lunes 26 de septiembre de 2022
COLUMNISTAS adiós a tim page (1944-2022)

El fotógrafo más loco, loco, loco del mundo

A los 78 años murió el fotógrafo británico Tim Page, quien con total libertad, sin miedo y con bastante locura había registrado imágenes de los combates de Vietnam que contribuyeron a cambiar el rumbo de la guerra. Su muerte, a causa del cáncer, ocurrió en su propia casa en Nueva Gales del Sud, en Australia, donde vivía. Llegó a Vietnam en 1965, a los 20 años, y transcurrió allí cuatro años, convirtiéndose en uno de los más importantes fotógrafos de guerra de la época. Cínico, temerario e irreverente, Page se acercaba tanto a los lugares donde tenía lugar la acción en la guerra, que resultó herido cuatro veces.

27-08-2022 01:54

“Toda foto de guerra es una fotografía antibélica.” La frase es de Tim Page en un reportaje realizado por Bradley Scott y publicado en nuestro idioma por la revista Vice en 2013. Allí también explica, con la sabiduría de la experiencia, que los fotógrafos civiles en la Guerra de Vietnam eran apreciados por el Viet Cong; de hecho, un vietnamita empleado por el New York Times y el Time, que gestionaba la liberación de los corresponsales capturados, resultó ser un espía, un coronel. Esto explica por qué sería la última guerra donde los corresponsales de guerra circularían sin restricciones y por propio riesgo. Las muertes de fotógrafos y periodistas fueron cuantiosas, pero las imágenes resultaron un arma de destrucción de convicciones en Estados Unidos. El valor simbólico negativo cambió las reglas del juego, si es que la guerra tiene alguna, ya que no es un juego.

Es más, Page recibió el Premio Robert Capa en 1997, la medalla de oro más prestigiosa en fotografía, por un libro publicado junto a Horst Faas: Requiem, con material de los fotógrafos muertos, de todas las nacionalidades, en Vietnam e Indochina durante 30 años. El homenaje también contó de una búsqueda durante toda su vida, la de amigos desaparecidos en territorio de los Jmeres Rojos camboyanos de Pol Pot, como el caso de Sean Flynn, hijo del actor de Hollywood Errol, y por ello creó la Indochina Media Memorial Foundation.

En 1964 llega a la fotografía por ser el único extranjero con una cámara en territorio de Laos, durante un intento de golpe de Estado. Luego, en Vietnam, aprendió fotografía de otros más experimentados, para convertirse en un mito viviente. En tan solo cinco años recibió cuatro heridas, siendo la más grave la que lo dejó un año convaleciente: al estallar una mina perdió un trozo de cerebro por la metralla. Eso no impidió que se escapara al Festival de Woodstock en muletas, o que fuera preso junto a Jim Morrison y otros periodistas por consumo de drogas en un recital. Pero a su fama de loco, drogón y valiente, casi suicida, lo antecedía justamente eso, que lo era. Tanto es así que el afamado periodista “gonzo” Hunter S. Thompson desistió de trabajar con él porque estaba “demasiado loco”.

La cercanía de Page con los eventos bélicos también es una necesidad técnica. Como el legendario Capa, utilizaba lentes Leica que, por sus dichos, atrapan una circunstancia de luz con mayor sensibilidad y, entre ellos, los de 21 mm., capaces de una perspectiva de 90 grados espectacular. “Pero con un 21 hay que estar cerca, muy cerca…” Page nació en 1944 en Tunbridge Wells, Kent, en plena Segunda Guerra. 

Tal vez por esa marca abandonó el hogar adoptivo inglés en 1962, iniciando un viaje por tierra a través de Europa, Pakistán, India, Birmania, Tailandia y Laos. Pasó hambre, ejerció cualquier oficio, hasta tomar la primera foto.

Su leyenda, estragada por el estrés traumático, inspiró al personaje del fotógrafo que encarna Dennis Hopper en Apocalypse Now. También sus fotos fueron referencia de las recreaciones cinematográficas del género, una de sus últimas contribuciones fue asesorar al equipo de la película australiana Danger Close (2019). Murió en su casa de Nueva Gales del Sur el jueves pasado, sufría cáncer de hígado. Un condensado de sus trabajos puede apreciarse en timpage.com.au.

En esta Nota