miércoles 14 de abril del 2021
BLOOMBERG Pandemia de coronavirus
29-07-2020 15:25

Reino Unido ya tiene 4 vacunas por habitante

El Reino Unido ya se aseguró 4 vacunas contra el coronavirus por habitante. Superó a EE.UU. y quiere cubrirse por todos los flancos. Ayer compró 60 millones de dosis de la que elabora Glaxo.

James Paton y Suzi Ring
29-07-2020 15:25

El Reino Unido está actuando rápidamente para estar seguro de que contará con suministros de futuras vacunas contra el coronavirus, para lo que ahora firmó un acuerdo con lo socios GlaxoSmithKline Plc y Sanofi que compromete hasta 60 millones de dosis de su vacuna experimental.

El último acuerdo pone de relieve las enérgicas medidas que está adoptando el Gobierno británico para garantizar su acceso a vacunas para su población de 66 millones de personas.

El Reino Unido ya tiene comprometida la mayor cantidad mundial de dosis per cápita, con lo que supera a Estados Unidos, según la firma de análisis Airfinity, con sede en Londres.

El acuerdo se produce luego de que el Gobierno del Reino Unido comprara 90 millones de dosis de potenciales vacunas a una asociación entre Pfizer Inc. y BioNTech SE, así como también a Valneva SE. El socio de la Universidad de Oxford, AstraZeneca Plc, pretende poner a disposición del Reino Unido hasta 30 millones de dosis para septiembre como parte de un acuerdo para entregar 100 millones de dosis.

Eso equivale al menos a 250 millones de dosis de diferentes vacunas. Es posible que los países necesiten grandes cantidades, ya que no está claro cuántas vacunas de las que están en desarrollo funcionarán, y algunas podrían requerir más de una dosis para lograr su eficacia.

“Difundir el riesgo es una estrategia sensata”, dijo Graham Cookson, director ejecutivo de la firma de investigación Office of Health Economics. “Sin embargo, es vital que países y empresas trabajen en conjunto para garantizar el acceso global para todos”.

Mientras el Reino Unido, EE.UU. y otros países ricos se apresuran a alcanzar acuerdos de suministro con laboratorios fabricantes de vacunas, expertos en salud temen que el resto del mundo pueda quedar atrás.

Pfizer y BioNTech firmaron la semana pasada un acuerdo de cerca de US$2.000 millones para el suministro de su vacuna contra el coronavirus a EE.UU.

Sanofi y Glaxo planean dar cuenta de una parte importante de la capacidad mundial en 2021 y 2022 entregando las dosis a una iniciativa global que se enfoca en acelerar el desarrollo y la producción y distribuir las vacunas equitativamente.

Las compañías también están en conversaciones para vender la vacuna a EE.UU., la Unión Europea y organismos internacionales, señaló el miércoles Sanofi. Esta última y Glaxo ya habían estado discutiendo ese acuerdo con el Reino Unido, valorado en alrededor de 500 millones de libras (US$646 millones), dijo este mes una persona con conocimiento del asunto.

Glaxo y Sanofi, dos de los mayores fabricantes de vacunas del mundo, siguen a desarrolladores como Oxford, Moderna Inc. y Pfizer en una carrera para lanzar una vacuna que ayude a poner fin a una pandemia que ha cobrado la vida de más de 650.000 personas en todo el mundo.

Sanofi, con sede en París, y Glaxo, el gigante farmacéutico británico, estiman que aún tienen una oportunidad para lograr un importante impacto. La firma francesa espera la aprobación para el primer semestre de 2021.

Para el Reino Unido, el nuevo acuerdo garantiza al país cerca de 3,75 dosis per cápita, lo que se compara con las aproximadamente 1,2 dosis para EE.UU., sin embargo, estas cifras excluyen los suministros que EE.UU. comprará a Moderna y, por lo tanto, probablemente variarán, según Airfinity. La cobertura per cápita sería la mitad de la cifra, ya que es posible que las vacunas requieran dos dosis.

“Esta diversidad de tipos de vacunas es importante porque aún no sabemos cuál de los diferentes tipos de vacunas, si es que hay alguna, finalmente logrará generar una respuesta segura y protectora contra el covid-19”, dijo en un comunicado Kate Bingham, presidenta del equipo de trabajo para vacunas del Gobierno del Reino Unido. “Si bien este acuerdo es una muy buena noticia, no debemos ser complacientes o demasiado optimistas”.