Despejado
Temperatura:
25º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 11 de diciembre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / opinion
sábado 10 marzo, 2018

Chocobar a la italiana

La popularidad del discurso de “mano dura” frente al problema de la inseguridad no es un fenómeno solamente argentino.

por Jorge Fontevecchia

Graziano Stacchio mató con su fusil de caza a uno de los delincuentes que robaban a su vecino en Italia y se convirtió en un héroe nacional usado electoralmente. Foto: Cedoc Perfil

La popularidad del discurso de “mano dura” frente al problema de la inseguridad no es un fenómeno solamente argentino. En Brasil, hace pocos días, el columnista Henrique Martins difundió una carta abierta titulada “El brasileño no es víctima de la criminalidad, el brasileño es, también, cómplice” (ver abajo una síntesis), quejándose del discurso políticamente correcto de la mayoría, y especialmente de quienes tienen capacidad de construir subjetividad: artistas y periodistas.

Mientras en Argentina se generaba la polémica alrededor de la defensa de Macri sobre el policía bonaerense –Chocobar– procesado por la Justicia por matar por la espalda a un ladrón, en Italia la semana previa a sus elecciones, la revista Panorama, el semanario de actualidad de mayor circulación en ese país, dedicó su tapa al caso de Graziano Stacchio, propietario de una pequeña estación de servicio heredada de su padre en Ponte di Nanto, en la provincia de Vicenza, quien viendo que por tercera vez robaban la joyería vecina y dentro estaba sola la empleada embarazada, tomó el fusil que usa para cazar y a la distancia mató a uno de los ladrones, logrando que los otros se dieran a la fuga.

La tapa de la revista Panorama.
La tapa de la revista Panorama.

Stacchio fue procesado por exceso de legítima defensa, el caso dividió a Italia y Stacchio se convirtió en un personaje nacional: todos los canales de televisión se instalaron en el pequeño pueblo Ponte di Nanto (2.759 habitantes), a 60 kilómetros de Venecia, se hicieron carteles con la bandera italiana y la leyenda “Yo apoyo a Stacchio”, remeras con la misma leyenda, que vistieron varios intendentes vecinos, y hasta le propusieron ser candidato en las últimas elecciones. El juicio duró 18 meses y el costo de los abogados fue de 50 mil euros, que Stacchio no tuvo que pagar porque se realizó una colecta.

 

columna jorge 03102018

 

Ahora que quedó sobreseído, Stacchio cuenta que reaccionó así porque después del segundo robo una de la empleadas de la joyería fue hasta la estación de servicio, que se encuentra a pocos metros, llorando para reclamarle por qué no había hecho nada mientras veía que les robaban: “Yo no soy el héroe que muchos creen, el coraje es siempre consecuencia del miedo. A veces me parece que hay más comprensión hacia aquellos que atacan, que atención a quienes son atacados (la misma crítica al periodismo en Brasil que en Argentina). Me usaron para contarles a los italianos que había dos países pero en realidad esa división está solo en los medios, todos estamos en contra de la inseguridad. No soy de la Liga Norte, voté por el Partido Demócrata, soy una persona de centro”.

 

columna jorge 03102018

 

De cualquier forma, el Partido Demócrata –del ex primer ministro Matteo Renzi– fue el gran perdedor de las elecciones del domingo pasado, salió tercero (23%), detrás de la coalición de derecha de la Liga Norte y el partido de Silvio Berlusconi (37%) –la revista Panorama es parte de la Editorial Mondadori, cuyo dueño es Berlusconi– y el Movimiento 5 Estrellas (33%).

Jorge Luis Borges decía que “los argentinos son italianos que hablan español”. Los eslóganes políticos agregan otras asociaciones: el del Partido Demócrata es “Juntos”, el del Movimiento 5 Estrellas es “Cambia”, y el de la Liga del Norte es “Los italianos primero”. Ver cómo en otras partes del mundo, frente a los mismos problemas, se generan similares reacciones enriquece nuestra percepción sobre ellos. El populismo no es ni de izquierda ni de derecha y Trump reconfirma que se puede seguir fomentándose tanto en países desarrollados como subdesarrollados. El populismo es facilismo: frente a problemas complejos, respuestas simples.

De un periodista brasileño sobre la inseguridad

 (...) Brasil es el país donde la Orden de los Abogados, la Defensoría Pública y los derechos humanos se preocupan más en liberar a madres presidiarias que en prestar ayuda a las madres de las víctimas de aquellos que están en las cárceles. Brasil es el país donde la muerte de un “pibe chorro” genera más difusión mediática y repercusión que la muerte de 134 policías en un solo año en el estado de Río de Janeiro. Brasil es el país donde artistas y cantantes hacen marchas con cara de llanto pidiendo paz en las favelas, pero detrás de las cámaras se ponen a aspirar cocaína proporcionada por el traficante que aterroriza a la favela. Brasil es el país donde todas las semanas los medios martillan en la cabeza de los ciudadanos diciendo que la  Policía es malvada, que la cárcel no es solución... el brasileño no es víctima de la criminalidad, el brasileño es, también, cómplice.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4475

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard