Despejado
Temperatura:
25º
Ciudad:
Buenos Aires
lunes 17 de diciembre de 2018 | Suscribite
CIENCIA / permitirA mayor precisiOn y previsibilidad
sábado 17 noviembre, 2018

Cambio histórico: el kilo “patrón” mundial ya no será más un objeto físico de referencia

La decisión fue votada de manera unánime por los representantes de sesenta países. Se dejará de usar una masa metálica para definirlo en base a constantes de la física universal.

por Enrique Garabetyan

Renovacion. Antes el patrón era una pesa metálica. Ahora el kilo se definirá recurriendo a leyes de las ciencias exactas. Foto: GTA BIPM/INTI

Finalmente, luego de un proceso colaborativo en el que participaron expertos de decenas de países, los delegados de sesenta naciones votaron  ayer en París a favor del cambio definitivo de la manera y forma en que se definen las principales medidas que se utilizan en el mundo. Así, el 20 de mayo de 2019, en simultáneo en todas las naciones, comenzará a regir una nueva manera de definir el kilogramo, el kelvin, el ampere y el mol.
Con ésta se completarán las definiciones de las siete grandes unidades que la humanidad utiliza para “medir” al mundo: el metro para la longitud; el kilo, para la masa; el segundo, para el tiempo; el ampere, para la corriente eléctrica; el kelvin, para la temperatura; el mol, para la cantidad de sustancia y la candela, para la intensidad de la luminosidad.
“Desde el año próximo el ‘kilogramo’ estándar mundial dejará de medirse tal como lo hemos venido haciendo desde 1889: usando un kilo-patrón-control, cuyo original está almacenado –bajo siete llaves– en un laboratorio francés, en condiciones controladas de humedad y temperatura.
Pero, tras esta decisión internacional, a partir de 2019 cualquier institución de metrología del planeta podrá hacer sus propias mediciones de alta precisión y saber, con mayor certeza científica, cuánto es un kilogramo, medido con un grado de precisión de nivel atómico”, le dijo a PERFIL el ingeniero Héctor Laiz, gerente de Metrología, Calidad y Ambiente del INTI y miembro del Comité Internacional de Pesas y Medidas. Laiz ayer participó de la histórica votación  como miembro de la delegación argentina.

Equivalencias. Hasta ahora el contralor del kilogramo se hacía comparando la masa a medir contra la de ese pequeño cilindro metálico parisino, del tamaño de una pelota de golf, fabricado de una aleación de platino (90%) e iridio (10%).
Y utilizando este modelo único en el mundo se pesan, comparan y calibran todos los patrones del kilogramo que utiliza cada país.
Pero usar una bocha metálica para esta función primordial tiene sus problemas. Y aunque no se note a simple vista “la interacción de ese objeto con el medio ambiente, tanto del original de Francia, como el que usamos en los diferentes países, se va modificando levemente a lo largo del tiempo. De hecho, las pesas pueden ganar –o perder– algunos átomos superficiales o  incorporar nuevas moléculas”.
Se calcula que el “patrón” original parisino ya puede haber variado unos 50 microgramos en los últimos cien años, ejemplifican los metrólogos.
Justamente para dejar atrás ese inconveniente y mejorar la precisión de la medición a lo largo del tiempo se pensó en cómo dejar de utilizar un elemento físico como el estándar-patrón.
Así, tras esta decisión, desde el próximo año todas las unidades de medida internacinales ya estarán definidas en base o en función de diversas constantes físicas. “Dejaremos definitivamente de lado el uso de artefactos específicos o propiedades de los materiales o experimentos teóricos irrealizables, tal como hasta ahora venía sucediendo”, destacan los expertos.
La nueva opción les permitirá a los científicos trabajar con un mayor nivel de exactitud y poder medir las unidades en diferentes lugares o momentos, por medio de un experimento apropiado y en cualquier valor posible de las escalas.

Décadas. Claro que con el transcurso de las décadas y los avances tecnológicos, el sistema de medidas fue revisado y actualizado en varias ocasiones. Pero la decisión votada ayer fue especial: “es la primera vez en la historia que se decidió por unanimidad redefinir cuatro unidades básicas a la vez y por medio de la colaboración simultánea de todo el mundo”, se enorgulleció el experto del INTI.
Igualmente, los metrólogos aclaran que todos estos cambios no afectarán los usos ni las mediciones de la vida cotidiana. “Ningún comercio deberá modificar sus balanzas, ni nada por el estilo. El principal impacto del cambio se verá en la exactitud de algunas mediciones y controles de alto nivel, que se hacen –por ejemplo– en laboratorios de ciencia y de tecnología aplicada”, aclaró Laiz.

El trabajo del INTI
Pocas horas luego de la votación de ayer, desde París, el ingeniero Héctor Laiz le dijo a este diario que “a partir del cambio en la definición, desde el INTI vamos a ir publicando material educativo al respecto, tanto en nuestra página web como en cuadernillos impresos. Por otra parte, también pensamos dar cursos sobre esta temática desde el Instituto Universitario de Calidad Industrial, formado en conjunto por profesionales del INTI y de la Universidad de San Martín”.
Pero aparte también deberán impulsar algunas gestiones administrativas ya que “antes de mayo del año próximo, deberá publicarse un decreto presidencial para poder adaptar la legislación argentina a estas nuevas definiciones”. Según Laiz “hoy en el INTI contamos con todo el equipamiento necesario para satisfacer las necesidades inmediatas que nos genera este cambio. Pero si queremos explotar las nuevas posibilidades tecnológicas que se abren con la redefinición deberíamos hacer algunas inversiones”.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4481

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard