26th de February de 2021
BLOOMBERG
11-05-2020 18:19

No podemos esperar a que sea seguro levantar cuarentena: F. Flam

Funcionarios estadounidenses han socavado las esperanzas de una reapertura económica exitosa porque han confundido los mensajes públicos, sin explicar claramente por qué se impusieron estrictos confinamientos en primer lugar. No han logrado comunicar lo que las cuarentenas están logrando para nosotros, y mucho menos qué criterios deberían usarse para levantarlas.

Faye Flam
11-05-2020 18:19

Funcionarios estadounidenses han socavado las esperanzas de una reapertura económica exitosa porque han confundido los mensajes públicos, sin explicar claramente por qué se impusieron estrictos confinamientos en primer lugar. No han logrado comunicar lo que las cuarentenas están logrando para nosotros, y mucho menos qué criterios deberían usarse para levantarlas.

Es intuitivo pensar que debe haber enormes beneficios para algo que aplasta las empresas y los sueños profesionales, crea largas filas en los bancos de alimentos, interrumpe la educación e impone, para aquellos encerrados solos o con familiares abusivos, un costo psicológico brutal. Y, sin embargo, había principalmente un objetivo relativamente limitado: evitar que la transmisión se disparara tan bruscamente que los hospitales se desbordaran de pacientes (como beneficio secundario, la enfermedad debería ser menos mortal con el tiempo a medida que los médicos mejoran su capacidad para tratarla).

Mantener a las personas separadas a través del distanciamiento social voluntario o los mandatos de quedarse en casa no puede vencer al virus; no desaparecerá hasta que una parte de la población desarrolle inmunidad. Una vez que se levanten los confinamientos, los casos aumentarán aquí y allá. Eso siempre iba a ser cierto. Pero siempre y cuando los hospitales no se llenen, las cuarentenas pueden haber cumplido su propósito.

El mensaje público ha sido erróneo, dice el consultor de comunicación de riesgos Peter Sandman. Ya sea en MSNBC o Fox, a los espectadores se les dice que los confinamientos deberían levantarse cuando “sea seguro”.

“Eso es inalcanzable”, dice Sandman, coautor, junto con su colaboradora y esposa Jody Lanard, de un informe del 6 de mayo sobre la comunicación durante la crisis de COVID-19 para los Centros para la Investigación y la Política de Enfermedades Infecciosas (CIDRAP, por sus siglas en inglés).

Sandman dijo muchas cosas proféticas cuando lo entrevisté sobre la COVID-19 a principios de febrero. Había anticipado que el virus se propagaría por todo el mundo y la perturbación que causaría. Pero no anticipó cuánto arruinarían los líderes políticos y de salud pública la situación.

“Estábamos horrorizados”, dice, refiriéndose a sí mismo y a otros en el negocio de la comunicación de riesgos, cuando Estados Unidos no organizó las pruebas y el seguimiento de contactos temprano. Luego, los líderes recurrieron a medidas que eran tanto draconianas como impotentes. Hubo muchos planes de preparación elaborados durante anteriores pandemias, y ninguno de ellos incluía confinamientos masivos.

El mensaje de “aplanar la curva” es pegadizo, pero puede implicar erróneamente que esta pandemia subirá y disminuirá con un solo pico. Los epidemiólogos dicen que es más probable que la enfermedad se expanda a un segundo pico grande o suba en colinas intermitentes durante varios años. La idea general de aplanar la curva es distribuir las infecciones durante un año (o más), en lugar de semanas o meses. Eso puede salvar vidas al evitar que cualquiera muera por falta de atención hospitalaria.

Es un mensaje matizado para transmitir, sin duda. “Ninguna de cada cien personas entiende la distinción entre prevenir una muerte y posponer una muerte”, dice Sandman. Cuando se impuso la cuarentena en Wuhan, dice: “pensamos que era una horrible aberración china”.

Parte de la confusión puede provenir del éxito en China, donde el Gobierno pareció “aplastar” la curva con medidas de confinamiento decisivas. No obstante, hubo mucho más que eso.

Durante esos confinamientos, hubo pruebas intensas y seguimiento de contactos para poner en cuarentena a las personas con más probabilidades de estar infectadas. Las personas infectadas fueron obligadas a ir a instalaciones especiales, pasando un par de semanas lejos de sus familias, con base en la evidencia de que el virus se propaga principalmente en los hogares. Al centrarse en dónde era más probable que estuviera el virus, en lugar de tratar a todos como igualmente infecciosos, pudieron reducir su tasa de infección.

Ningún estado o ciudad en EE.UU. ha tenido un nivel cercano a ese en cuanto a pruebas, rastreo o cuarentena centrada.

Aun así, algunos confinamientos locales pueden haber salvado vidas. Eran claramente necesarios en la ciudad de Nueva York, por ejemplo, donde los casos explotaron en marzo. Sandman dice que eso no debería haber sido necesario si EE.UU. hubiera utilizado sus semanas de advertencia a principios de año para establecer pruebas y rastreo contactos allí, y para preparar los hospitales.

“Era demasiado tarde en Nueva York, pero no era demasiado tarde en Dakota del Sur”, dice Sandman, o en la mayoría de las otras partes del país donde no había evidencia de una explosión inmediata. Eso no significaba ignorar el problema en otros lugares. La falta de pruebas hizo que fuera difícil descartar nuevos picos en cualquier lugar, pero en opinión de Sandman, la mayoría de los lugares habrían estado mejor con el distanciamiento social voluntario, la cancelación de grandes eventos, la preparación de hospitales y hogares de ancianos, las pruebas enfocadas y el seguimiento de contactos, o incluso el seguimiento de contactos solo, poniendo en cuarentena los contactos de personas con síntomas similares a los de la gripe.

Hoy en día, los políticos en muchas áreas están utilizando esta caída en el número de infecciones como un barómetro para reabrir sus economías, aunque los estadísticos consideran que no tienen mayor significado. Los líderes instintivamente quieren atribuirse el mérito de aliviar el sufrimiento del público, pero el factor decisivo ahora está sobre sus hombros: ¿tienen un plan para realizar pruebas a los trabajadores de hogares de ancianos y de atención médica con regularidad? ¿Tienen un plan para el seguimiento de contactos? ¿Hay alguna manera de monitorear el virus a través de un muestreo aleatorio?

Suecia adoptó un enfoque más sostenible: canceló grandes reuniones pero mantuvo la economía en funcionamiento mientras intentaba proteger a las personas con más probabilidades de enfermarse gravemente. No hubo confinamientos obligatorios. Sandman dice que eso era lo que esperaba aquí. “Suecia solo se ve extraño y extremo porque el resto del mundo hizo algo extraño y extremo”.

Y sin embargo, Suecia tiene una tasa de mortalidad más alta que sus vecinos, advierte la profesora de epidemiología de Harvard Caroline Buckee. Una enfermedad de propagación más lenta necesita infectar a menos personas para alcanzar la inmunidad de rebaño, dice, siempre que ciertos supuestos sobre la duración de la inmunidad sean correctos. Buckee dice que la gente debería esperar para aventurarse hasta que haya planes para lidiar con futuros picos, incluidas las pruebas y el seguimiento de contactos y el aumento de la capacidad hospitalaria.

Se suponía que los confinamientos eran una medida provisional para permitir que los funcionarios lentos implementaran esos planes, no una solución a largo plazo. Los epidemiólogos tienden a centrarse en lo que salvará la mayor cantidad de vidas de una enfermedad dada a cualquier costo, pero Buckee admite que mantener a todos dentro de sus hogares hasta que haya una vacuna no es una opción que alguien esté considerando seriamente.

Las medidas estrictas de cuarentena son buenas para proteger a los funcionarios públicos de parecer responsables de cualquier muerte. También, hasta cierto punto, atribuyen al público la culpa de las infecciones continuas: cualquier aumento en los casos se puede atribuir al incumplimiento de normas tan estrictas que incluso epidemiólogos y funcionarios de salud han sido sorprendidos incumpliéndolas.

Aquellos que desean eliminar las cuarentenas no necesariamente niegan la gravedad de la enfermedad. Nuestra seguridad no puede ser comprada con más sufrimiento. En este punto, hemos hecho nuestra parte, y la seguridad pública depende de lo que hayan hecho las autoridades de salud y los políticos con el tiempo que hemos ganado. Ahora depende de ellos.

En esta Nota