad política para dedicar recursos a la apertura de más oportunidades para las personas que ya tienen trabajo. Múltiples estados se están quedando rápidamente sin fondos. En Connecticut, el sistema informático de 40 años que procesa beneficios de desempleo no puede manejar pagos de cuatro dígitos: agregar los US$600 adicionales elevará el pago elegible más alto a US$1.249, señaló el Wall Street Journal.

Para los desempleados, la respuesta son mayores cheques de estímulo. El subsidio de US$1.200 que muchos estadounidenses recibirán parece generoso al principio; si considera un salario semanal promedio de aproximadamente US$900, sin embargo, ese desembolso compra poco más de una semana o dos para muchos hogares, señala Slok. Para los subempleados, que tienen el beneficio del tiempo, una solución simple sería hacer que los gastos de búsqueda de empleo sean deducibles de impuestos, una medida que expiró con la aprobación de los recortes fiscales de la Administración Trump en 2017.

Hay muchos elogios flotando para los mileniales en estos días. Ahora, en medio de dos calamidades económicas, hemos acumulado una gran cantidad de deuda, ahorramos muy poco y estamos hundidos en empleos informales con poca protección para los trabajadores, como licencia por enfermedad pagada y beneficios de jubilación. El Atlantic nos llama la “generación perdida”, mientras que el Journal ha documentado los efectos de la “depresión de la recesión”.

Por accidente de nacimiento, tuve acceso a una educación que me ha abierto puertas, y ciertamente logré encontrar mi camino. Pero incluso con este pasaporte dorado, me tomó varios años y moverme por los continentes para llegar a donde quería. Millones de otros estadounidenses no tienen tanta suerte.

En esta Nota