lunes 20 de enero de 2020 | Suscribite
COLUMNISTAS / Asuntos internos
domingo 5 mayo, 2019

La 'Gioconda' (una vez más) revisitada

.

por Guillermo Piro

default Foto: CEDOC
domingo 5 mayo, 2019

Supongo que estamos todos de acuerdo en que el evento más significativo de estos últimos días es el aniversario de la muerte de Leonardo da Vinci. Nadie entonces me reprochará que insista con este personaje multifacético y difícil de desentrañar.

Que es difícil de desentrañar lo prueba el hecho de que 500 años después de su muerte siguen sin tener explicación ciertas particularidades de sus obras, en especial de la Gioconda. Dejando de lado su misteriosa identidad (hay quien dice que podría ser Lisa Gherardini, pero hay otros que afirman que se trata de Caterina Sforza, de Isabel de Nápoles y hasta de la madre del pintor, Caterina Buti del Vacca), el sitio que se encuentra a espaldas de la retratada (se habla de la zona de Ponte Buriano, en la provincia italiana de Arezzo, pero otros hablan del valle de Bobbio, en la provincia de Piacenza), el posible hipotiroidismo que habría sufrido la modelo, se agrega ahora el derrumbe de otro mito: el llamado “efecto Mona Lisa”, con el que se describe la impresión de que los ojos de la persona retratada siguen al espectador mientras este se mueve frente a la imagen. Mentira. Dos investigadores alemanes demostraron que este efecto no se verifica en el caso de la Gioconda. O al menos eso es lo que aseguran Gernot Horstmann y Sebastian Loth.

“Las personas son hábiles a la hora de evaluar si alguien las está mirando”, afirma Horstmann. “Pueden sentirse observadas por fotografías y pinturas si el retratado mira hacia adelante en un ángulo de cero grados. Incluso si la mirada es ligeramente lateral. En este caso, lo que se percibe es como si la persona retratada mirara la oreja del espectador, lo que corresponde a un ángulo de alrededor de cinco grados. Si el ángulo aumenta, el efecto se desvanece”, precisa el experto.  “Extrañamente –continúa–, el ‘efecto Mona Lisa’ existe y es innegable y demostrable en muchas pinturas, pero no precisamente en la Mona Lisa”.

Los autores recurrieron a veinticuatro participantes. Todos observaron a la Gioconda en la pantalla de una computadora evaluando la dirección de la mirada. Una simple regla plegable se ubicaba entre ellos y la pantalla a distintas distancias. Horstmann y Loth hicieron más de 2 mil pruebas, y cada medición indicó que la mirada de la Gioconda no era directa, sino que estaba levemente dirigida a la derecha del espectador. O no tan levemente: “La mirada de la Gioconda está dirigida a una distancia promedio de 15,4 grados a la derecha”, afirma Horstmann. “Por lo tanto queda claro que hablar de ‘efecto Mona Lisa’ es impropio”. Más que nada, el término parece indicar el fuerte deseo de ser mirado, de ser el centro de atención.

Eso no es todo: hace unos años un estudio estableció que la sonrisa de la Gioconda se corresponde con la de una mujer feliz. Ahora unos neurocientíficos italianos aseguran que la suya se trata de una sonrisa, sí, pero falsa. Lucia Ricciardi, Luca Marsili y Matteo Bologna “descompusieron” la boca de la Mona Lisa. A partir de su rostro se hicieron dos fotos: una compuesta por la parte izquierda de la boca con su correspondiente reflejo, la otra, siguiendo el mismo procedimiento, con la mitad derecha. Cuarenta y dos personas acordaron en que la parte izquierda era más expresiva y feliz, mientras que la derecha se veía “seria”, “disgustada” y “triste”. La sonrisa de la Mona Lisa es asimétrica. No hay que olvidar que un modelo que posa durante horas tiene al final una expresión forzada, pero los resultados de este estudio llevan a pensar que Leonardo agregó ese detalle antinatural con la intención de comunicar algo. ¿Pero qué?


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4880

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.