7th de March de 2021
BLOOMBERG
15-04-2020 21:04

PDVSA se esfuerza por estabilizar refinerías en medio de escasez

En un último intento por aliviar la crisis de combustible en Venezuela, los empleados de PDVSA, de propiedad estatal, están trabajando las 24 horas para que funcione una unidad clave de fabricación de gasolina. Incluso los trabajadores jubilados han sido llamados a la acción.

Fabiola Zerpa y Nicolle Yapur
15-04-2020 21:04

En un último intento por aliviar la crisis de combustible en Venezuela, los empleados de PDVSA, de propiedad estatal, están trabajando las 24 horas para que funcione una unidad clave de fabricación de gasolina. Incluso los trabajadores jubilados han sido llamados a la acción.

Una craqueador catalítico en la refinería El Palito de PDVSA se reinició esta semana después de un mes de ensayos, según personas con conocimiento de la situación que pidieron no ser identificadas porque la información no es pública. Pero la planta está operando en condiciones inestables y no puede producir combustible. Los problemas con necesidades básicas como la electricidad y el agua en la refinería aún no se han resuelto, dijeron las personas.

Reiniciar el craqueador catalítico en El Palito ha sido una prioridad principal para Petróleos de Venezuela SA desde el año pasado. La escasez de gasolina en Venezuela solo ha empeorado en medio de la pandemia de coronavirus, un colapso económico en curso y las sanciones de Estados Unidos que han impedido las importaciones de combustible.

El reinicio es parte de un plan más amplio que incluye un llamado a los jubilados de PDVSA y las compañías petroleras locales privadas, según un documento visto por Bloomberg. Los jubilados fueron convocados para trabajar en El Palito por sus gerentes, y al mismo tiempo, PDVSA está discutiendo planes para impulsar la producción de crudo en los campos ligeros de Monagas para abastecer la refinería, según el documento y una persona con conocimiento del asunto.

En Caracas, el ejército tiene el control de las estaciones de bombeo desde mediados de marzo. PDVSA confía en que El Palito produzca 35.000 barriles de gasolina al día para proporcionar alivio, a medida que la escasez interrumpe las líneas de transporte de suministro de alimentos y evita que la ayuda humanitaria llegue a sus destinos.

Operaciones al límite

El Palito tiene capacidad para procesar 140.000 barriles de crudo por día, pero la refinería no ha logrado producir un suministro constante de gasolina. Los cierres se han producido de forma intermitente desde el año pasado, y los trabajadores realizaron reparaciones utilizando piezas existentes de la refinería Amuay en lugar de nuevos. Los servicios de agua no están completamente restaurados en El Palito y la energía aún depende de la inestable red eléctrica a nivel nacional. Amuay y Cardón son las refinerías están en peor condición.

Las refinerías de PDVSA han estado funcionando a tasas reducidas durante años debido a la falta de mantenimiento e inversión, así como a la fuga de cerebros. En septiembre de 2018, meses antes de que se impusieran las sanciones, se estaba refinando a menos de una cuarta parte de su capacidad, y en diciembre, las refinerías estaban trabajando a menos del 10%.

PDVSA y dos de las compañías que participaron en las conversaciones no respondieron a las solicitudes de comentarios. Otras dos compañías dijeron que no tienen conocimiento de ningún plan o conversaciones con PDVSA.