miércoles 03 de junio de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / Mercado Financiero
lunes 30 julio, 2018

La volatilidad de las monedas emergentes roza su valor máximo en un año

Los operadores de monedas de mercados emergentes siguen con los nervios de punta, mientras los compañeros que negocian monedas de países desarrollados enfrentan una aburrida temporada.

Galería de imágenes

Katherine Greifeld, Ben Bartenstein y Aline Oyamada


Fotogalería
Monedas-Divisas Foto: Cedoc
lunes 30 julio, 2018

Los operadores de monedas de mercados emergentes siguen con los nervios de punta, mientras los compañeros que negocian monedas de países desarrollados enfrentan una aburrida temporada.

La volatilidad implícita en las monedas de mercados emergentes ha aumentado y se acerca a su mayor nivel en más de un año, según un indicador de JPMorgan Chase & Co. basado en opciones forward a tres meses. Al mismo tiempo, una medida similar de la volatilidad en las monedas de países desarrollados continúa más de un punto porcentual por debajo de su promedio de cinco años. La divergencia entre los dos indicadores alcanzó su mayor nivel desde 2011.

Las divisas de los países del G7 registran una relativa calma, en medio de la decisión de los bancos centrales desde Europa a Japón de mantener una expansiva política monetaria. Pero los mercados emergentes han enfrentado en los últimos meses una perjudicial combinación de temores geopolíticos y problemas en países específicos. La amenaza de una guerra comercial entre Estados Unidos y China ha mermado el apetito por el riesgo, afectando a los inversores que acumularon activos de mercados emergentes en los últimos años en busca de rendimiento. El fortalecimiento generalizado del dólar también supone una amenaza para algunos países en desarrollo.

El peso argentino continúa como la moneda con peor desempeño en el grupo de principales divisas.

Los mercados emergentes han enfrentado un escenario de severos cambios, dijo Alejandro Cuadrado, jefe global de monedas de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA, afincado en Nueva York.

La lira turca enfrentó una renovada presión la semana pasada después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazara con imponer “amplias sanciones” al país; y el banco central en Ankara golpeó a los inversores al mantener su tasa de interés. El peso argentino continúa como la moneda con peor desempeño en el grupo de principales divisas, después de que el país obtuviese una línea de crédito por US$50.000 millones del Fondo Monetario Internacional para apoyar la debilitada economía.

Incluso el yuan chino, una divisa ampliamente controlada, ha visto un alza en las franjas de precio esperadas. Los operadores están tratando determinar, si una cada vez más áspera guerra comercial llevará al banco central a permitir que la moneda siga cayendo, después de la caída a su menor nivel en más de un año este mes.

Las crecientes turbulencias son particularmente notorias dada la calma que reinó a comienzos de año, según Lisa Chua, administradora de monedas en Man GLG en Nueva York. “El mercado se acostumbró demasiado a un período anormal de escasa volatilidad, generado por el estímulo monetario cuantitativo a nivel mundial”, dijo Chua. “Incluso una pequeña ola puede sentirse como un tsunami para quienes se volvieron muy complacientes con un mar en calma”.

El índice de JPMorgan de volatilidad cambiaria de mercados emergentes cayó hasta 7,5 por ciento en enero. Subió hasta 10,14 por ciento este mes, su mayor registro desde febrero de 2017 y ligeramente por encima de su promedio de cinco años de 9,36. En contraste, el indicador para las monedas del G7 cayó a 6,98 por ciento a inicios de julio.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5015

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.