24th de February de 2021
BLOOMBERG
08-05-2020 17:36

Niños con COVID-19 amenazan la capacidad de reapertura del mundo

Los niños con COVID-19 amenazan la recuperación de la pandemia, provocando un mayor escrutinio de sus casos por parte de científicos y responsables políticos que buscan pistas sobre la propagación y virulencia del nuevo coronavirus.

Vernon Silver y Marco Bertacche
08-05-2020 17:36

Los niños con COVID-19 amenazan la recuperación de la pandemia, provocando un mayor escrutinio de sus casos por parte de científicos y responsables políticos que buscan pistas sobre la propagación y virulencia del nuevo coronavirus.

Si bien las infecciones de los menores de 18 años representan una pequeña parte del total mundial, rondan los miles y, en los últimos días, se han convertido en el tema principal de un estudio de los Institutos Nacionales de Salud. También ha habido informes en Estados Unidos, el Reino Unido y Europa de una condición misteriosa entre los niños.

En Italia, un modelo que se utiliza para guiar las decisiones de recuperación ha resaltado el peligro que presentan los niños, que a menudo no muestran síntomas y tienen muchos más contactos sociales diarios que los adultos. Proyecta que tan solo la apertura de escuelas desproporcionaría el factor de reproducción a cerca de 1,3 —por encima de su nivel actual inferior a 1, que es necesario para frenar el brote.

“Abrir las escuelas es una solución absolutamente preocupante”, dijo Stefano Merler, investigador de Fondazione Bruno Kessler, con sede en Trento, quien construyó los modelos con el Instituto Superior de Salud de Italia. “Traería problemas muy serios en muy poco tiempo”, dijo en una sesión informativa del 30 de abril.

Por el contrario, abrir solo los negocios mantendría el nivel por debajo de 1, según el modelo. Una tasa de reproducción de 1 significa que por cada persona infectada, otra contrae el virus; una tasa inferior a 1 implica que la pandemia se está reduciendo.

Pero más que solo ser vectores de infección, niños de todo el mundo se han enfermado y, en algunos casos, muerto a causa de COVID-19.

Si bien sus cifras correspondientes son mínimas en comparación con las decenas de miles de ancianos que han fallecido, ahora hay una cantidad suficiente de niños con COVID-19 y los hospitales han dedicado espacios para ellos —inclusive en Milán, cerca de Roma y en el estado de Nueva York estado, donde tres niños de 9 años o menos han muerto, y ocho de ellos de 10 a 19 años.

Italia ha contabilizado 1.478 niños infectados de 9 años o menos, según datos del Gobierno hasta el 28 de abril. Tres habían muerto al 6 de mayo, incluidos al menos un niño y una niña, según las cifras publicadas hoy.

A medida que gobiernos de todo el mundo sopesan la reapertura de las economías, junto con sus escuelas, la nueva investigación apunta a un riesgo de que la transmisión del virus a través de los niños podría empeorar la pandemia.

Uno de tales estudios, de Alemania, descubrió que los niños con el nuevo coronavirus pueden ser tan infecciosos como los adultos, y recomendaron precaución contra aperturas escolares ilimitadas.

Otros investigadores han cuestionado cuánto pueden transmitir el virus los niños. Un reciente análisis de estudios globales compilados por el blog pediátrico Don’t Forget the Bubbles halló evidencia limitada que sostenga que los niños transmiten la enfermedad a otros en cantidades significativas.

En esta Nota