domingo 16 de mayo de 2021
BLOOMBERG Ambiente
16-03-2021 08:03

La oportunidad que se abre para Rusia por el derretimiento del hielo ártico

Rusia, el cuarto mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, es testigo de uno de los efectos más obvios del cambio climático: el rápido aumento de las temperaturas en el Ártico.

16-03-2021 08:03

Rusia, el cuarto mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, es testigo de uno de los efectos más obvios del cambio climático: el rápido aumento de las temperaturas en el Ártico.

La región se está calentando dos veces más rápido que el resto del mundo, alterando patrones climáticos tan al sur como en Texas. Hogar de más de una quinta parte de los bosques del planeta, Rusia ha sufrido dos años consecutivos de incendios récord que generaron emisiones equivalentes a las de un país de tamaño medio como España.

El permafrost, el suelo helado que cubre aproximadamente la mitad del terreno ruso, se está descongelando rápidamente, dañando infraestructura, casas e instalaciones industriales a un costo de hasta US$2.300 millones al año. La tundra siberiana almacena aproximadamente 1.700 gigatoneladas de dióxido de carbono, el doble de la cantidad actualmente en la atmósfera. Gran parte podría liberarse a medida que el terreno se descongela.

Pero Rusia también cuenta con las mayores reservas de gas natural licuado (GNL) del mundo, y el derretimiento del hielo en el Ártico significa que puede enviar más de su exportación más valiosa a otros países. También podría aumentar potencialmente la producción de petróleo. Advertencias de expertos en clima de que ambas actividades podrían acelerar el calentamiento global no han disuadido a los líderes rusos.

“Moverse hacia el norte y el este es un trabajo que Rusia ha estado haciendo durante cuatro siglos y medio; sabemos que el clima y la naturaleza son difíciles”, dijo en una entrevista Aleksey Chekunkov, ministro ruso a cargo de desarrollar el Ártico. “Viviremos, trabajaremos y desarrollaremos nuestro norte en todos los escenarios”.

El GNL se quema de manera más limpia que el carbón o el petróleo, aunque igual libera emisiones. Rusia está apostando a que la demanda subirá en las próximas décadas a medida que más países reemplazan el carbón a fin de reducir sus huellas de carbono.

La ruta del mar del Norte, que une el norte de Europa y Rusia con China a través de los mares del Ártico, solía estar bloqueada por hielo la mayor parte del año, y la navegación solo era posible en los meses de verano, de junio a octubre. Este año, un mínimo récord de hielo marino y una flota rusa de rompehielos cada vez más poderosa significaron que la temporada fue la más larga, de mayo a febrero.

“Creemos que podremos navegar durante todo el año y no estamos esperando hasta que ocurra en términos climáticos”, dijo Chekunkov. “Estamos construyendo la flota de rompehielos nucleares más poderosa del mundo”. La navegación durante todo el año podría convertirse en realidad para mediados de siglo, dijo.

Para entonces, el mundo será un lugar muy diferente si los humanos no han reducido drásticamente las emisiones. Gran parte del hielo de la Tierra se habrá derretido, el nivel del mar habrá aumentado y los arrecifes de coral y los bosques se habrán reducido significativamente. El planeta será más cálido y más húmedo, lo que conducirá a fenómenos meteorológicos más extremos, como huracanes e incendios forestales.

Moscú es consciente de los peligros. El ministerio de Chekunkov tiene un equipo de 68 científicos y desarrolló un modelo digital de la economía y la ecología del Ártico con aproximadamente 10.000 parámetros diferentes, 800 de los cuales se pueden ajustar para simular diferentes escenarios.

Sin embargo, el país no está haciendo lo suficiente para frenar el calentamiento global. El plan climático de Rusia fue calificado como “críticamente insuficiente” por la organización sin ánimo de lucro Climate Action Tracker. Si todos los países siguieran su enfoque, el aumento de la temperatura global desde tiempos preindustriales superaría los 4 °C para finales de siglo, el peor de los casos descritos por científicos.

“Necesitamos ser realistas sobre el tamaño del país”, dijo Chekunkov. “Construir una red para un terreno que tiene en promedio una persona por kilómetro cuadrado no siempre es económico”. La energía solar no es una opción para las regiones árticas donde el sol no brilla durante más de la mitad del año y donde la energía eólica no es constante. “A menos que veamos un gran avance en la tecnología de las baterías y en el paso de la energía de un lugar a otro, creo que el GNL es la mejor solución posible”, dijo.

Mientras tanto, Rusia hará todo lo posible para beneficiarse de las oportunidades descubiertas por el derretimiento del hielo, incluso mientras lucha por lidiar con los impactos del cambio climático en su propio territorio.

“El Ártico se está calentando más rápido que el continente, esto tiene un potencial muy negativo, pero también muy positivo”, dijo Chekunkov.

HV