viernes 16 de abril del 2021
BLOOMBERG Pandemia de coronavirus
28-07-2020 01:07

Estados Unidos: donde la pandemia se intensifica bajo una ola de calor

Una ola de calor persistente en julio en gran parte de Estados Unidos ha llevado las temperaturas a niveles peligrosos, lo que complica los esfuerzos de lucha contra una pandemia.

Linda Poon
28-07-2020 01:07

En un sofocante domingo por la tarde en North Miami, Carmen Arocho, de 54 años, llevó a sus cuatro nietos a un supermercado cercano, no para comprar alimentos, sino para escapar del calor opresivo que ha estado cociendo el sur de Florida. No le gusta hacerlo a menudo, ya que cada viaje aumenta el riesgo de que contraigan el coronavirus. El condado de Miami-Dade es actualmente el epicentro de la pandemia en EE.UU., y los funcionarios de salud locales informan más de 2.000 nuevos casos diarios desde el 1 de julio.

Pero con el índice de calor en más de 37°C, Arocho dice que no puede mantener a los niños en en el apartamento de dos habitaciones que comparten con su pareja y sus tres hijos adultos. Su unidad de aire acondicionado es vieja y a menudo se congela si se mantiene encendida durante demasiado tiempo. Cuando eso sucede, Arocho generalmente lleva a la familia en su automóvil con el motor al ralentí y el aire acondicionado en marcha, a veces incluso antes de acostarse para ayudar a los niños a quedarse dormidos. Pero sus costos de gasolina han aumentado. Dice que no se ha quejado con sus propietarios por el aparato defectuoso por temor a ser desalojada.

La tienda de comestibles es su último recurso. “Entramos y caminamos para tratar de tomar aire, porque no hay otro lugar a donde ir”, dice. Las bibliotecas y las piscinas comunitarias están cerradas, y los restaurantes en North Miami están restringidos a cenas al aire libre. Ni la ciudad ni el condado actualmente operan centros de enfriamiento en el área.

Este año va en camino a ser el más caluroso registrado. Una ola de calor persistente en julio en gran parte de Estados Unidos ha llevado las temperaturas a niveles peligrosos, lo que complica los esfuerzos de lucha contra una pandemia en varias ciudades que se han convertido en puntos críticos de infección, como Miami, Houston y Phoenix. Residentes en varias ciudades reportaron haber esperado horas en el calor implacable para hacerse la prueba, por ejemplo, y algunos sitios cerraron a medida que las condiciones se volvieron peligrosas para el personal. Y a medida que grupos de residentes huyen a espacios interiores con aire acondicionado, se exponen a un mayor riesgo de infección. Es una convergencia de crisis que los expertos en salud pública vieron venir hace meses, cuando el presidente Donald Trump hacía circular el mito de que el coronavirus simplemente “desaparecería” con el calor del verano.

Los picos estacionales en las enfermedades relacionadas con el calor no solo exacerban los síntomas en los pacientes de covid, sino que también ejercen una mayor presión sobre los hospitales que ya operan cerca o más allá de su capacidad, dice Ankush Bansal, médico en Palm Springs, Florida, que copreside los médicos de Florida para la coalición de Acción Climática. Las olas de calor matan a más estadounidenses que cualquier otro tipo de clima extremo, y las comunidades más afectadas son los adultos mayores de bajos ingresos, los hogares en barrios pobres, y las personas sin hogar, las mismas poblaciones que son desproporcionadamente vulnerables al covid-19. Al igual que con muchas otras desigualdades en Estados Unidos, la pandemia expone cómo algunas comunidades son las más afectadas por el cambio climático y la división entre quién se refugia en el interior y quién no.

Un tercio de todos los hogares estadounidenses ya tienen dificultades para pagar sus facturas de servicios públicos o mantener sus sistemas de calefacción y refrigeración en casa, según la última encuesta nacional de consumo de energía residencial, realizada en 2015. Más de 6 millones de hogares, o el 5% de la población nacional, informaron haber perdido el aire acondicionado ese año. Según el informe, es más probable que el problema afecte a los hogares minoritarios y de bajos ingresos, así como a las familias con al menos un hijo.

Muchos viven en hogares con una alta carga de energía, dice Michelle Kirwan, pediatra que atiende a familias de bajos ingresos como la de Arocho en un centro de salud comunitario en Miami Gardens. “Sus facturas son más altas debido a que la calidad de sus hogares (el aislamiento, los sellados alrededor de sus puertas y cosas por el estilo) es menos que estándar”, dice. “Así que he tenido muchos pacientes a los que se les ha desconectado la electricidad”.

