Despejado
Temperatura:
14º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 21 de julio de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / trabajo
domingo 14 junio, 2015

La vida en un nicho de mercado

por Redacción Perfil

default Foto: Cedoc

La relación con el trabajo se ha desplazado de un ejercicio llevado a cabo por roles fijos con posiciones estables a la disposición permanente de adaptarse a múltiples actividades sometidas al albedrío temporal. En este escenario emerge y lo hegemoniza la figura central del neoliberalismo: el emprendedor, el hombre nuevo de nuestro tiempo: su revolución no es colectiva, es individual y de carácter permanente. Se trata de un productor de contenidos que no opera con certezas, como el artesano lo hacía con su oficio o permitía la rutina del fordismo. Trabaja con la lógica del mercado y debe aprovechar las oportunidades que éste ofrece, nichos aún vacíos susceptibles de ser ocupados.

Woody Allen capta con sagacidad el contraste entre estas dos épocas distintas con su película Crímenes y pecados, film que se estrenó el mismo año de la caída del Muro de Berlín y, dos décadas después, en plena poseconomía, con Match Point.
En Crímenes y pecados, Judah, un reconocido oftalmólogo interpretado por Martin Landau, conoce a Dolores, una azafata que interpreta Anjelica Huston, con quien inicia una relación. Poco después, Dolores le exige a Judah que abandone a su mujer tal como él le había prometido. Judah se niega y Dolores
amenaza con poner al tanto de la relación a su esposa y ventilar un manejo turbio de los fondos de una asociación pública a la que pertenece el oftalmólogo. El mundo de Judah se tambalea al ponerse en riesgo no sólo su núcleo familiar, sino también su prestigio social ante el descubrimiento de sus manejos financieros. Frente a este panorama, Judah recurre a su hermano, alguien cercano al mundo del hampa, que soluciona el problema
matando a Dolores. El protagonista caerá en un profundo malestar moral pero, al final, viendo intacto su sólido mundo antes amenazado, asume que hizo lo mejor para sí y para los suyos.

Dos décadas después Allen vuelve con un triángulo similar en Match Point. Pero en este caso el protagonista, Chris, un tenista irlandés interpretado por Jonathan Rhys-Meyers, después de intervenir con regular éxito en el circuito internacional, se vincula a la clase alta inglesa reconvertido en profesor de tenis.
Chris hace amistad con una pareja de hermanos, Tom y Chloe, hijos de un gran financiero, y avanza posiciones hasta enamorar y conseguir casarse con Chloe, ocupando un alto cargo en la compañía de su suegro. Es decir, produce, en tanto emprendedor, un contenido nuevo y lo pone en circulación.
Pero en el camino Chris se convierte en amante deNola, una actriz principiante personificada por Scarlett Johansson. El triángulo que forman Chris, Nola y Chloe discurre no sin tensión hasta que, como Dolores en Crímenes y pecados, la amante le da un ultimátum a Chris: o se van a vivir juntos o todo estalla por los aires. Quien estalla, entonces, es Nola, víctima delas balas que le dispara Chris, que no duda en asesinarla, presa del pánico, ante la posible pérdida de todo lo acumulado con intensa dedicación en tan poco tiempo.

Crímenes y pecados narra un crimen al que se llega por el temor de perder el prestigio acumulado en una vida. En Match Point se asesina por temor a quedarse sin lo conquistado en pocos meses. En el primer caso hay un titubeo, una delegación del crimen y una duda moral. En el segundo no hay duda: en un arrebato y por propia mano se despeja el camino. Allen fija su mirada en 1989 y en 2005. En Judah aparece el fantasma de perder algo sólido: el capital, económico y simbólico, reunido a través de una trayectoria. Chris enseña los dientes a quien osa tocar aquello construido en la liquidez del sistema.
Se trata de la defensa radical ante la pérdida de lo conseguido, la ductilidad de saltar de un personaje a otro hecho con la arcilla del anterior y, por último, el pasaje al acto para defender un nicho de mercado que alguien pretende arrebatar.
Y en un nicho acaba la vida que, en un contexto como éste, está visto, poco vale.

*Escritor y periodista.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4697

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard