Despejado
Temperatura:
17º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 21 de octubre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / alimentacion para niños
sábado 13 octubre, 2018

Enseñar a comer

¿Sabías que la primera experiencia relacionada con el placer de comer desde que nacemos es la lactancia? La lactancia materna no solo cumple una función nutricional, sino también crea un vínculo, a través de este acto, entre la mamá y el bebé.

Daniela Lopilato

default Foto: CEDOC

¿Sabías que la primera experiencia relacionada con el placer de comer desde que nacemos es la lactancia? La lactancia materna no solo cumple una función nutricional, sino también crea un vínculo, a través de este acto, entre la mamá y el bebé. Los hábitos alimentarios no solo influyen en el peso y en la talla de los niños, sino que además tienen relación directa con el estado de salud. Por eso, nosotros, los adultos, tenemos que ser buenos ejemplos con una alimentación saludable.

La alimentación en la niñez es muy importante. Es un período clave para el crecimiento y para el desarrollo del ser humano. Es esencial aprender a cubrir los nutrientes que necesitan los chicos para alcanzar un correcto estado de salud y desarrollo intelectual. Todas las experiencias que el niño o niña atraviese después de la lactancia con respecto a la alimentación serán las que marcarán sus hábitos y conductas alimentarias futuras y los factores externos serán los que más influirán para ir moldeando estas conductas a lo largo de los años.

Como mamá de dos niños de 13 y 4 años, los impulso a tomar conciencia de todo esto. Por eso me parece vital ayudarte a planificar la alimentación de tus hijos para que puedan comer mejor. “Comer mejor” significa comer alimentos más nutritivos e incorporar hábitos que podamos sostener en el tiempo... y esto empieza en casa, en cada familia. Trabajar sobre la formación de correctos hábitos alimentarios en los primeros años de vida depende de nosotros, los padres, y es la mejor manera de controlar el peso en la adolescencia y en la edad adulta.

Arranquemos hablando un poco del desayuno, la primera comida del día, que para muchos chicos y padres, en la actualidad, se ha convertido en un problema. En algunos casos hasta los padres se han dado por vencidos en la insistencia de que sus pequeños coman algo por la mañana. Para que esto no pase, como padre o madre tenés que estar convencido/a del beneficio de desayunar y tener presente que cuando se trata de formar hábitos, los cambios deben hacerse en forma gradual. El desayuno representa para los chicos la comida más importante. Les proporciona las calorías y los nutrientes necesarios para arrancar el día. Aquellos chicos que no tienen el hábito de desayunar entes de ir a la escuela en general tienen mal humor, les cuesta mantener la atención y son inquietos.

¡Está comprobado que los chicos que no desayunan regularmente tienen un pobre desempeño escolar, aun cuando estén bien alimentados! Imaginen, en consecuencia, el efecto que puede generar la falta repetida del desayuno en el aprendizaje escolar. (...)

Como profesional, te cuento que cuando se trata de niños, a mí en lo particular no me gusta hablar de dietas. Les hablo de poder comer un poco de todo, de adoptar ciertas conductas alimentarias que generen entusiasmo, sugerirles opciones alternativas de alimentos con similares nutrientes, hablarles de la importancia del desayuno y de hacer alguna actividad física que disfruten, y sobre todo enseñarles que no hay alimentos prohibidos, sino que hay algunos alimentos que no deben consumirse de forma frecuente para cuidar la salud.

Otro dato importante es que los buenos hábitos alimentarios van de la mano de tratar de comer en familia la mayor cantidad de veces por semana que puedan, dentro de sus posibilidades. Compartir la mesa familiar tiene beneficios físicos, sociales, emocionales y nutricionales; con esto digo también que existen menores probabilidades de que sufran sobrepreso y desórdenes alimentarios, y mayores probabilidades de que consuman y elijan alimentos saludables. (...)

Puntos importantes a tener en cuenta sobre ideas de menús:

1. Darle al menos dos vasos de agua en cada comida.

2. En cuanto a las tostadas de pan y/o galletitas, siempre es mejor que sean integrales, por el aporte de fibra y nutrientes. Las milanesas, mejor empanarlas con avena extrafina. Para los niños celíacos, las milanesas pueden empanarlas con copos de maíz triturados o galletitas de arroz trituradas, y las pastas, tostadas, galletitas, etc., cuidar siempre que sean las aptas para su consumo seguro.

3. Usar siempre el aceite en crudo al final de las preparaciones y condimentos para realzar el sabor de las comidas. Quitar a las carnes toda la grasa visible y, preferentemente, elegir cortes magros (cuadril, lomo, peceto).

4. Los lácteos, de preferencia, deben ser descremados para reducir el aporte de grasas no saludables, también en los casos donde haya que controlar el peso.

5. Para postre, siempre es mejor la fruta, pero para no aburrirlos es bueno darles otras opciones (...) También podrían comer una porción chica de queso y dulce para variar.

6. La pizza podés hacerla de mejor calidad nutricional si usás la mitad de harina común y la mitad de harina integral, y le agregás vegetales cortados chiquitos “camuflados” con la salsa debajo del queso.

7. El dulce de leche puede ser común si son moderados con la porción, y los postres de leche pueden ser light si es necesario reducir el aporte de calorías. Las mermeladas pueden ser comunes, sin el agregado de azúcares, sin aditivos ni conservantes.

8. El alfajor, si hay que controlar el peso, mejor que sea bajo en grasas y de algún valor nutritivo. El de arroz estaría indicado en el caso de celiaquía.

9. Para las meriendas se pueden repetir los alimentos del desayuno, como también modificar la elección de los mismos, pero manteniendo similares principios nutritivos.

10. Podés evitar la infusión si no la prefieren y darles simplemente una taza de leche. En vez de azúcar, si es necesario, podés usar edulcorantes, por ejemplo, de tipo stevia.

Esto no quiere decir que no puedan comer comidas como panchos, hamburguesas con papas y snacks de copetín de vez en cuando... solo debemos enseñarles que esos alimentos no son de consumo habitual.

*Nutricionista. Comer es un placer saludable, editorial Planeta. (Fragmento.)


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4424

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.