El alto costo de mantenerse fresco

Los centros de enfriamiento y las alternativas a ellos son, al final del día, solo una solución temporal para un problema de larga data que solo empeorará a medida que el cambio climático conduzca a un clima más extremo. “Lo que las ciudades deberían hacer es no tener políticas que básicamente obliguen a las personas de bajos ingresos a no tener otros medios que no sean ir a centros de enfriamiento”, dice Bansal. Eso significa garantizar que los hogares de bajos ingresos tengan acceso a refrigeración eficiente y energía asequible en el hogar y que se requiera que los propietarios proporcionen aire acondicionado a los inquilinos. Florida, por su parte, se encuentra entre los estados con menor eficiencia energética y no tiene tales protecciones de enfriamiento para los inquilinos.

El 21 de julio, el condado de Miami-Dade anunció que proporcionaría asistencia de crisis a las familias afectadas por el covid-19 a través del Programa federal de asistencia de energía para hogares de bajos ingresos, con fondos de la Ley CARES. Los residentes pueden recibir hasta US$2.000 en asistencia de servicios públicos dentro de un período de 12 meses si cumplen con los requisitos, entre los cuales se cuenta que los beneficiarios no pueden ganar más del 150% de las pautas federales de ingresos por pobreza. Es un buen comienzo, dice Mayra Cruz, gerente del programa de resiliencia climática de la organización sin fines de lucro Catalyst Miami. Le preocupa que las personas que más lo necesitan no conozcan el programa o no tengan acceso a una computadora o a Internet para presentar una solicitud en línea, ya que las oficinas gubernamentales están cerradas. “Hay más que podemos hacer para garantizar que la carga para obtener alivio no recaiga en los miembros de la comunidad afectados en este momento”, dice.

A medida que suben las temperaturas, las facturas mensuales aumentan. “Hemos escuchado a miembros de la comunidad hablar sobre cómo han estado luchando para mantenerse al día con la electricidad, especialmente durante el verano”, dice Cruz. “Ahora que todos estamos atrapados en casa, las facturas han aumentado US$50 en los últimos meses. No se puede esperar que esas familias sigan el ritmo”.

Lynn, una residentes de Miami, pidió que no se publicara su apellido para mantener su privacidad y porque le preocupa el estigma que podría enfrentar por buscar ayuda pública. Dice que tiene 60 años y se atrasó en sus pagos mensuales de electricidad después de perder su trabajo en una guardería local debido a la pandemia. Catalyst Miami la ayudó a pagar algunas de esas facturas, pero aún le debe a la compañía más de US$360. Evita encender su aire acondicionado, que cuesta unos US$300 al mes, incluso cuando las temperaturas dentro de su casa más antigua superan las temperaturas exteriores. En cambio, dos ventiladores que compró en Walmart zumbaban en el fondo mientras hablábamos.

“Trabajé en la sociedad y logré conseguir un hogar”, dice Lynn. “Cuando lo obtuve, estaba en buena forma, trabajando en dos o tres empleos, pero ahora a medida que envejezco, es difícil para mí mantenerlo y no tengo ingresos adicionales para pagar la electricidad”. La pandemia de covid y sus desafíos de movilidad han dificultado la búsqueda de un nuevo trabajo, y no califica para recibir asistencia dirigida a familias por debajo del umbral de pobreza o a inquilinos. Está frustrada, dice, porque está pasando por un “momento difícil”, pero no está buscando ayuda para volver a ponerse de pie. Y eso está afectando su salud mental.

Su historia no es excepcional en Miami-Dade, donde aproximadamente un tercio de los hogares viven por encima de la línea de pobreza, pero no ganan lo suficiente para satisfacer las necesidades básicas del hogar. A menudo, están a solo una emergencia de la inestabilidad financiera, dice Cruz.

“Vemos que los casos de covid aumentan continuamente y no se detienen, estamos alcanzando cifras récord todos los días”, dice Mackenzie Marcelin, organizadora de justicia climática de la organización sin fines de lucro New Florida Majority, que también forma parte de la Alianza Climática de Miami. “Necesitamos decir: ‘Oye, no podemos seguir poniendo a estos residentes en ansiedad cada mes’”.

En esta Nota