sábado 30 de mayo de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
jueves 26 marzo, 2020

Nuevos líderes del FMI a prueba ante inestable economía global

El Fondo Monetario Internacional se enfrenta a una de sus mayores pruebas desde la creación del organismo, poco tiempo después del fin de la Segunda Guerra Mundial, con nuevos líderes encargados de mantener la economía mundial alejada del abismo.

Eric Martin

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
jueves 26 marzo, 2020

El Fondo Monetario Internacional se enfrenta a una de sus mayores pruebas desde la creación del organismo, poco tiempo después del fin de la Segunda Guerra Mundial, con nuevos líderes encargados de mantener la economía mundial alejada del abismo.

Desde que el brote de coronavirus cerró la sede de Washington, la directora gerente Kristalina Georgieva trabaja desde su casa en los suburbios de Maryland. De acuerdo con una persona familiarizada con su rutina, las llamadas con los líderes desde el gobernador del Banco Popular de China, Yi Gang, al presidente argentino, Alberto Fernández, así como al personal superior del fondo, cubren días que pueden extenderse desde las 6 a.m. hasta la medianoche.

A Georgieva, que ocupó el puesto número 2 del Banco Mundial antes de suceder a Christine Lagarde como jefa del FMI en octubre, ahora se le une Geoffrey Okamoto, exasistente de 35 años del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin. Se unió el 19 de marzo, para suceder a David Lipton, quien recientemente se retiró como el primer subdirector gerente con más años de servicio.

Se une en un momento en que casi 80 países buscan financiamiento de emergencia y el fondo se compromete a desplegar su capacidad de préstamo de US$1 billón para ayudar a la economía global, que ahora prevé entrar a una recesión al menos tan severa como la vivida en la crisis financiera mundial de 2008-2009. La lógica dentro del FMI es que las consecuencias económicas recién comienzan y que el fondo depende, como siempre, de sus expertos técnicos y veteranos de carrera, según entrevistas con funcionarios actuales y anteriores.

Georgieva llega al FMI con una experiencia diferente a la de los jefes anteriores, pero eso no necesariamente perjudicará sus posibilidades de éxito, dijo Edwin Truman, un exfuncionario de la Reserva Federal y del Tesoro que actualmente es miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional en Washington.

"La gente manifestó dudas sobre Christine Lagarde cuando se convirtió en directora del FMI, que no era economista y solo abogada", dijo. "Dejó el FMI considerada como una heroína".

‘Prestamista de última instancia’

Como rescatista financiero del mundo, el objetivo principal del fondo es garantizar la estabilidad del sistema monetario internacional. Si bien no es una organización humanitaria como el Banco Mundial, a menudo es el prestamista de última instancia para las naciones en desarrollo. El FMI se ocupa de los problemas de balanza de pagos que podrían surgir de las interrupciones comerciales y la caída de las monedas a medida que el virus detiene la producción económica y los inversionistas pierden la confianza.

Con casi todas las naciones ahora bajo el control del mortal patógeno, "todos los esfuerzos están enfocados para lidiar con el COVID-19 y la crisis a su alrededor", dijo el martes la economista jefe del FMI, Gita Gopinath, en una entrevista de Bloomberg Television. Hablando desde su casa en Boston, agregó que el desafío se hace aún mayor con el personal que trabaja de forma remota.

Esta distancia tendrá un alivio aún mayor el próximo mes cuando el FMI convoque por primera vez reuniones virtuales conjuntas de primavera con el Banco Mundial y actualice sus proyecciones económicas.

Georgieva, de 66 años, es una economista búlgara. No tiene la misma experiencia de gobierno que Lagarde, exministra de Finanzas de Francia durante la última crisis, o sus otros predecesores, que generalmente eran ministros de Finanzas o banqueros centrales de las grandes economías europeas. Su carrera se desarrolló en el Banco Mundial y la Comisión Europea –donde sus responsabilidades incluían la gestión de crisis– y ganó una reputación de pragmatismo, creación de consenso y colaboración.

Al elegir a Georgieva y Lipton, el fondo mantuvo una tradición de que el jefe provenga de Europa y el subdirector gerente de Estados Unidos. Sin embargo, el FMI se ha enfrentado a crecientes solicitudes en los últimos años para dar a las naciones en desarrollo un papel más protagónico. Bajo el mando de Lagarde, el fondo fue criticado por un sesgo percibido hacia Europa durante la crisis del euro y por buscar demasiada austeridad a cambio de un préstamo récord de US$56.000 millones a Argentina que la nación está luchando por pagar.

"El liderazgo actual del FMI no tiene el mismo perfil ni la misma experiencia en este tema que sus predecesores", dijo. "No significa que no sepan hablar con personas que sí tienen esa experiencia".


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5011

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.